ManoBook > Urban romance > Al Faro del Amor

   Capítulo 26 Tirándole con los zapatos

Al Faro del Amor Por Luciana Palabras: 8001

Actualizado: 2019-05-29 00:31


Rachel contestó de manera honesta. Ella estaba aterrorizada.

Había sido secuestrada por esos hombres malvados. Amenazaron con violarla y matarla porque Hiram no había pagado el rescate que ellos solicitaron. Si a él le hubiera pasado lo mismo, habría entendido su sensación.

Hiram, con sus cejas gruesas, negras y fruncidas, se inclinó y la tomó en sus brazos para sacarla del auto.

Mientras salía, Rachel notó que la parte superior del auto estaba completamente separada, se preguntaba cómo lo habían hecho. Pero era difícil para ella entenderlo porque estaba demasiado asustada como para pensar.

Había muchos policías alrededor del auto, con sus armas apuntando a Jay y a su conductor. El joven, llamado Finn, ya estaba bajo arresto.

Según la ley, los tres secuestradores serían encarcelados de por vida. Habían secuestrado deliberadamente a una mujer para pedir un rescate y trataron de asesinarla. Ellos merecían un castigo severo.

Los brazos de Hiram sostenían a Rachel hasta que él la colocó en el Maybach negro.

La pequeña mujer se hundió de inmediato en el asiento de cuero. Se la veía terriblemente pálida a causa del miedo. Sus piernas temblaban constantemente como si hubieran perdido el control. Sostuvo sus piernas flexionadas fuertemente con sus brazos, en un esfuerzo por lograr una sensación de seguridad.

Ella se sentó allí, con la mirada perdida a la distancia. Se sentía como una marioneta adormecida, cuya alma le fue arrebatada.

Después de ubicar a Rachel en el auto, Hiram se quedó afuera, observándola por la ventana entreabierta. Sus ojos se oscurecieron. La pobre muchacha le había hecho doler el corazón. Abrió la boca y trató de decirle algo, pero no lo logró. Luego se dio la vuelta porque observó que un hombre caminaba hacia él.

"Señor Rong, la cuenta bancaria del secuestrador ha sido bloqueada; y usted puede recuperar su dinero cuando lo desee. Este secuestro pudo ser considerado un incidente violento. Voy a pedir un mayor castigo. Jay debería permanecer en prisión de por vida", le dijo el hombre a Hiram. Era Luke Jian, amigo de Hiram y abogado privado.

"En cuanto al dinero, te daré un número de cuenta bancaria mañana; puedes transferir el dinero allí", respondió Hiram. Luego volvió a mirar a Jay. A su vez, Jay lo observaba con odio.

Los policías sujetaron a Jay de los brazos y lo empujaron hacia el vehículo policial. Incluso en tal condición, él no iba a rendirse. Luchó por frenarse y dándose vuelta le gritó a Hiram, "Bastardo, solo recuerda. Será mejor que me tengas en prisión para siempre. De lo contrario, volveré y me vengaré cada vez que tenga la oportunidad".

Luke no pudo evitar reírse cuando escuchó eso. Jay era, de hecho, el tipo de hombre que se negaba a rendirse hasta que no quedara nada de esperanza. No sabía quién era Hiram. Como el jefe supremo de un grupo empresarial tan grande, se había ganado muchos enemigos. Tenía experiencia en lidiar con tales acciones de represalia.

"Por cierto, ¿quién es esa chica? ¿Cuál es tu relación con ella?", preguntó Luke, en un intento de satisfacer su propia curiosidad.

Una ráfaga de viento frío arrasó y secó las gotas de sudor de la angustiada muchacha que había estado con miedo. Las estrellas brillantes iluminaban el cielo. ¡Era una hermosa noche!

"¿Qué piensas?", Hiram repreguntó. Luke era un abogado que se distinguía por su capacidad de análisis y juzgamiento de las personas. Hiram sintió ganas de hacerle una prueba.

"Bueno, déjame hablar un poco con ella; luego te daré la respuesta". Esto era exactamente lo que le gustaba hacer. Luke se acercó al lujoso auto de Hiram. Inclinando su cuerpo hacia abajo por la ventanilla, le dijo a la mujer asustada, "Jovencita, lamento que estés asustada. No te preocupes Tu hombre ha resuelto el problema. Nunca volverás a ver a los secuestradores.

Además, creo que deberías aprovechar este incidente para obtener de él una gran cantidad de compensación por daño emocional. No dejes que se salga

con la suya tan fácilmente".

Al escuchar los ingeniosos comentarios de Luke, Rachel se relajó bastante. Ahora que había vuelto a ser ella misma, sabía lo que podía hacer para sentirse mejor.

"¡Hostia!", la puerta del auto se abrió de repente y golpeó el mentón de Luke.

Antes de darse cuenta de lo que había sucedido, vio a Rachel saliendo del auto con los zapatos en las manos. Con los pies descalzos, caminó rápidamente hacia Hiram.

"¡Hiram, bastardo!". Cuando decía eso, le tiró con todas sus fuerzas uno de sus zapatos al hombre que estaba parado no muy lejos de ella.

El zapato le golpeó por completo la espalda a Hiram.

Al oír que lo llamaban, Hiram se dio vuelta y vio a la furiosa mujer acercarse a él como un gato salvaje enfadado. Ella era demasiado rápida y él no fue lo suficientemente veloz para esquivar el zapato volador.

Hiram nunca había tenido miedo de nadie. Pero en aquel momento, se sintió un poco asustado al verla comportarse de esta manera.

"Bastardo, te golpearé hasta matarte", Rachel gritó indignada. Al mismo tiempo, intentó lanzarle el otro zapato, esta vez apuntando a su bello rostro.

Hiram podría haber esquivado el zapato, pero se quedó inmovilizado. El zapato pasó cerca de su oreja y voló a lo lejos. Sabía que en un principio no había apuntado bien. Pero ahora se sentía un poco enojado, ya que nunca nadie se había atrevido a hacerle esto.

"¿Rachel, estás loca? ¿Te das cuenta de lo que estás haciendo?".

"¿Que estoy loca? Ja, ¿sabes quién me volvió loca? La persona que me echó a la medianoche. ¿Quién le dio a los secuestradores la oportunidad de capturarme?".

A Rachel no se le había terminado aún su ira. Le dolían los pies descalzos; pero ni siquiera se comparaba con el dolor en su corazón. Ella caminó hacia Hiram, intentando darle más castigo.

"Me pusiste en peligro y ni siquiera te sientes culpable por eso. En cambio, dijiste que estoy loca. ¿Cómo te atreves? ¿Creíste que no podía hacer nada para defenderme?". Cuando se acercó a él, le golpeó el pecho con las manos. Pero pronto se dio cuenta de que este tipo de golpes no podía lastimarlo en absoluto. Por el contrario, parecía que ella lo hacía para coquetear con él.

Entonces, cambió de idea. Repentinamente, en un momento de distracción de él, lo agarró del brazo y lo mordió.

Mientras Luke se acariciaba el mentón y examinaba todo el drama, la inesperada reacción de Rachel lo dejó sorprendido. Extendió la mano para sentir su brazo como si él mismo pudiera sentir el dolor.

¡Era realmente una buena noticia que no la vio venir!

Hiram nunca había estado involucrado en ninguna aventura amorosa, pero estaba armando un escándalo con una joven en medio de la calle. Si los reporteros pudieran tomar una fotografía de aquella escena, a la mañana siguiente ya estaría en los titulares.

"Tú, loca. ¿No ves que he venido a salvarte?", Hiram trataba de soportar el dolor y salvar su brazo. "Digamos que estuve equivocado. Pero hice mi mayor esfuerzo para compensarlo. ¿Por qué sigues enojada conmigo? Suelta mi brazo".

Rachel no se dejaba convencer. Había sido secuestrada; casi perdió su virginidad, y podría haber muerto. Al pensar en todo eso, sintió que no podía dejarlo ir tan fácilmente.

Hiram respiró hondo, le frunció el ceño, y al mismo tiempo, con su mano libre la agarró fuertemente y la apretó contra su pecho.

Esta mujer se parecía a un vampiro. Su brazo estaba sangrando.

Con el apretón de Hiram, Rachel finalmente soltó la boca y dejó de morderlo, levantó la cabeza y se encontró con su mirada. Él soportaba el dolor de su brazo en silencio mientras la sostenía.

Rachel se veía muy atractiva con sus labios ligeramente rojos por la sangre. Sus ojos llenos de ira parecían brillar.

De repente, sintió que algo frío y suave le cubría la boca.

¡La estaba besando! Con los ojos bien abiertos, ella miró al hombre. Estaban tan cerca el uno del otro. Rachel estaba muy conmocionada como para saber qué debía hacer.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir