ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 56 Comprometida

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 6176

Actualizado: 2019-03-24 00:21


"Entonces, Daisy, ¿me ocultaste esto?". La frialdad en sus palabras asombró a las dos damas que estaban en la habitación.

Cuando ella mencionó eso, todo volvió a Daisy.

Ella no estaba de acuerdo con lo que Chuck dijo. "Chuck, fuiste tú quien me obligó a casarme contigo".

"Si me hubieras dicho que ya estabas comprometida, no te habría obligado". ¿Creía que le impondría su voluntad? El abuelo fue quien la obligó, no él.

Ante esa situación, Rosy fue hacia Chuck y le dijo: "No te enojes. Mi hermana me dijo una vez que eres muy rico y que no te dejaría".

...

Esto era una mentira. Ella estaba acostumbrada a decir mentiras. Es su naturaleza.

Miró la cara extremadamente seria de Chuck, Daisy arrastró a Rosy por la espalda. La echó de la habitación e ignoró sus gritos histéricos.

El dolor era insoportable y Rosy miró hacia la puerta que se cerró bruscamente.

Casi dos minutos después, se levantó con la ayuda de un camarero. Se frotó el trasero y entró en el ascensor.

En la habitación, Daisy se limpiaba la ropa como si tuviera algo sucio.

Luego, se dio la vuelta hacia el hombre que la miraba con mucha atención. Parecía enojado y Daisy no se atrevió a decir ni una palabra en ese momento.

"Me engañaste. Estoy atrapado. ¡Bien hecho, Daisy!" Escuchó su voz fría y Daisy sintió miedo y retrocedió.

Respiró hondo y dijo: "Chuck, eres muy estúpido si crees lo que dijo".

Él se levantó del sofá y se dirigió lentamente hacia ella. Había un halo de oscuridad en sus ojos.

Daisy apretó los puños para protegerse.

Sin embargo, ella no era muy fuerte, Chuck sostuvo sus puños y la arrojó sobre la cama.

"Me duele." Aunque el colchón era suave, Daisy sintió mucho dolor por el bolso que llevaba en su espalda.

Se frotó la espalda y tuvo miedo del hombre que tenía delante.

Chuck ya estaba de pie, jun

miró alrededor de la cafetería y entró.

"¡Buenos días! ¿Qué va a tomar?". El camarero le preguntó y tomó su pedido. Emma señaló al azar un café en el menú y el camarero se fue.

Miró al hombre de mediana edad que tenía delante y le dijo: "¿Dónde está?".

Simplemente respondió: "Un millón por la versión original".

"¿Un millón?". Emma se alarmó de repente. "¡Me estás robando!". Ni toda su propiedad junta valía un millón y quizá necesitaría un préstamo si fuera así.

"Bueno, invertí mucho dinero aquí. Además, con todo el personal, valdrá la pena". Él se sentó en el sofá de una manera relajada. No estaba preocupado por nada.

Pero Emma se colocó la mano en la frente y acarició su pelo con ansiedad. Para deshacerse de Luna, haría cualquier cosa. "¡De acuerdo! Dame lo que te pedí ahora mismo y tendrás tu dinero".

"¿Ahora mismo? ¿Crees que soy tan estúpido?". Si le daba esa información, ¿cómo se aseguraría del dinero?

Emma tuvo que negociar. "Muéstrame el vídeo al menos. Si es verdad, te daré todo el dinero".

Le trajeron el café pero Emma estaba tan emocionada que no tomó ni un sorbo. Lo dejó a un lado y notó que el hombre sacaba su teléfono.

Lo cambió al modo silencioso y le mostró el vídeo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir