ManoBook > Urban romance > Al Faro del Amor

   Capítulo 10 El matrimonio ahora, el divorcio más tarde

Al Faro del Amor Por Luciana Palabras: 9108

Actualizado: 2019-05-24 00:20


El primer documento fue un contrato de matrimonio, mientras que el otro fue... ¿Un acuerdo de divorcio?

Nunca había visto tales copias juntas. ¿Qué quería decir él con eso? ¿Casarse y divorciarse al mismo tiempo?

"Deberías verlos con más detenimiento. Se establece claramente que nuestro matrimonio durará solo un mes. Después de un mes, presentaré el acuerdo de divorcio a la corte y entraría en vigencia de inmediato".

Hiram dijo con apatía. Parecía que el matrimonio y el divorcio eran tan fáciles como su negocio habitual.

Ya que deberían estar casados, Hiram decidiría los términos de su matrimonio.

Rachel frunció la boca mientras leía los términos enumerados con claridad. Cuando leyó sobre el matrimonio de un mes, trató con mucha destreza de controlar su impulso de destruir los papeles.

El acuerdo de divorcio establecía claramente que, una vez casados, la mujer no debía interferir en la vida privada del hombre. El acuerdo terminaría en el momento que si la mujer hiciera algo más allá del permiso del hombre.

"No firmaré esto". Rachel golpeó los papeles sobre la mesa. Su corazón estaba lleno de rencor y enojo.

Aunque era matrimonio falso, un mes no sería suficiente. Hiram era tan impaciente.

Arqueó un poco las cejas. Se levantó y caminó hacia ella. Su cuerpo alto y de figura perfecta le bloqueaba el camino.

"Te daré la oportunidad de pensarlo. Nuestras vidas serán pacíficas después de que firmes estos documentos. Hasta si nos casamos tú y yo podemos vivir por nuestra cuenta. No nos molestaremos. Todo será igual que antes".

Hiram le susurró a Rachel. Se agachó para recoger la pluma y la puso en su mano.

Su voz seductora era como una descarga eléctrica que hacía que el corazón de Rachel latiera rápidamente. Se sintió tan nerviosa después de escuchar la voz terminante de Hiram.

"Piénsalo bien. Como recompensa, puedes obtener lo que quieras". Hiram tomó los documentos y colocó la mano de Rachel en el lugar de la firma.

El contorno de la quijada de Hiram era tan atractiva. Su suave barbilla tocó ligeramente la mejilla de Rachel. Le pellizcó la suya pequeña barbilla y dijo: "Rachel, no pongas a prueba mi paciencia. Considérate afortunada por casarte conmigo".

Tal vez, esto era la mejor solución.

Esta solución no solo cumpliría el compromiso centenario de sus bisabuelos, sino que también lo liberarían pronto.

"Todavía recuerdo que dijiste que no me permitirías unirme a tu familia. Lo dijiste en el templo". Las hermosas cejas de Rachel se alzaron perceptiblemente. Se quedó mirando a Hiram. No estaba dispuesta a firmar.

"No esperaba que estas cosas pudieran llegar tan lejos. Será mejor que firmes estos contratos". Hiram le explicó a Rachel con paciencia. Pensó que nadie podría obligarlo a casarse con ella.

Sin embargo, ahora que todo llegó a esto, sería una pérdida de tiempo si discutía con su madre.

Rachel reflexionó y finalmente dijo: "Está bien. Los firmaré. ¡Pero haré otro contrato y deberías estar de acuerdo con mis términos!"

Como la obligaron desde el principio, era hora de que ella actuara.

Hiram no preguntó por los términos de su contrato. Se enderezó y dijo rápidamente: "Está bien".

Y al fin, Rachel firmó los documentos.

Escribió su nombre con delicadeza en los papeles.

Hiram volvió a leer los contratos. Le pidió a su asistente que guardara el acuerdo de divorcio y que abriera la puerta.

Fannie vio dos copias del contrato de matrimonio al entrar en la habitación.

Su hija al fin se casó. Tendrían la ceremonia de bodas después de recuperarse de su lesión. Todo estaría encaminado. Fannie sintió alivio al instante.

Sin la presión causada por el matrimonio forzado, la vida de Rachel tuvo un poco de paz.

Tal vez la decisión de Hiram fue la correcta.

Si se casaran y se divorciaran pronto por incompatibilidad de personalidades, sus padres tal vez los entenderían.

Después de ver los contratos de matrimonio firmados, sus padres no volvieron a aparecer. Tal vez pensaron que habían forzado demasiado a la pareja. Querían darles algo de espacio.

Sólo cuando Rachel salió del hospital, el mayordomo de la familia Rong fue a su apartamento y trasladó todas sus cosas a la villa de Hiram.

"Señora Rong, por favor, no se preocupe. Yo me encargaré de todas sus cosas. ¡Las llevaré a la villa a salvo!", dijo el mayordomo con una gran confianza. Al mirar a Rachel que parecía avergonzada, pensó que estaba preocupada de que pudieran perder sus cosas.

Después de experimentar muchos problemas, Rachel

ya aprendió a enfrentar cualquier situación con calma. Se cambió de ropa y se fue a trabajar.

'Dios hizo todo esto para mí, ¿por qué no las disfruto?' Pensó Rachel.

Después de todo, la guarida de ese lobo era mucho mejor que su apartamento.

Sus amigos de la compañía la recibieron con alegría al regresar del trabajo.

"¡Rachel! Por fin estás de vuelta".

"¡El Equipo B derrotó al nuestro miles de veces porque no estabas aquí!" Celine le hizo una taza de té y le planteó la queja.

"Sí. Nuestro equipo fue siempre el equipo de ventas líder de nuestra empresa. Pero no podemos hacerlo sin tu liderazgo". Añadió con docilidad un colega masculino.

Al sentarse en la oficina, Rachel se sintió feliz. Se aburrió durante su estadía dentro del hospital.

"No te preocupes. Ahora que regresé, me aseguraré de que nuestro equipo vuelva a ser el líder. ¡Nadie puede derrotarnos!" Después de decir esas palabras, Rachel aplaudió dos veces y le pidió a sus compañeros de trabajo que comenzaran a trabajar. "Celine, por favor, dame el producto que se venderá este mes y tu plan de ventas".

Rachel era muy competente. Había estado en la compañía por tres años. Además, la promovieron para ser la líder del Equipo A, el mejor equipo de ventas.

"Aquí tienes". Celine le entregó todos los documentos que Rachel le pidió. Celine vio la herida cubierta de Rachel y dijo: "Rachel, tu herida no se curó por completo. Por favor, cuídate".

"¡Gracias!" Dijo Rachel Abrió la computadora de inmediato y examinó los documentos.

Antes de salir del trabajo, Rachel envió el plan de ventas revisado a sus compañeros de equipo. "Espero que podáis aprovechar el tiempo libre para estudiar el último plan de ventas. Solo quedan unos días de este mes. ¡Animados, todos!"

"Rachel, ¡qué eficiente eres!" Celine dijo y tomó el plan de ventas revisado. El plan original tuvo muchos cambios; el revisado era uno casi nuevo.

Pasaron varios días formulando el plan, pero Rachel pasó solo uno. Se añadieron muchas ideas nuevas. Además, cada idea era factible para comercializar el producto.

"¡Por supuesto! ¡Nuestra líder es conocida por su talento!" Dijo con alegría un colega.

"Pero, Rachel... Si hubieras trabajado tan duro como esto para buscar un buen marido, podrías haberte casado mucho antes". Fiona Zhang, un miembro del equipo que no pudo evitar decirlo. El lugar se silenció de repente.

Todos conocían muy bien la historia de la cita a ciegas de Rachel. Pero pensaron de inmediato que era mejor que Rachel no trabajara mucho sobre esto, o podría meterse en problemas.

Miró a sus compañeros de equipo, sonrió y dijo: "¡Muy bien! Les invitaré cena mañana, después del trabajo. ¿Les parece bien?"

"¡Excelente!" Todos aplaudieron con entusiasmo.

Eso fue muy Rachel. Trabajó muy duro y trató bien a sus colegas.

Como de costumbre, Rachel tomó un taxi de camino a su apartamento. De repente, se dio cuenta de algo mientras subía las escaleras.

Todas sus cosas habían sido trasladadas a la villa de Hiram. Y también le dio sus llaves al mayordomo. Ir a su apartamento sería inútil.

Tomó un taxi hasta su "nueva casa", el Palacio de Tulipán. Se conocía como el jardín real de H City.

Se dijo que los residentes de allí eran los ricos y las estrellas famosas. Rachel creyó que sus ojos se le saldrían cuando llegara allí.

Entonces, se dio cuenta de que había menospreciado a Hiram.

No se le podía permitir a cualquiera que entrara al palacio.

Quiso entrar por la puerta, pero la detuvieron. No tenía el número de teléfono de Hiram, así que tuvo que llamar a su secretaria para obtener un pase.

Rachel pensó que estaba soñando.

Las villas estaban rodeadas de árboles verdes y arroyos cristalinos. Rachel confirmó que las personas estaban en lo cierto acerca de su percepción sobre el Palacio de Tulipán.

'Esa mujer que corre parece ser la última portada de Vogue', pensó Rachel.

Finalmente, llegó a la villa de Hiram. Su pared exterior vestía un profundo color caramelo. Se veía muy lujosa. El estilo de la villa era una combinación de diseños chinos y europeos. Y cubría una superficie de mil metros cuadrados.

El garaje ocupa al menos 80 a 100 metros cuadrados. No hacía falta decir que a Hiram le gustaban mucho los coches.

Había dos plantas enormes en frente de la villa. Rachel no sabía sus nombres. Los ladrillos azules y blancos se extendían hacia el jardín detrás de la residencia.

'¡Espera!'

Estaba asombrada después de ver el palacio. Pero ahora, ¿cómo podría entrar en la villa?

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir