ManoBook > Moderno > Solo fue una venganza

   Capítulo 5 Jugadas.

Solo fue una venganza Por Pep_cake Palabras: 10989

Actualizado: 2021-03-24 23:27


El viento soplaba con bastante fuertes, la corriente de aire sacudió los árboles con una gran violencia, dejando caer las hojas al suelo cubriendo las calles de una gran capa de hojas amarillentas y anaranjadas. Falta muy poco para entrar en esa época del año, las hojas de los árboles ya están tornándose de unos colores más amarillentos, anaranjados y marrones.Se puede sentir una agradable paz y tranquilidad; ese olor a fresco, el sol ocultándose, el viento soplando enfriando todo y alejando el calor, hacen de este momento uno de los más impresionantes de mi vida.La brisa, simplemente alboroto mi cabello, los ojos de él se abrieron en señal de sorpresa por mi repentina confesión, su cara se puso roja y esa extraña expresión que nunca había visto en Allen, me hizo comprender que era verdad todo lo que me dijo Patrick.—¿De qué estás hablando? —Me preguntóNo supe qué responderle, mis manos temblaban cual gelatina y el miedo se apoderaba de mí, mi lengua se traba, mi mente se congeló y por un momento se me olvido como formular palabras coherente.—¿Acaso estás jugando conmigo? —Tomó mi mano con fuerza y la apretó provocando que me dolieran todos los dedos—¡Responde!¿Qué tengo que hacer en ese momento? Es una gran pregunta que no sabría cómo responder, tengo muchas ganas de vomitar, actuó muy mal bajo presión y ahora considero que esto es una mala idea (después que me involucre en este horrible plan). Su mirada cambio se convirtio en la mirada de un asesino (más de lo habitual) sus ojos me perforaban y su agarré estaba a poco de romperme los dedos, no tengo mucho que hacer, estoy en la cuerda floja por seguirle el juego a un idiota caucásico.—Me estás lastimando—le dije con un hilo de voz, mi mano me duele mucho y quiero que se detenga, pero sé que no lo hará.—Si no me respondes no te soltaré—tome mucho aire y sin pensarlo dos veces, me tiré encima de él, cerré los ojos con mucha fuerza y lo bese.Me separé de él rápidamente, temiendo que me fuera a golpear. Lo miré su rostro es de incredulidad y les juro que su expresión vale 25 quilates de puro oro, se tocó los labios con la yema de sus dedos, ‘¿Qué hice?’ me pregunté, porque ahora si estoy jugando con fuego y no quiero salir quemado de todo esto y necesito que Philip logré vengarse—Me tengo que ir—se dio la vuelta y prácticamente salió huyendo.—Allen… (+) Le conté a Phillip todo lo sucedido, él me escuchó atentamente para luego sonreír victoriosamente de oreja a oreja, lo peor de todo fue que mientras más le contaba, más feliz se ponía a tal punto de que el iris de sus ojos se iluminó.—¡Te lo dije!, Yo nunca me equivoco—de la nada me tomó de los hombros.—¿Qué?...¿qué?… ¿qué estás haciendo? —traté de apartarme, pero sorpresivamente él tiene más fuerza de lo que yo esperaba.—Necesito que avances un poco más. No es simplemente saber que le gustas, es hacer que le gustes aún más, tienes que envolverlo poco a poco, averiguar sus secretos, a que le teme, trata de meterte en su vida lo más que puedas y averigua cosas que nos puedan servir para más adelante—su mirada de chico dulce, pasó a ser de un loco maniático.—¿No crees que es algo excesivo?—Excesivo es el daño y la violencia que ellos ejercen en los demás, que el que nosotros ejerceremos en ellos. Recuerda, que la vida no es solo tomar y seguir tomando, también es recibir—Phillip tomó su bolso.—¿Ah-ah dónde vas? —Le pregunté—Tengo que ir a clases, después hablamos—me dijo para luego irse.Me puse a pensar en lo que dijo Phillip y tenía razón, ellos no deberían de usar la influencia que tienen para denigrar a las demás personas que no son igual a ellos, acaso ¿ser diferente es malo? ¿Qué te gusten otras clases de cosas es malo? ¿afecta a alguien la conducta que tengamos? No lo creo, tampoco entiendo el querer sentirse superior al resto de los demás, como si hacer sentir mier** a otros les hace el día más feliz. Yo no merezco que me traten así, nadie se merece que lo traten así.—¿Por qué dudo tanto?La realidad era una y no puedo ocultar el sol con un dedo. Sufrimos acoso día tras día, como si hubiéramos cometido algún tipo de pecado de manera injustificada y nadie hace nada, de alguna manera entiendo a Phillip, él quiere hacer el cambio, quiere poner nuevas reglas, pero también tengo miedo en volverme a largo plazo como ellos. (+) Miré por la ventana y observé a los chicos jugando futbol, mis ojos de inmediato se posaron en una fuerte mirada, penetrante y afilada que me observaba desde lejos, sentí como mis cachetes comenzaron a enrojecerse ‘¿Por qué diablos me mira?’ No lo entendía, la mirada de Allen se clavó directamente en mí y no me la quitó de encima para nada.El timbre sonó y recogí mis cosas, ya era lo hora de escapar, porque a pesar de que tengo que darle la cara, no soy lo suficientemente valiente como para enfrentarlo (por los momentos) y tampoco tengo la suficiente confianza como para decirle algo.Caminé tranquilamente hacia la salida de la escuela, pero me detuve al ver a Allen parado en la entrada como si buscara a alguien, retrocedí rápidamente para escapar por la entrada trasera, pero de repente sentí unos pasos atrás de mí. No me detuve, no quería hacerlo, pero mientras más camino menos gente había y más fácil era que él me atrapé.Traté de escabullirme por todos lados como un conejito asustado, viendo si la persona que tenía encima se alejaba y me dejaba en paz. Mi corazón comenzó a acelerarse al ver que ya no había mucha gente y que la mayorí

a que quedaba, entraban en sus actividades extra curriculares “Carajos” fue lo único que pensé cuando de la nada fui tomado del brazo y arrastrado hasta las escaleras.—No me hagas nada—comencé a temblar incluso me dieron ganas de hacerme pipí.—No vine para eso—abrí los ojos, porque del susto que él me dio, los cerré para no ver cómo me golpeaba.—¿Entonces? —Le pregunté bastante asustado.—Quería saber si era verdad—su mirada cambió a la de un pequeño cachorro.—¿Qué? —Le pregunté algo confundido.Su rostro por un momento se puso algo rojo.—¿Te gusto? —Al escuchar esas palabras, me paralice y de nuevo sufrí un bloqueo mental.Traté de no meterme tanto en mis miedos, porque ya no puedo retroceder, estoy aquí y tengo que enfrentarlo quiera o no quiera.—Sí…Tu me gustas mucho. (+) No sé si estoy haciendo las cosas bien, creo que estoy presionando demasiado a Patrick y lo estoy orillando a hacer algo que no desee. Salí de clases y me dirigí al consejo estudiantil, en estos momentos tenemos varios eventos que preparar para las próximas actividades.Realicé un informe detallado de todo lo que se tenía que hacer, Rosé me ayudó con todos los presupuestos que debíamos sacar, tanto para las actividades, como para los clubes encargados de realizar todo.—Espero que el dinero que nos de la escuela cubra todo el presupuesto, porque el año pasado no pudimos realizar varios eventos más—me comentó Rosé revisando todas las hojas.—No te preocupes, de todos modos, estos eventos son para recaudar fondos para otros eventos más—le dije para que no se preocupara.—Lo sé, lo sé—Rosé volteo a ver a todos lados, para luego verme y sonreír pícaramente—. ¿Qué pasó? ¿Es verdad lo que te dije? —me preguntó con los ojos brillosos y una sonrisa maliciosa.—Sí, todo lo que me dijiste era cierto—ella sonrió de oreja a oreja.—¡YES! —gritó eufórica y de inmediato le hice una señal para que bajara la voz.—¡Cállate!—le dije muy molesto—. No ves que las paredes tienen oídos.—Lo siento. Pero amo no equivocarme y ya desde hace tiempo yo lo sospechaba—sé que Rosé es muy intuitiva y cuando ella me contó el “supuesto” interés amoroso que él le tenía, fue que comencé a investigar.—Admito que se me hizo difícil creer, nunca me lo imaginé, ya que él por un tiempo, salió con Vanessa, después con Mili, también con Alexa, Dallana—Rosé se echó su larga melena hacia atrás y se acomodó bien en la silla—. Te explico que paso con cada una de ellas, Vanessa, nos contó que a él no le gustaba mucho besarla y que ella sentía que incluso le tenía algo de asco. Con Mili, más de lo mismo, Alexa sí nos contó que ellos salieron fino, si se besaron, que llegaron en algún punto a tener intimidad, pero que él era muy seco, ella le contaba cosas o le decía para salir y él la ignoraba y con Dallana, ella lo vio una vez, besando a un chico y por eso fue que rompieron—me quedé meditando un poco, toda esa información es realmente sustanciosa.—Eres la mejor ¿lo sabes? —Ella me sonrió bastante alegre.—Estoy muy clara de eso, por eso es que soy tu mejor amiga—ella se levantó de su asiento y me dio un tierno abrazo, cuando la puerta se abrió.La intensa mirada de Raín se posicionó en nosotros dos, al ver que no nos despegaba sus ojos de encima, la seguí abrazando.—Esto no es un motel—mencionó algo molesto, para luego entrar a su oficina.Rosé y yo no le dimos tanta importancia, realmente él es un cero a la izquierda (muy a la izquierda), que realmente debería de estar a la izquierda. (+) La tarde cayó y Rosé tuvo que irse, me quedé esperando un tiempo más, necesito quedarme a solas con Raín. Revisé mi celular y me percaté que ya iban a ser las 4 de la tarde, terminé de organizar todos los documentos que él imbécil necesitaba y los acomode todos en una carpeta para entregarlos.Tomé un poco de aire, sostuve fuerte la carpeta y toqué la puerta del despacho. Él tardó un rato en responder, hasta que dijo:—Entra—con una sonrisa grande, mostrando mis dientes blancos y una mirada filosa, entré en la habitación donde se encuentra mi enemigo.Yo al abrir la puerta, él me miró, sus ojos me examinaron de arriba a abajo. Le dejé los documentos en la mesa muy bien.—Todo está organizado como me lo pidió. También agregue unos presupuestos que solicitaron el club de artes—él agarró la carpeta y la abrió.Comenzó a revisar todo el trabajo que había realizado. Sacó algunas hojas para revisarlas. Lo observe por un momento; su cara, sus rasgos bastante finos, es una persona con un fuerte atractivo, pero a pesar de que tiene un gran atractivo, es una mierda de ser humano.—Si me sigues viendo así, pensaré que te gusto—levantó la mirada de las hojas y me miró directo a los ojos.Le sonreí.—Lo siento, pero no soy gay y si lo fuera, no creo posaría mis ojos en una persona como tú, que en vez de corazón, tiene un agujero negro—los dos no sonreímos.—Perfecto. Puedes retirarte—creo que lo moleste, la guerra se encuentra más cerca de lo que esperaba.Me dirigí a la puerta y antes de salir, me di la vuelta y le miré fijamente.—¿Algo más que decir? —Yo le sonreí.—Espero que le haya gustado la nota que le preparé—su expresión cambió por completo.—¿Qué acabas de decir?—Sobre la nota, espero que le haya gustado. La preparé especialmente para usted.Él es una persona que no le gusta perder, le encanta dar guerra, pero lo que no sabe es que a mi también me encanta y si él puede jugar con mi cabeza, yo puedo hacer exactamente lo mismo, pero mucho peor.Continuará…

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir