MoboReader> Romances > Al Faro del Amor

   Capítulo 219 El engaño a Lydia

Al Faro del Amor By Vegetable Palabras: 8520

Updated: 2019-07-11 04:21


Hiram no dejaba de recrear lo que recordaba de aquella noche una y otra vez para hallar algún detalle que se le hubiere escapado. Cuando finalmente se dio por vencido, miró su reloj y descubrió que ya era tarde, así que se levantó, tomó su abrigo y se fue a su casa.

Cuando llegó al Palacio del Tulipán, lo primero que notó fue que la luz de su habitación estaba encendida.

Se dijo: 'Es imposible, pero debo haber olvidado apagarla antes de salir'. Sin embargo, al abrir la puerta de la habitación, se sorprendió.

Rachel estaba sentada en la cama y con la computadora portátil. Al oír que la puerta se abría, levantó la vista.

"¿Regresaste?", preguntó.

Luego, bajó la cabeza y continuó escribiendo algo.

Hiram se quedó en la puerta y miró a Rachel un rato, tratando de averiguar si la escena frente a él era real o no lo era. Entonces, caminó hacia ella.

Había asumido que Rachel no regresaría a casa a menos que él pudiera encontrar evidencia para demostrar que no había tenido relaciones sexuales con Shirley. Así que su presencia ahí no solo lo sorprendió, sino que le reconfortó el corazón.

"Mi querida esposa", le dijo con suavidad y se sentó junto a ella y la abrazó con fuerza.

"No tienes que sentirte culpable. Confío en ti".

Rachel volvió la cabeza y lo miró a los ojos. Le dijo: "Solo piénsalo. Fue demasiada coincidencia que Hearst apareciera en mi habitación mientras Shirley estaba contigo. Tal vez fue por eso que ella insistió en venir a la reunión familiar con Susan, ella quería que yo te malinterpretara. Si hago lo que ella quería, simplemente estaría cayendo en su trampa".

Hiram la soltó poco a poco con ojos oscuros brillando de preocupación. Ahora, le costaría mucho contarle el resultado.

"Rachel, lo siento. Perdí la consciencia por completo anoche. Pero en tal estado, estoy seguro de que no hubiera podido tener una erección". Él respiró hondo y cerró los ojos. A pesar de saber que era imposible que hubiera tenido relaciones sexuales con Shirley, no quería mentirle a Rachel.

"Lo sé, pero ella sigue insistiendo que tuviste relaciones con ella. Así que, si tan solo dejamos que ella se haga la prueba, todo se aclarará, ¿verdad?", dijo Rachel. Si Hiram hubiera tenido relaciones sexuales con Shirley, habría rastros de su semen en ella.

Al escuchar sus palabras, él parpadeó y luego le dijo en voz baja: "El resultado de la prueba... ya salió".

Rachel cerró la computadora y dijo: "¿Ya está? Entonces, todo quedó claro ya. ¡Shirley lo tramó todo! Como es la mejor amiga de Lydia, ¡n

í que me voy. Te hablaré más tarde". Shirley se despidió con la mano, dio la vuelta y se marchó.

Cuando se había alejado unos pasos, se limpió con disgusto las partes de la ropa donde Jasper la había tocado.

'Creo que tendré que deshacerme de mi ropa de nuevo. Es un simple médico pasante, ¿cómo creerá que me gusta? ¡Qué hombre tan ingenuo y estúpido!', pensó.

Tan pronto como salió del hospital, recibió una llamada de Lydia.

No quería responder, pero tenía que hacerlo.

Ya le había cortado la llamada una vez, y si no contestaba el teléfono ahora, Lydia comenzaría a dudar de ella.

"Hola, ¿Lydia?", le dijo con dulzura y amabilidad.

Aunque Lydia estaba en Estados Unidos, ya se había enterado por otras fuentes de lo que había sucedido la noche anterior.

"Shirley, cuéntame. ¿Es cierto que tuviste sexo con Hiram anoche?", le preguntó Lydia sin ambages. Ella había tenido la corazonada de que algo malo ocurriría.

Las cosas se le estaban saliendo de control.

Desde el principio supo que a Shirley le gustaba Hiram aunque ella nunca se lo había contado. Más bien, siempre la había apoyado, haciéndola perder su desconfianza poco a poco para que la considerara una hermana.

"Lydia, ¿ya lo escuchaste? Admito que tenía algo planeado contra Rachel, pero... Me encontré después con Hiram cuando estaba ebrio, y nosotros... No lo hice a propósito. Fue Hiram. Él...".

"¡Detente, Shirley! Puedes engañar a otras personas, ¡pero a mí no!", le dijo Lydia interrumpiéndola.

"Crecí con él desde que era una niña. Si realmente fuera posible que una mujer lo sedujera cuando está ebrio, ¡ya estaría casada con él! Ningún otro hombre tiene tanta autodisciplina como Hiram".

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top