ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 21 Había una mujer llamada Emma

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7151

Actualizado: 2019-03-10 14:11


El teléfono de Luna sonó, era un mensaje de WeChat de Samuel, "Comeré con un cliente más tarde, y ve por algo de comer".

Con una dulce sonrisa, Luna respondió "De acuerdo".

Reconsideró y le envió otro mensaje de texto: "¿Volverás al bufete por la tarde?" Si él regresaba pronto, tal vez podrían salir del trabajo juntos esta noche.

Justo antes de que Samuel respondiera, algo malo sucedió: la computadora repentinamente tuvo un fallo... ¡Oh, por favor! ¡El documento de casi 10.000 palabras no se había guardado!

Luna revisó ansiosamente la computadora, preguntándose cuál era el problema.

"La Luz se había ido. Alas, ¡mejor vamos a almorzar!" Al escuchar la queja de su colega del frente, se quedó pasmada, Su teléfono sonó, pero ella no le dio importancia.

Vamos, ella no podía escribir más de 3.000 palabras por hora, realmente le costó cerca cinco horas escribir esas 10.000 palabras... en verdad tenía ganas llorar, Y aunque triste, finalmente prefirió salir a comer.

Ya en el restaurante, Luna comió algo rápido y comenzó a trabajar de nuevo.

Esta vez fue más precavida y guardó el documento cada 1.000 palabras. Cerca de las cuatro de la tarde, Jenifer, la secretaria de Catalina se acercó a Luna y le dijo: "Catalina me pidió que viniera buscara las carpetas impresas".

Luna imprimió todos los documentos que pudo terminar y se los entregó a Jenifer.

Poco tiempo después, Jenifer regresó y le dio un mensaje de Catalina: "¡Luna, estos documentos se necesitan con urgencia, y solo escribiste 10.000 palabras en un día, tienes que quedarte a trabajar horas extras!"

"Pude haber escrito más, pero la luz se fue al mediodía, no guardé lo que había escrito, así que me retrasé". Luna explicó avergonzada.

Jenifer la miró con desonfianza, "¿Se fue la luz? ¿Y por qué no se fue también en mi oficina? solo admite que no lo has terminado y ya, no vengas con excusas". Jenifer solía tener una buena impresión de Luna, pero ahora se había borrado por completo.

Luna prefirió guardar silencio. Bien, ella escribía muy lento, por lo que no debió haber ninguna excusa, simplemente trabajar horas extras.

Se reclinó en la silla y comenzó a escribir otro documento.

Ya se estaba oscureciendo, otros colegas ya se habían ido del trabajo. Catalina apagó la lámpara de su oficina y estaba a punto de irse a casa, Pero al ver que Luna todavía estaba escribiendo en la esquina, la miró con desdén y burla. ´¿Ser mi secretaria? ni hablar. ¡Ella no sabe donde se metió!´

¡Hoy tuvo que trabajar horas extras debido al apagón, mañana sufriría de otra manera!

El horario normal para salir del trabajo eran las 6 de la tarde, Luna trabajó horas extras hasta las 10 de la noche, pero había terminado únicamente dos documentos.

Se levantó para estirarse y relajar los músculos de su cuerpo, echó un vistazo a la oficina, era la única que estaba ahí trabajando horas extras.

Totalmente agotada, prefirió escribir el último documento al día siguiente, de todas maneras, ella ya había trabajado cerca de cuatro horas extras. Decidida, recogió sus cosas y salió de la oficina.

Después de tomar un taxi, ella revisó su teléfono, ¿tenía un mensaje de Samuel que no leyó en WeChat? Él no regresaría a la compañía hoy

Ni la había contactó a pesar de ella no había regresado al apartamento. ¡Probablemente él tampoco había llegado a casa todavía!

Así que ella volvió a cenar sola afuera. Camino a casa, ella quería llamar a Milanda solo para escuchar la voz de Gerardo, pero miró la hora y ya pasaban de las 11 de la noche, Milanda ya debí

a estar dormida.

Volvió a poner su telefono en el bolso, cuando de repente, un hombre y una mujer que se abrazaron cerca de su apartamento, llamaron su atención, ya que ese hombre se parecía mucho a Samuel...

Los miró por un minuto. Seguían abrazados. Ella se estremeció, y pronunció su nombre, "Samuel".

El hombre se giró al escuchar su voz, pero la mujer en sus brazos sostuvo su rostro y besó su frente.

Samuel y Emma.

Luna estaba muy segura de que eran Samuel y Emma, estaba desconsolada, y la dulzura en su corazón había desaparecido.

Ellos comenzaron a forcejear entre sí. Al final, Luna caminó junto a ellos y regresó al apartamento.

Su vida había sido tan pacífica y feliz, solo que se olvidó por completo de que había una mujer llamada Emma.

Abrió la ventana del balcón, en la planta baja, parecía que Samuel y Emma seguían discutiendo.

Ella no quizo seguir mirándolos, así que tomó su pijama y se fue al baño.

Cuando Luna salió del baño, Samuel se había quitado el abrigo y estaba recostado sobre la cama.

Ella se sentó justo frente al tocador, se quitó la toalla y comenzó a aplicarse productos para el cuidado de la piel, No preguntó ni dijo nada. Su silencio hizo que Samuel se sintiera un poco irritado y culpable.

Luna normalmente estaría cerca de dos o tres minutos aplicándose productos para el cuidado de la piel, pero esta noche tardó casi diez minutos.

Ella no sabía cómo enfrentar a Samuel, lo único que realmente deseaba era escapar e ir a la cama después de que él fuera al baño, Sin embargo, Samuel no hizo nada para levantarse.

Al ver eso, ella fue directamente a la cama, ignorándolo. Justo después de que se cubriera con la sábana y se disponía a dormir, Samuel se acercó a ella.

Tenía un fuerte olor a alcohol y un toque de tabaco.

Samuel deslizó su brazo sobre su cintura y besó su rostro. Parecía querer más...

"Ha sido un día difícil, estoy muy cansada." Lo rechazó gentilmente.

Samuel se detuvo un momento, la miró mientras ella mantenía los ojos cerrados y explicó: "Emma bebió mucho, no volverá a suceder".

¿Ella bebió demasiado? ¿No bebió él también? Si no los hubiera atrapado en el momento, ¿qué hubiera pasado?

"Oh, ya lo veo." Su voz era la misma de siempre, cosa que ni siquiera revelaba sus sentimientos. Esto puso muy nervioso a Samuel.

Se levantó de la cama, tomó su pijama y entró en el baño.

La puerta del baño estaba cerrada, mientras, las lágrimas de Luna cayeron sobre la almohada.

Cuando Samuel salió del baño, ella todavía estaba en esa posición. Samuel la rodeó con sus brazos, y esta vez, ella no lo rechazó.

A la mañana siguiente, cuando sonó el despertador de Luna, Samuel ya estaba vestido y justo salía de la habitación de guardarropa.

"Primero iré a desayunar, y nos vamos juntos al trabajo." Él se haría un tiempo para comprarle un coche.

Luna asintió y Samuel salió de la habitación.

Luna seguía muy triste por lo que vio la noche anterior, así que casi no dijeron nada en todo el camino.

Samuel se sintía tan culpable como Luna deprimida, él quería salir temprano del trabajo esta noche y llevarla a cenar para hacerle olvidar lo que había visto.

Al ver a Luna en el piso 23, Jenifer dijo: "Luna, Catalina te está buscando".

A pesar de que Jenifer también sabía que Luna era la esposa de Samuel, Catalina dijo que solo era "la otra mujer". ¿Se quedó embarazada para atrapar a Samuel? Y lo alejó de Emma, prima de Catalina, por lo que no era digna de ser respetada.

Jenifer rápidamente divulgó eso por toda la compañía.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir