ManoBook > Fantasía > Juego de Reyes

   Capítulo 3 Conflictos desérticos

Juego de Reyes Por Jorge Pardo Palabras: 9108

Actualizado: 2021-02-21 02:37


—Rubik, ¿estás seguro de que esto servirá? —pregunto Kaldar tras verse en un espejo.—Venga hombre, ten más confianza, la moda no es lo mío, pero tengo buen gusto para los uniformes —respondió el mago, mientras acomodaba el salón —. Además, pediste algo ligero y eso es lo mejor que tengo; ahora solo relájate, la camiseta no tiene mangas como pediste, el pantalón y las grebas y botas son de hierro ligeros, los guanteletes tienen los dedos expuestos y el faldón está expuesto por delante para más movilidad.—Y me imagino que el faldón es raído porque todas tus túnicas son así no?—Vamos, que si no te gusta puedes volver a andar desnudo por la calle; tienes un cuerpo bastante desarrollado pese a ser delgado, supongo que los flacuchos también tienen su estilo.—Y me lo dice el que es más flaco que su bastón, en fin, gracias por la ropa. —Al final eres un trozo de pan.Al salir, el dúo se encontró con Sylvanas, distanciada, centrada en un pequeño mapa vagamente marcado con las ciudades cercanas y los caminos principales a ellas, pese a esto, la elfa no tardo en voltearse suavemente, reposando su cuerpo en la mesa.—Y bien querida, ¿decidiste que haremos primero? —preguntó Rubik, golpeando par de veces el suelo con su cetro.—En parte, ¿cuánto oro tienen tus arcas?—A penas la mitad de lo que necesitas.—Entonces solo podremos comprar la taberna y la armería.—Mas que suficiente por ahora, pero tendremos que conseguir oro —comento Kaldar, acercándose al mapa sobre la mesa.—¿Qué sugieres? —interrogó Sylvanas.—Que le hagamos una visita a las amazonas.—¿Por qué debería pedirles ayuda a unas putas? —preguntó una vez más la elfa, resistiendo como más podía el impulso de clavarle allí mismo una de sus flechas a Kaldar.—Has tocado vena sensible cerebrito, a ver si tu señora no me vuela por los aires la casa —comento Rubik con una sonrisa de oreja a oreja, sentándose en una banqueta cercana a la puerta, dejando descansar su báculo en el hombro izquierdo. —Sylvanas, soy consciente de los conflictos que arrastran los tuyos, pero a veces tendrás que tragarte el orgullo si quieres avanzar. Rubik, ¿puedes encargarte de la compra de las instalaciones?—Dalo por hecho, luego me contareis que tal os fue, por ahora… —paro un momento para salvar dirigiendo sus dedos índices hacia la puerta — me encargo de los negocios.Nada más salir los ojos de Rubik brillaron en verde, sonrió. Para cuando se dio cuenta ya estaba a las puertas del Consejo de Silva, mirando indiferente los glifos que cubrían ambas mitades de la puerta: el derecho tenía forma de árbol, pero uno marchito e hinchado, hueco con raíces que se extendían hasta la división de las puertas y ramas muertas y podridas que llegaban a la parte superior; el izquierdo era de la misma forma un árbol, pero al contrario que su gemelo este era frondoso y rebosante de vida. Ante ellos Rubik golpeo dos veces el suelo con su báculo, instante en el que un hermoso verde esmeralda emano del árbol que rebosaba de vida mientras que un profundo y opaco verde oscuro emanaba de su gemelo. Lentamente el fulgor se expandió a ambos lados del portón mientras se abría. En su interior un gran salón esperaba a Rubik. El hechicero avanzo con cautela, observando a las cuatro gigantescas estatuas que se erguían en el salón a modo de cruz. Una vez en medio, sus ojos volvieron a brillar.—¿Vas a dar la cara, anciano, no tienes nada que decirle a tu antiguo discípulo?—Esa época quedo atrás ladrón, abandona este lugar —, el eco de aquella voz se dispersó en el salón, calmado y distante cual marea de costa.—Ya decía yo que estos diez años te habían vuelto aburrido.—No hay razón para mostrar respeto ante alguien que abandono sus principios, hechicero.—¿Me estas comparando con un hechicero? —comento entre risas —, creo que la edad te está afectando, Archibald.—Eres un estúpido Rubik, robaste mis pergaminos, bañaste tú espíritu en el vacío abisal, mataste a los archimagos de Marduk solo para absorber su esencia ¿Qué otras locuras piensas cometer?—¿Locuras, eso no es lo que hacemos los humanos, matarnos por poder?—Estás loco.El estruendo fue enorme. La realidad misma se requebrajo al compás de cristales rotos, mientras cuatro rayos de energía vinculaban a Rubik a las estatuas. Rubik rio, su mana lo rodeo en una espesa aura segundos antes del impacto, manteniendo a raya aquella cadena relámpagos. —¿Loco?, maestro usted no sabe lo que es eso.—¿De qué estás hablando mocoso?La presión aumentaba, los cuatro relámpagos se hacían más grandes a cada segundo al mismo t

iempo que comenzaban a enlazarse en un anillo alrededor de Rubik consumiendo lentamente la barrera. Incluso así la sonrisa del mago no desaparecía, solo crecía cada vez más, sus ojos se iluminaron en el verde fulgor abisal poco antes de que la barrera cediera, fue entonces cuando Archibald entendió las últimas palabras de Rubik:—¿Te he contado cual es la definición de locura?Las arenas se alzaron, un enorme temblor azoto la tierra y los vientos arremetieron como un huracán haciendo que una colosal tormenta de arena azolara el yermo mientras que un pilar de luz abría los cielos sobre la ciudad bañándola en un horrible resplandor verde.

Kaldar fue el primero en despertar. Desorientado logro levantarse, estaba bañado en arena, sus músculos aun adormecidos le hicieron tropezar un par de veces. Tras apoyarse sobre la pared rocosa hecho la vista a sus alrededores, encontrándose en unas catacumbas llenas de glifos y escrituras humanas, muchas ilegibles por el paso del tiempo otras poco entendibles para la mayoría de lenguas, cosa que sorprendió a Kaldar; pocos eran los dialectos que no entendía, uno moderno no lo tomaría de sorpresa, pero el desconocer uno así le hizo, sin darse cuenta desenfundar sus armas: sables cortos de hoja ancha, de hierro negro salpicadas en rojo. Avanzo con cautela a través de los estrechos pasillos, evitando movimientos bruscos. El aire no parecía fluir, apenas se olía la roca entre la arena y sin más sonido que el de sus pasos Kaldar recorrió molesto aquel laberinto, frustrándose cada vez que encontraba un callejón sin salida en aquella red. Sylvanas tampoco lo tenía fácil, había perdido sus flechas y su arco se dañó al caer —, uno o dos disparos —, se dijo mientras lo recogía. Las arenas volvieron a removerse abriendo un pequeño pasillo entre Sylvanas y un salón más amplio que la celda de arena y piedra donde estaba. Sin muchas opciones la joven arquera miro a través de la gruta. Sintiendo como una suave brisa le bañaba el rostro, comenzó a avanzar por ese lugar. Al otro lado, dos bifurcaciones la esperaban. Un siseo acompaño sus pasos mientras avanzaba, encontrando su fuente una vez llagado al salón, una cobra camuflada entre las arenas, preparada y a la espera de su próxima presa. Sylvanas detuvo sus pasos en el instante en el que hizo contacto visual, la cobra se enrollo cual espiral, marcando territorio a pocos metros de la arquera.La primera advertencia vino de la cobra, lanzándose a por las piernas de Sylvanas fallando por pocos milímetros, aunque no le importaba, para un animal es común el mantener a raya a posibles depredadores. Sylvanas no se movió de su sitio, respiro profundo y apunto su arco al animal, la cobra se enrollo en nuevamente tras ver aguja de energía que hacía de flecha en el arco. Fue una muerte rápida, la cabeza empalada de la serpiente se retorció unos segundos en la aguja, al mismo tiempo que un látigo de acero enrolló el brazo izquierdo de Sylvanas —. ¡Que cojones! —. Sylvanas no pudo reaccionar, en unos instantes el látigo desplego una red de hojas curvas en todo su contorno, destrozando el brazalete de la elfa a una velocidad pasmosa antes de retirarse ágil y veloz por la ruta derecha, segundos antes de que el choque de aceros en lo profundo anunciara el conflicto. La danza parecía eterna, los sables de Kaldar chocaban una y otra vez con la cadena de aquel humanoide quien de apoco ganaba terreno. Entonces la sangre goteo, una flecha de energía atravesó el cráneo del humanoide —, tardaste —dijo Kaldar mientras deshacía sus armas en una niebla rojiza.—Tuve algunos problemas menores —contesto Sylvanas al arrojar su arco roto, antes de tomar el que Kaldar le lanzaba con desgana —, sigamos.Las catacumbas le parecieron eternas, giros, esquinas, derrumbes; casi como un laberinto gigante. Las horas pasaron mientras avanzaban, poco más habían encontrado, algunas salas vacías llenas de arena, otras pequeñas y vacías, o eso pensaron en un comienzo. A cada sala que entraban, la luz desaparecía lentamente incluso cuando tomaban escaleras hacia arriba, la luz parecía volverse un lejano recuerdo, cada vez se hundían más en la oscuridad y casi sin darse cuenta cayeron al suelo. Al despertar estaban en la superficie, a pocos pasos de su destino. Ambos se miraron confundidos, sus recuerdos eran nulos después de ser alcanzados por la tormenta —, ¿magia residual? —pregunto Sylvanas, al darse cuenta de que tanto su arco como sus flechas estaban intactos. Kaldar no respondió, solo miro indiferente al desierto y comenzó a caminar.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir