ManoBook > Romances > YUANFEN

   Capítulo 4 HILO ROJO.

YUANFEN Por Anva_rs Palabras: 12722

Actualizado: 2021-02-21 06:22


-¿Hilo rojo?.-dudo sin entender.

-Si ¿no conoces la leyenda?.-pregunta de vuelta.

-No, podrías contármela, me gustan las leyendas. -Sonrío y le doy leves golpecitos al suelo, para que se siente y eso hace.

Se aclara la garganta y yo río.

-A ver....deja que lo recuerde...listo....Cuenta la leyenda que todos los bebes al nacer nacen con un hilo rojo invisible, todos, ese hilo los une con su alma gemela, el amor de su vida, su media naranja, como quieras llamarle, y aunque estén separados por todo un continente, se conocerán o se verán, al menos una vez en la vida, la atracción es demasiado fuerte, es su destino.-suavemente sonríe, toma aire y la retoma - el hilo rojo jamás podrá romperse.-frota sus manos y se levanta - hora de irte jovencita.-avisa rápidamente.

Esa historia fue hermosa... muy romántica.

-Está bien, despídeme de todos y dile a Neithan que cuando quiera puede visitar a su desamparada hermana. -me levanto y camino hacia mi cuarto.

Al entrar, lo primero que hago es despojarme de toda mi ropa e ir a tomar un baño, tenía olor a cigarrillo y no me agrada ese olor, me cambio de ropa y busco a Casy.

Después de horas la veo hablando con un chico a pocos pasos de la entrada a la cafetería.

-Hola.-me acerco a ellos.

-Hola.-dice Casy mirándome - él es Isaac está en nuestra clase.

Isaac me mira –Hola, eres muy linda.-me hace un cumplido sonriendo.

No estoy acostumbrada a que me digan que soy linda o cosas parecidas, de hecho, yo no me considero muy linda que digamos.

- Gracias. –Sonrío amable.

-Chicas, las invitó a la fiesta de Abigail, es hoy en la noche a las 7, las espero en la entrada para ir juntos. -dicho esto Isaac se despide y se va, sin darnos tiempo a responder.

-Okey.-suelto después de que se va - hoy quería ir a una fiesta.- ironizo.

-¿En serio?.-pregunta Casy sorprendida.

-No.- respondo obvia.

-No podemos fallarle a Isaac.-me mira de arriba hacia abajo y sonríe - y ya estamos listas.-me asegura, mira su reloj - tenemos media hora ¿Qué tal si comemos algo? si vas a la fiesta yo invito.- me soborna.

Pensándolo bien, no sería tan mala idea ¡No, alto! No hay que caer en su soborno.

-¿Qué? no iré así, hará frío más noche y creo que es mala idea.-frunzo el ceño ligeramente.

No tengo planeado pescar un resfriado.

-Tranquila, tu hermano seguramente irá, puedes pedirle su chaqueta, seguro la lleva. -coge mi mano y me jala a la cafetería del insti.

-Aún sigo pensando que es mala idea. – reitero, actúa como si no lo hubiera escuchado.

Al llegar a la cafetería, corro a la repostería y no me percato de la casi inexistente gente que había, tenían los mejores postres, no era exageración, pedimos y nos sentamos con la comida, observo con detenimiento todo, la mesera sonríe siempre, si se mancha, sonríe, si tropieza, sonríe, si rompe algo, ¿Adivinen qué? sonríe, la envidió, siempre está sonriendo.

El lugar era muy grande y no solo había postres, también había comida y pequeños letreros colgando sobre la pared que indicaban la hora de la comida en los recesos.

Casy pidió un frapuccino y yo un helado y un pequeño pastel de chocolate.

-Ahora querida mejor amiga, cuéntame cómo fue el reencuentro.

-Pues empezaré con una mejor amiga y una chica que me abandonaron a mi suerte en media de no sé ¿diez chicos?, luego un idiota me llamo puta, mi hermano me contó la razón por la que se fue y Hyung me conto una increíble historia, fin...¡Oh! espera, creo que olvide que mi mejor amiga me abandono a mi suerte, no, creo que ya lo dije ¿lo dije?.-pregunto mirándola con ojos acusadores.

Lamo mi helado sin quitarle la mirada de encima.

-¡Oh por dios! ¿Que ese chico te dijo que?.-se hace la indignada, con sus dedos se hace el pelo hacia atrás.

-¿Estas escuchándome?.-pregunto y la miro mal.

-Perdón pero habían chicas vigilándonos y yo no pensaba entrar a ese lugar.-se excusa.

-También note a las chicas, me perturbaban. –pierdo mi mirada en la pared de la cafetería.

-Andrea.-susurra Casy mirando su reloj - debemos irnos ¡¡ya!!.-grita cogiendo su frapuccino y yo mi pastel, con comida en nuestras manos corremos a la entrada.

En la entrada había un auto muy lujoso, era negro y brillaba, en el copiloto estaba Isaac que nos mira sonriendo, nos acercamos y entramos al coche, no vi a la persona que manejaba, Casy hablaba con ellos de cosas triviales, yo miraba por la ventana y me comía mi pastel, estaba distraída, pero no es para menos, los recuerdos de mi pasado invadían mi mente.

Justo esta noche ¿Por qué? Esta noche seria como las demás, nada especial.

-------Flashback-------

Después del juego decido ir a ver a mi novio.

Estoy emocionada y ahora solo quiero besarlo por ganar, ha entrenado mucho y hoy lo ascienden a Quarterback, es un día especial.

Entro a los vestidores, estaban varios jugadores, que me coquetearon cuando entre, todos estaban felices, incluso yo, aún si yo no jugué parecía haber tenido mi victoria.

Finalmente encuentro a mi novio, tapo sus ojos por detrás - ¿Quién soy?.

-mmm no lo sé, pero si quieres podríamos besarnos afuera hasta que venga mi novia.-sonríe, pone sus manos sobre mis manos y las retira suavemente pero no se da vuelta.

-Me encantaría, pero tengo novio. -río.

-Es una pena ¿Quién es? -pregunta interesado.

-Se llama Johan llavor, tiene dieciséis, es muy guapo.- dejo de hablar por un momento, respiro profundo y suelto lo que quería decirle hace meses - Te amo.

-También te amo.-dice él sin girarse.

Los chicos que escucharon eso sonreían por la escena, pero por suerte la mayoría de los chicos ya se habían ido.

-Johan.-lo llamo y se gira, une nuestras frentes y me mira a los ojos, sus manos acunan mi rostro.

-Cierren la puerta. – le pide a los chicos que estaban allí, ellos obedecen, todos salen y cierran la puerta.

-Te amo.- repito, sus ojos viajan de mis ojos a mis labios, muerdo mi labio y no me contengo, acerco nuestros labios y nos besamos.

Johan me levanta del piso y enredo mis piernas en sus caderas, siento mi espalda golpear despacio en los casilleros y el beso se intensifica, después de varios minutos nos separamos por falta de aire.

-Te amo.-repite acariciando mi mejilla - sé que lo sabes, pero, te amo, siempre te voy a amar, incluso cuando me odies, yo te amaré.

Sonrío y lo miro con dulzura - yo también te amo, espere mucho para decírtelo, te amo.-le doy un beso rápido, me baja, co

ge mi mano y lo sigo, se sienta en una banca y yo me siento encima, volvemos a besarnos.

Con un poco más de tiempo nuestros besos se hacen insuficientes y cuando me doy cuenta los dos estábamos en ropa interior.

-Espera. –pido sobre sus labios, la verdad es que no me siento sexy en mi ropa interior, no es para nada sexy.

-Si...perdón.-se disculpa levantándome y sentándome a su lado.

Acabe con la pasión, genial, soy buena para arruinar momentos, debe ser mi don.

Lo miro un rato, no puedo ocultarlo, tengo miedo porque esta es mi primera vez y no estamos en un lugar muy romántico que digamos, pero no tengo objeción con que él sea el primero.

-Está bien. –susurro reuniendo mi valentía y me paro frente a él.

Mala idea, olvide que estaba en ropa interior de gatitos, siento mis mejillas arder.

-Eres muy divertida.-se ríe.

-¡Eres un idiota!.-digo yo, se calla y mira a otro lado.

Lo que me faltaba, hice que se enoje.

-¿Estás enojado?.-pregunto agachándome y poniendo mis manos sobre sus rodillas, lo que es mala idea ya que desde aquí tengo un vista muy privilegiada de su amiguito, vuelve a mirarme y se ríe de nuevo.

-No me enoje, pero no me controlaría si seguía viéndote en ropa interior de gatitos. - apoya su cabeza en la pared de atrás- ¿Qué es lo que ves pervertida?.-pregunta con una sonrisa al darse cuenta de lo que le estaba mirando.

- Ah, no yo...perdón.-digo avergonzada y parándome de nuevo frente a él, lo había decidido -Quiero hacerlo.- acepto mirándolo, abre un poco la boca, sorprendido - después de todo creo que si soy una pervertida.-finalizo sentándome son las piernas a sus costados otra vez.

-Lo eres.-susurra desabrochando mi brasier, reparte besos húmedos por mi cuello, luego me acuesta en el banco y me besa.

------Fin del flashback-------

Muchas personas me dijeron que lo olvidara, no puedo, necesito decirle tantas cosas que oculte por su bien, por mi bien...por el bien de.........ahora ya no importa.

-¿Andrea?.- nombra Isaac pasando su mano por mi cara cuando el auto se estaciona frente a una mansión - ¿Estás bien?. - suena preocupado.

-eh... ah... no, yo, si...estoy bien.-miento, pero mi respuesta hace que se baje del auto.

Todos bajamos, apenas salí, Isaac se lanzó sobre mí como un oso y me abrazo.

-No estás bien si estas llorando.-me susurra para que solo yo le escuche.

-Perdón. -digo sollozando un poco, escondo mi cara en su cuello y correspondo al abrazo.

-Tranquila. - acaricia mi cabeza - lo que sea que haya pasado, está bien.

Me separo de Isaac lentamente y lo miro a los ojos.

Nada está bien desde hace tiempo.

-¡¡Aléjate de ella!!.-grita Neithan bajándose de un Lamborghini al otro lado de la calle, camina eufórico hacia nosotros, instintivamente me paro delante de Isaac, estoy segura de que Neithan va a golpearlo, y si hace eso no podre detenerlo.

-Isaac, vete.-le ordeno rápidamente -no viene solo.-mis ojos pasan rápidamente por sus acompañantes, no parecían estar en contra o querer parar a Neithan.

-No me importa ¿Quién se cree?.-dice mandando los hombros para atrás - Y yo tampoco estoy solo, Matt está conmigo.-asegura mirando al chico que antes manejaba, no lo salude y ya no había tiempo así que por ahora lo pasaré por alto.

-No.-tome su cara entre mis manos, obligándolo a verme - es mi hermano, yo lo arreglaré, vete por favor. - casi suplico que se vaya, no quería que lastimaran a un amigo, si, lo acababa de conocer, pero simplemente había algo en el que lo hacía especial, no hay que conocer a una persona por un largo tiempo para poder llamarle amigo, tú decides cuando considerarlo un amigo.

Isaac pareció dudarlo pero asintió levemente y entro a la fiesta con Matt, Casy se quedó para calmar a mi hermano que ahora se dirigía a la fiesta con Alex, Hyung, Dorian y James detrás de él, parecían una manada de lobos cazando a su presa.

A mitad del camino para entrar en la fiesta, detengo a Neithan agarrándolo por los brazos, lo demás se detienen, todos nos quedamos estáticos, la tensión en la atmósfera era palpable, Neithan esperaba una explicación y los demás solo querían golpear a alguien.

-Neithan.-pronuncio preocupada - él...yo.-las palabras no salen de mi boca - solo es una amigo, ¿Okey?.-intento tranquilizarlo pero solo logro que se tense.

-¿Es en serio? ¿Aún quieres intentarlo? ¿Por qué debes ser tan terca? - reprende alzando un poco la voz.

-¿De qué hablas?.-indago sin entender a lo que se refiere.

-Lo sabes, él te gusta, lo acepto, pero que no llegue a nada más que eso, es suficiente ¿No crees?.- se pasa una mano por el cabello haciendo que se le alborote.

-¡¡Basta!!.- le grito, las lágrimas empiezan a caer por mis mejillas, lentamente, de nuevo los recuerdos invaden mi cabeza, las personas que se besaban dejaban de hacerlo y entraban a la fiesta ignorándonos.

Mis ojos pasaron por la cara de Neithan nerviosamente.

-------Flashback-------

-¿Quién es?.-pregunta Neithan en cuanto entra a la casa.

-Es un amigo. -miento.

Eso se siente fatal, pero sé lo que va a decir Neithan.

-Me llamo Johan.-interrumpe mi novio.

-Sí, lo iré a dejar a la puerta. - tomo su mano y lo llevo hasta la puerta.

-Casi nos descubren. -dice Johan divertido.

-Lo sé. - le doy un beso.

-Adiós, te quiero. -cierro la puerta, cuando me giro veo a mi hermano a solo unos pasos de la entrada, nos había visto.

------Fin del flashback-------

-Perdón. –susurra Neithan con un tono melancólico, desvía su mirada y entra a la fiesta.

A veces mi hermano se portaba frío conmigo y eso me molestaba, yo era su hermana y merecía el trato que yo le daba a él.

Los chicos lo siguen, no sin antes mirarme con pena, James es el único que no me mira.

Se lo agradezco internamente, que me tuvieran lástima no era lo mío.

-A veces es un idiota. -asegura Casy, la abrazo.

- ¿Nos vamos?-pregunto limpiando mis lágrimas.

La verdad no quería irme por lo que paso, solo temía haberle arruinado la noche a Casy.

La suelto.

-No, tenemos que entrar en esa fiesta, no dejaré que pases otro año lamentándote, mereces más.

Asiento, Casy me limpia las lágrimas que aún salían y entramos, la música era ensordecedora, había gente por todas partes, cerveza y drogas en cada esquina, lo primero que hice fue tomar ocho vodkas, una botella de cerveza y drogas, muy pocas pero las tome, ahora estaba descontrolada y dispuesta, una de mis malas combinaciones.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir