ManoBook > Urban romance > Al Faro del Amor

   Capítulo 29 Como un joven apuesto

Al Faro del Amor Por Luciana Palabras: 9388

Actualizado: 2019-05-30 00:31


Rachel estaba sentada en un rincón comiendo su pan cuando oyó una voz y al darse vuelta, vio a un hombre guapo que caminaba hacia ella. Mientras aplaudía, él dijo: "¡Rachel, en verdad me impresionas cada vez que te encuentro!".

Tragó el pan en su boca de un solo bocado. Se levantó sorprendida y le dijo: "Vaya. ¡Eres tú, el héroe!".

Cuando Albert se acercó a Rachel, se dio cuenta de que estaba comiendo pan y decidió invitarla a almorzar. "Deja eso, eso no es comida. Es una especie de milagro que nos encontremos aquí, vamos a comer juntos, ¿qué te parece? No soporto que alguien tan bella como tú coma solo pan de almuerzo", dijo Albert.

Pero Rachel pensó que el hombre solo estaba siendo educado, así que le respondió: "No se preocupe, está bien; tengo que hacer algunos recados hoy, más tarde. Me tendré que conformar con el pan".

"Lo digo en serio, Vámonos. Hay muchos restaurantes alrededor y conozco uno bonito cerca, yo te invito. Por favor, no me digas que no, me romperías el corazón". Albert terminó su oración y tomó su mano para llevarla hacia afuera. Habló con una sonrisa encantadora, lo que reveló sus dientes brillantes; Ni siquiera le dio la oportunidad de decir que no.

"Mi pan...", a Rachel se le cayó accidentalmente el pan al suelo.

Albert la llevó a un elegante restaurante francés, encontraron una mesa y se sentaron. La música en el restaurante era melodiosa, lo que hacía que el ambiente fuera bastante romántico.

Rachel vestía un atuendo casual ya que tenía bastantes recados que hacer hoy, llevaba una camiseta informal, unos jeans y zapatos deportivos; Su ropa la hacía parecer un poco fuera de lugar.

"¿Por qué fuiste a la oficina del centro comercial hoy?", Rachel se sorprendió al verlo allí, pero no tuvo la oportunidad de mencionarlo hasta ahora, su aparición repentina parecía ser una coincidencia.

Albert se detuvo por un segundo y continuó con una sonrisa: "Son vacaciones de verano, estoy en busca de un trabajo de media jornada para aliviar la carga de mi familia. Además, puedo aprender algo en el trabajo".

Decidió no decirle la verdadera razón. Hoy en el centro comercial, se había dado cuenta de que Rachel había trabajado muy duro para recuperar el proyecto, por lo que supuso que venía de una familia normal. Si le decía la verdad, podría verlo con otros ojos. Quería que lo viera como un estudiante normal.

"¿Trabajo de media jornada? Pero la comida aquí es bastante cara, ¿cómo puedes pagar la comida de aquí?", Rachel estaba confundida, el precio de la mayoría de los platos era superior a 100. ¿Por qué elegiría este lugar?

"Es la primera vez que te invito a almorzar, quiero que sea perfecto. Además, me dijiste que necesitas llegar a otros lugares pronto y solo hay restaurantes de lujo en esta área, no quería que pierdas tu tiempo yendo a lugares demasiado lejos", Albert trató de encontrar una excusa razonable para aclarar sus dudas.

Rachel asintió con la cabeza. "Vamos a compartir la cuenta entonces. Eres un estudiante, no te dejaría gastar tanto dinero en una comida", insistió ella.

No muy lejos de su mesa, había dos hombres que almorzaban. Uno de ellos miró a Albert y le dijo al hombre que estaba sentado frente a él: "Hiram, mi sobrino está aquí, Discúlpeme un momento, quiero ir a saludarlo".

"Por supuesto", respondió Hiram sin levantar la cabeza, estaba leyendo un archivo con su iPad sobre la mesa, leía con tanta dedicación que sus ojos no dejaron la pantalla.

"Bueno, pensándolo bien, no quiero molestarlo. Parece que está en plena cita con una chica, podría avergonzarse si sabe que estoy aquí", dijo Luke. era un abogado profesional y se preocupaba por su trabajo, pero quería entrometerse en las relaciones privadas, no quería que nadie lo molestara cuando tenía una cita con una mujer, así que pensó que a Albert tampoco le gustaría.

Aunque Luke era un caballero, también amaba hacer locuras.

Hiram no prestó mucha atención al comentario de Luke, bebió un sorbo de café y siguió leyendo el archivo.

Luke miró a la chica que estaba sentada con Albert y dijo de forma interrogante: "Me parece que ya conozco a esa chica. Hiram, ¿podrías dejar de leer por un momento y mirarla para ver si la conocemos?".

Al oír eso, Hiram levantó la cabeza y miró a Luke, pensó que estaba siendo entrometido nuevamente, pero aún así hizo lo que le dijo, de modo que se dio la vuelta y miró hacia donde estaba la mirada de su amigo.

Entonces vio que una mujer se reía de algo que dijo el hombre que la acompañaba. enseguida reconoció que era Rachel. Parecía que el hombre le estaba contando una historia divertida y ella no pudo evitar reírse.

"Así que estás estudiando en

la universidad donde estudié, no tuve la oportunidad de volver a visitar allí en los últimos dos años. Le voy a dedicar un poco de tiempo a visitar mi antigua facultad", Rachel se secó las lágrimas de risa de los bordes de sus ojos. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que se sintió relajada.

Cuando los estudiantes se graduaron de la universidad, tuvieron que enfrentar todo tipo de problemas y desafíos, y poco a poco comenzaron a cambiar. Algunos se perdieron y cuestionaron lo que estaban haciendo con su vida, eso era algo que necesitaban experimentar cuando eran jóvenes.

"Por supuesto, ¡debes hacerlo! Estoy libre el próximo fin de semana, puedes venir de visita y te acompañaría", dijo Albert con una gran sonrisa en su rostro.

Los dos charlaban y reían de vez en cuando, pero Hiram observaba su interacción después de que Luke le dijo que echara un vistazo.

Aunque solo la vio de perfil, la reconoció de inmediato.

Hiram los miró fijamente por un rato, ella se reía tan fuerte que podía escuchar su carcajada. La última vez que escuchó ese tipo de risa fue cuando ella estaba en el hospital y él entró en la sala por casualidad. Pero el resto del tiempo que pasaba con él, solo vio en su rostro lágrimas o sonría poco auténtica.

Pero en ese momento, había una gran sonrisa brillante en su bonita cara. Sus ojos atractivos parecían dos lunas crecientes, su rostro se sonrojó y sus labios parecían pétalos de rosas hermosas.

Al cabo de un rato, Rachel se levantó y fue al tocador de mujeres. Después de lavarse las manos, levantó la cabeza e intentó arreglarse el cabello mientras miraba el espejo en la pared. En ese momento vio a un hombre en el espejo, y se quedó aturdida.

"Eres una mujer muy fuerte. Anoche casi te matan, pero hoy apareces como si nada. En menos de veinticuatro horas, estás charlando y riéndote con un hombre en un elegante restaurante sin ninguna preocupación, tienes un gran estado psicológico", Hiram tenía los brazos cruzados alrededor de su pecho, estaba parado en la puerta del tocador femenino mientras miraba a Rachel a través del espejo. Rachel se sorprendió al verlo allí.

"Dijiste que tenemos nuestro propio espacio", Rachel se miró en el espejo, ignorándolo, y se acomodó el cabello detrás de las orejas. Parecía que seguían encontrándose accidentalmente.

La vida en este mundo presentaba momentos en los que uno debía cruzarse con la muerte, aunque Rachel estaba muy asustada anoche, sabía que la vida tenía que continuar.

Rachel llevaba una gran camiseta que cubría su atractiva figura e Hiram no pudo evitar mirar su cuerpo desde atrás, imaginó su exquisita silueta debajo de la camiseta, no podía olvidar su belleza desde la última vez que la vio.

"Mi madre me dijo específicamente que cuide bien de ti y que no necesitas trabajar tanto. Puedes quedarte en casa y yo te mantendré. Ser mi esposa significa que no tienes que preocuparte por el dinero", el hombre se le acercó, le puso la mano en la cintura y tiró de ella con suavidad.

Rachel lo detuvo al instante de tocarla con las manos y dijo con una sonrisa: "Sr. Rong, ¿te estás burlando de mí? Para ser tu Sra. Rong por un mes, ¿en serio necesito renunciar a mi trabajo, tirar tres años de trabajo duro y todo lo que gané por mi cuenta?".

Sus comentarios eran como una espina que apuñalaba su corazón. Hiram frunció el ceño y dijo con una voz profunda: "Incluso si nos divorciamos, te daré la pensión alimenticia de la que puedes vivir el resto de tu vida. Si quieres, no necesitas ir a trabajar después del divorcio". Pensó en darle una gran cantidad de dinero, ya le había pedido a alguien que abriera una cuenta para ella y le transfirió ocho millones.

A pesar de que el secuestro fue su culpa, él ya la había compensado.

Rachel se dio la vuelta, sonrió y le tocó el pecho con su dedo delgado.

"Hiram Rong, ¿qué quieres decir? ¿Que te avergüenzo por ir a trabajar? O quizás te sientas avergonzado cuando me ves con otro hombre. ¿Te preocupa que te engañe?".

Mientras hablaba, seguía dibujando círculos con su dedo en su pecho. Con ese gesto, Hiram le agarró el dedo con la mano y dijo: "No olvides tu identidad ahora, eres mi esposa. Incluso si quieres ver a otros hombres, deberías esperar hasta que nos divorciamos".

"Oh no, me temo que voy a decepcionarte. No voy a volver a casa esta noche, todavía tengo miedo de que alguien me eche en medio de la noche. Además, ¿viste al hombre sentado conmigo? Es un joven apuesto y resulta que es mi tipo y no quiero extrañarlo", Rachel dijo con una sonrisa de burla. Entonces, retiró el dedo y salió del tocador.

El rostro de Hiram se oscureció al escuchar lo que le dijo.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir