MoboReader> Romances > Al Faro del Amor

   Capítulo 84 Hiram era atractivo

Al Faro del Amor By Vegetable Palabras: 9847

Updated: 2019-06-12 02:26


"Sr. Rong, eres un hombre extraordinario. Dondequiera que vayas, te conviertes en el foco de atención. Tantas mujeres corren detrás de ti. ¿Cómo puedes soportarlo?", dijo Rachel con envidia, sentada en el bar, mirando al hombre que estaba a su lado.

Rachel era invisible para las mujeres que lo deseaban. Le guiñaban el ojo descaradamente, como si ella no estuviera allí.

Con una copa de vino en la mano, Hiram llamó a Carl para que los recogiera más tarde. Luego, la miró y dijo, con sus delgados labios sonriendo con amargura: "Estando conmigo, te acostumbrarás muy pronto".

Hiram se había acostumbrado a la atención y al coqueteo. No importaba lo mucho que trataron de seducirlo, nunca había funcionado.

Rachel bebió otro vaso de vino y luego, fue al baño. Cuando regresó, se sorprendió muchísimo al ver la escena que tenía delante de sus ojos.

Vio a Hiram rodeado por un grupo de mujeres. Eran de diferentes tipos, y luchaban por tomar una copa con él. Además, Hiram no se daba cuenta de que algunas colocaban algo en su bolsillo.

Sus ojos revelaban que se le estaba agotando la paciencia. Rara vez iba a lugares tan públicos. En cambio, prefería ir directamente a una habitación privada.

"¡Cariño! ¿Puedes venir aquí, por favor? He perdido algo. Por favor, ven y ayúdame a encontrarlo. Date prisa..." Rachel trató de rescatarlo de esas mujeres. Le había hablado a gritos. Luego, se agachó y encendió la linterna de su celular. Fingía estar buscando algo.

Tan pronto como Hiram la vio, apartó a las mujeres que lo rodeaban y se dirigió directamente hacia ella.

"Cariño, he perdido mis pendientes. Por favor, ayúdame a encontrarlos, mi amor". Rachel lo miraba y hablaba nerviosamente, como si realmente los hubiera extraviado.

"¿Te has puesto pendientes, hoy? No recuerdo haberlos visto". Le preguntó Hiram mientras la agarraba por los hombros y empezaba a dirigirse hacia las escaleras. Sabía que estaba fingiendo. Mientras la llevaba arriba, dijo: "No podemos disfrutar, aquí. ¡Subamos y bebamos!"

Mientras andaban, Rachel le metió la mano en el bolsillo. Había visto como aquellas mujeres habían dejado algo allí. Y sentía curiosidad por saber qué era.

Rachel sintió algo. Lo sacó y se sorprendió al ver lo que era.

Dentro, había docenas de tarjetas de visita. Además de las impresas, también había algunas escritas a mano con información de contacto. Todas habían compartido sus nombres, direcciones y números de teléfono.

En cuanto Hiram las vio, se las arrebató a Rachel de las manos y las arrojó a la papelera más cercana. Luego, mostró su tarjeta VIP al camarero que se les acercó y dijo: "Prepara una sala privada para nosotros y asegúrate de que sea tranquila y silenciosa".

Rachel echó un vistazo a la papelera mientras acariciaba el brazo de Hiram. Preguntó: "¿Tiraste todas esas tarjetas? ¡Espero que no te arrepientes, después! Vi a algunas de esas mujeres. Eran guapísimas. ¿Por qué no...?"

o eres lascivo con las mujeres. ¿Quién es? Tengo curiosidad por saber más sobre ella. Me preocupa que tengan una relación especial. ¿Me equivoco?"

Hiram no tenía prisa por responder, pero sus ojos se movieron suavemente hacia Rachel, que estaba sentada a su lado. Aunque no dijo ni una palabra, entendió lo que quería decirle.

"Encantada de conocerte, Señor. Soy Rachel. Soy la... prometida de Hiram". Rachel se levantó mientras hablaba y se acercó a tomar una botella de vino tinto de la mano del camarero. Los corchos ya estaban abiertos, por lo que el vino se derramó enseguida.

Se sirvió dos copas, y le llevó personalmente una a Patrick. "Señor, para nuestro primer encuentro, permíteme darte la bienvenida y hacer un brindis", dijo.

Patrick tomó el vino que le había servido con una expresión de sorpresa en su rostro. Hacía un momento, cuando la había mirado, notó que le tenía un poco de miedo. Pero ahora, parecía haber desaparecido. La mujer se había recuperado muy rápidamente.

Atemorizaba a casi todas las mujeres que conocía, y algunas incluso habían comentado que parecía devorar a la gente.

"¿Oh? Es realmente una gran sorpresa para mí. Sr. Rong, ¿cuándo planeas celebrar la boda? No olvides invitarme". Le dijo Patrick a Hiram, pero mantuvo los ojos fijos en Rachel y bebió el vino de un trago.

Rachel pensaba proponerle que probara un sorbo primero, pero ahora, casi quería bebérselo de golpe también.

'Para él, el vino es como el agua', pensó.

Después de tomar su copa, se volvió hacia Hiram, sintiéndose un poco aliviada. Sabía qué había querido decirle antes. A veces, no podía parecer asustada. De lo contrario, acabaría humillando a Hiram delante de terceros.

Especialmente, frente a su rival. Hiram esperaba que su esposa pudiera enfrentarse a cualquier desafío por sí misma. No quería que su compañera fuera alguien que solo pudiera esconderse detrás de él.

Una mujer así solo se convertiría en su debilidad.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top