ManoBook > Hombre Lobo > Hermanos Durán

   Capítulo 1 Cáncer

Hermanos Durán Por Mari Palabras: 7920

Actualizado: 2021-02-10 02:20


— Señor Durán, lo lamento mucho, pero ya su tratamiento no es suficiente para detener la enfermedad, lamentablemente debemos comenzar lo antes posible las quimioterapias—. Informó el Oncólogo Ruiz, uno de los mejores especialistas en cáncer de pulmón de España.

—¿Cuando debe empezar doctor Ruiz?—. Preguntó Marilyn la esposa de Alfonso.

— En un mes como máximo—. El médico se sentía mal por la familia Durán, sin embargo; debía ser sincero con lo que estaba ocurriendo.

—¿Y cuales son las posibilidades de salir bien si asisto a las quimioterapias?—. Preguntó Alfonso, él sabía que algún día llegaría ese día, pero tenía fe de que los medicamentos pudieran ayudarlo a no llegar a tal realización, él conocía personas que habían pasado por ese proceso y era muy degastante y agotador, si por él fuera, no se lo haría, pero sabía que su esposa no se lo permitiría.

Marilyn y él habían estado 30 años casado, sin contar el hecho de que se habían conocido desde que eran adolescentes y fueron novios desde una edad muy temprana.

Su esposa lo amaba tanto que iba a agotar hasta la última posibilidad que tuviera para alargar su vida y él no quería verla sufrir por su enfermedad así que por ella aceptaría la quimioterapia.

Alfonso llevaba con la enfermedad dos años y en ese tiempo se mantuvo bajo un tratamiento exhaustivo, tanto de medicamentos como de alimentación, pasó de fumar cigarrillos a comer paletas.

Sus hijos se habían dado cuenta del cambio y le preguntaron al respecto, pero tanto Alfonso como marilyn, dijeron que había tomado la decisión de dejar el cigarrillo porque ya era hora de dejar de darle dinero a las empresa de tabaco.

Los 4 chicos rieron y no hicieron más preguntas, aunque en su interior sabían que su padre no estaba bien de salud, pero para no exponerlo, decidieron no hacer más preguntas y reírse de su chiste.

Era imposible que su padre dejara el vicio del tabaco por dinero, ya que fumaba desde los 18 años y en la actualidad no le faltaba dinero, era el dueño de una de las mayores empresas automotriz de toda España, por lo que el dinero no era una razón creíble y más sabiendo que a su padre le había costado tanto dejar dicho vicio.

—En estos momentos no puedo darle una respuesta acerca de las probabilidades señor Durán, ya que todo cuerpo reacciona diferente a la quimioterapia, lo que si le recomiendo es que comparta dicha información con su familia, el apoyo familiar en estos momentos es muy importante, hay muchos pacientes que padecen de un cáncer demasiado agresivo y al final salen vencedores y no puedo decir que es solo por nuestros trabajo, sería demasiado egoísta si lo pensara, los pacientes logran vencer el cáncer, también gracias a sus esposas, hijos, hermanos, nietos y demás familiares que los acompañan y siempre le dan ánimo, estar emocionalmente estable es muy importante, también puedo darle la tarjeta de nuestro terapeuta encargado de estos casos—. Ofreció el doctor Ruiz, mientras extendía la mano para pasarle la tarjeta del profesional de la salud mental.

Marilyn agarró la tarjeta y le agradeció al doctor, tomó la mano de Alfonso que a pesar de verse tranquilo, estaba nervioso y ella lo pudo notar al momento de sentir su temperatura helada.

—Vamos un rato al parque que está a la vuelta, así podrás tomar un poco de aire—. Dijo su esposa, que a pesar de también sentirse asustada, trataba todo lo posible de permanecer fuerte.

Ambos salieron al parque y se sentaron en un banco a ver como los niños jugaban, algunas personas trotaban, paseaban a sus mascotas y otros simplemente charlaban.

—¿Cuando le dirás a los chicos?—. Preguntó Marilyn.

—Aún no lo sé querida, pero sabes, eso no es tanto lo que me preocupa, total, algún día vamos a morir, ¿no crees?—. Murmuró Alfonso con una mirada al cielo, para luego agregar por medio de un suspiro. —Lo que más me preocupa es que aunque los chicos tiene 27 años, ninguno ha encontrado una pareja ideal que los acompañe, Tú sabes lo

que yo siempre he pensado al respecto con el tema del amor—.

Alfonso Durán, a pesar de que en la actualidad tenía una posición económica alta, la verdad es que no siempre fue así, de hecho, tanto Marilyn como él, venían de una familia muy humilde, ambos se conocieron en el mismo barrio y cuando él la vio a sus 16 años, quedó impactado, aunque sus amigos decían que no iban a durar mucho ya que aún eran muy jóvenes, con el pasar de los años la pareja demostró que su amor era fuerte y sincero.

El hombre siempre valoró y agradeció a su esposa por estar con él, ya que si no fuera por ella, él no tendría la empresa que había creado en la actualidad.

Cuando ambos se graduaron de secundaria, costearse los estudios universitarios salían muy costoso, por lo que Marilyn decidió trabajar jordana completa mientras él estudiaba y se enfocaba en su proyecto.

Los primeros años no fueron nada fáciles, muchas veces cuando Alfonso la veía llegar tan agotada del trabajo, quería renunciar a sus estudios de ingeniería mecánica y buscar un trabajo, pero ella siempre le dijo que no, que ella confiaba en él y que sabía que iba a sacar adelante su proyecto.

El proyecto de Alfonso era la creación de un automóvil de carrera, tanto el diseño como la estructura eran exquisitas, tanto fue el impacto que un famoso corredor de auto decidió comprarlo.

Gracias a dicha compra, Alfonso pudo recaudar una fuerte cantidad de dinero y así tener capital suficiente para abrir una microempresa dedicada al rubro automotriz.

Luego de haber fundado la empresa, Alfonso se dedicó día y noche al trabajo para hacerlo crecer y le costeó los estudio de diseño a su esposa y no solo eso, también le pagó la boda de ensueños y le prometió que sus manos más nunca le trabajarían a otra persona y eso había hecho.

Debido a eso, Alfonso pensaba que para buscar una pareja no era suficiente una cara o cuerpo bonito, sino una persona que te amara con sinceridad y estuviera dispuesta a caminar contigo en las buenas y mala, que te apoyara incondicionalmente y le aterraba que sus cuatro hijos no pudieran distinguir entre una mala pareja y una buena.

—No te preocupes cariño, ya ellos son adultos, saben lo que es bueno y lo que no—. Dijo Marilyn para consolarlo.

— No cariño, ¿Sabes por qué nuestro amor siempre fue sincero?—. Preguntó Alfonso.

— Porque nos conocimos a una edad temprana—. Contestó la mujer algo confundida.

—No corazón, porque no teníamos más nada que ofrecer aparte de nuestros sentimientos y nuestra disposición, no teníamos ni en donde caernos muertos, pero aún así, tu decidiste estar conmigo, creer en mi y salir adelante juntos—. Dijo Alfonso con una sonrisa.

— Nuestros hijos son muy inteligentes, es verdad, pero en el manejo de sus emociones no son muy buenos, aparte que el dinero te hace la vida más fácil y cómoda, pero atrae a falsos amores y amigos, cuando una persona se enamora, a veces no suele distinguir en si el amor es falso o verdadero—. Suspiró el hombre.

— Entonces, ¿Qué piensas hacer al respecto?—. preguntó Marilyn con curiosidad, ella sabía que su esposo luego de haber tenido un trago amargo con la ex de su primer hijo, se había vuelto muy cauteloso con todas las mujeres que rodeaban a sus hijos.

Con la única que no tenía dolores de cabeza era con su tercera hija, que a pesar de ser muy hermosa, corría a todos los hombres, ninguno le gustaba, eran muy cobardes, muy femeninos, muy gordos, mal vestidos, muy ricos, muy pobres, muy aburridos, entre otras cosas.

Su padre hasta la había amenazado, que si llegaba a los 30 años y aún no tenía pareja, la iba a obligar a casarse con el dueño de corporación zoe, que era un viejo de 55 años, gordo y repugnante.

Sin embargo; su hija había hecho caso omiso y aún seguía corriendo a todos los pretendientes que su padre buscaba para ella, no había ni uno solo que aguantara la primera cita, luego de salir con ella la primera vez, a ninguno le quedaban ganas de una segunda.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir