ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 34 Necesito un heredero una vez que me case

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 8367

Actualizado: 2019-03-15 10:30


Luna abrazó su cintura con fuerza y asintió: "Samuel, estaremos bien. Necesitamos ver a nuestro hijo ahora." Ella también se estaba consolando.

"Por supuesto, no permitiré que nada te pase." Le dio unas palmadas suaves en la espalda. Luna comenzó a respirar normal en la oscuridad, después del pánico inicial.

Muy pronto, escucharon algunos ruidos que venían de arriba. "¡Alguien viene! ¡No te preocupes, nos van a rescatar!." Ya se sentía mucho mejor y, sin embargo, Samuel todavía la consolaba. Este comportamiento la conmovió profundamente y tenía ganas de llorar.

Después de varios pitidos, la luz volvió a encenderse. ¿El ascensor estaba iluminado otra vez?

Samuel bajó la cabeza y miró a la mujer de rostro pálido entre sus brazos. Su vulnerabilidad le dio pena.

Secó las lágrimas de su rostro. En ese momento, el ascensor se movió repentinamente de nuevo. Subió y finalmente volvió a la normalidad. Se detuvo en el piso veintiséis.

Luna estaba tan asustada que sintió que sus piernas pesaban toneladas. Samuel la levantó y la sacó del ascensor.

Después de lo que había pasado esta noche, la prioridad de Samuel era presentar una demanda contra la administración de la propiedad. Lo siguiente en su agenda fue mudarse a una mansión.

Piso veintiséis

Fuera del ascensor, estaba el gerente general del edificio. Se acercó al lugar y se subió al otro ascensor en el momento en que se enteró del incidente. Tan pronto como vio a Samuel, se disculpó repetidas veces: "Lo siento, Señor Shao. Lo siento por los problemas causados. Fue, seguramente, un momento muy aterrador para usted." Este Señor Shao era un famoso abogado, conocido como el "Gran Arma" dentro de la profesión. Debía hacer todo lo posible para calmarlo. Si presentara una demanda en su contra, ese sería el final de su carrera en administración.

"¿Yo, asustado? No, yo no. Mi querida esposa es la que se asustó mucho".

Samuel hizo una pausa y respondió: "Presioné el botón de llamada de emergencia. Lo hice una docena de veces antes de que alguien me respondiera. ¡Te veré en los juzgados!". Después de decir estas palabras, ignoró la explicación y las disculpas del gerente. Caminó directamente hacia la puerta de su apartamento. Escaneó su huella dactilar y luego entró en el apartamento.

Llevó a Luna a la gran cama del dormitorio y se sentó a su lado. Apartó su flequillo a un lado y le dijo suavemente: "Todo está bien ahora. Ya estamos en casa".

Luna extendió sus manos y lo abrazó alrededor de su c

¿No sería porque tuviste tantos accidentes en tus cirugías que las familias de los pacientes te persiguen?" Dijo con un tono deliberadamente sarcástico.

Chuck era conocido como un médico profesional, de primera categoría, dentro de la profesión. No podía tener accidentes médicos. Mucho menos, ser perseguido por las familias de los pacientes.

A los ojos de Daisy, todos los demás médicos eran ángeles. ¡Pero este Chuck era absolutamente un demonio!

Chuck guardó el teléfono en el bolsillo, se apoyó en la cómoda y dijo: "Necesito un heredero una vez que me case."

Lo dijo muy claro, pero Daisy todavía estaba confundida. "¿Qué tiene que ver eso conmigo?" ¿Estaba tratando de decir que...?

"Mi heredero debe nacer de mi esposa legal, legítima." Usó las palabras: legítima, legal... solo para provocarla. Esto fue para dejarle claro que, si no se comportaba, él siempre podría encontrar otra mujer obediente.

A Daisy le divertían las palabras de Chuck. ¿Quién se creía que era? ¿Por qué debía hacer lo que él decía? Su rudeza era dominante.

No se amaban, pero bien, podrían fingir que se respetaban y se llevaban bien. ¿Pero tener un hijo con él? "Estás loco." ¡Eso jamás sucedería!

Sorprendentemente, Chuck esta vez no estaba enojado. Él ignoró su exclamación y continuó: "No me importa si es un niño o una niña. Le transmitiría mis habilidades y mis conocimientos. ¿No deberías estar loca de alegría ya?".

Daisy estaba completamente sin palabras. ¿Qué problema tiene este hombre narcisista? "Tal vez a muchas mujeres les importa tu dinero y tus extraordinarias habilidades médicas, ¡pero a mí, no!" Literalmente, gritó las últimas palabras.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir