ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 69 Debe recuperar el amor de Samuel

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7188

Actualizado: 2019-03-29 00:11


Adrián se acercó a Luna, jugó un poco con Gerardo en sus brazos. "Luna, piensa sólo en el funeral de tus padres. No te preocupes por la empresa. Puedes ir a trabajar en cualquier momento".

"Mi esposa no va a ir a trabajar. Tomaremos este tiempo como un trabajo voluntario", dijo Samuel. Estaba saludando a los invitados en la entrada principal. Cuando escuchó que Adrián ya estaba aquí, Samuel se preguntó cuándo había entrado en la casa. ¿Por qué no lo había visto entrar?

Mirando a Samuel, Luna dijo un poco avergonzada: "Gracias, señor Su. Volveré al trabajo en breve, después de este tiempo". Samuel estuvo a punto de divorciarse de ella. Si se divorciaban, ella tenía que trabajar para poder vivir independientemente. Por lo tanto, no debía tomarse este trabajo a la ligera.

Samuel se acercó a ella y le quitó a Gerardo de los brazos, luego miró a su hijo y le dijo: "Cariño, sé que te sientes mal. Sé buena. Te cuidaré de ti y de nuestro hijo".

La gente entraba y salía de la sala de luto, observando la situación que estaba aconteciendo con ojos curiosos. ¿No eran estas tres personas los principales protagonistas de los últimos chismes que circulaban?

Luna no estaba de humor para discutir o pelear con Samuel, simplemente respondió, "Señor Su, hablaremos luego".

"Vale". Adrián se fue pronto después de decirles adiós.

Durante todo ese tiempo, parecía haber mucho escándalo fuera. Los recién llegados eran Jorge, Lola, Chuck y Daisy.

Leandro entró con ellos. Lola abrazó a Luna, que estaba muy pálida, y dijo: "Luna, todo va a ir bien".

Daisy también se acercó a ella y le dijo: "Luna, no estés triste".

Su consuelo hizo que los ojos de Luna se pusieran rojos con lágrimas.

Samuel sacó el pañuelo de su bolsillo y secó sus lágrimas: "No llores". Luna había estado llorando durante todos esos días. Él realmente se preguntó si esta mujer estaba hecha de agua.

Luna tomó el pañuelo de su mano y asintió con la cabeza. El destino es tan impredecible como el tiempo. Aunque ella sabía eso, pero no es realmente fácil afrontar la realidad.

Las cuatro personas se inclinaron ante el retrato de Ricardo y Jenny, y

Tenía que ir a la empresa lo antes posible: "No, gracias. Tengo prisa. Sírvete tú misma". Luego besó a Gerardo y salió de la villa a toda prisa.

Luna miró el huevo en forma de corazón en el plato, sus ojos se pusieron rojos y se llenaron de lágrimas. Volvió a poner la leche en la nevera y se comió el huevo frito.

Se aburría en casa por la mañana y decidió ir con su hijo al centro comercial y comprar algunas cosas que necesitaba en la casa.

Centro comercial SLD.

Luna estacionó su auto y entró al centro comercial con su hijo en sus brazos.

Planta 1 del centro comercial.

Dos mujeres con tacones altos caminaban hacia la boutique: "Catalina, ¿acaso eres una niña? ¿Por qué tienes que pedirme que vaya de compras contigo?" Emma fue llevada a una boutique, pareciendo completamente contrariada.

"Tengo que ir a la empresa pronto, pero no tardaré mucho". Catalina vio un llavero azul celeste que tenía un delfín de cristal con diamantes.

Estiró el brazo derecho para alcanzarlo, pero el llavero de repente fue sacado por otra persona.

Volvió la cabeza y vio a una persona que le era familiar. ¡La mujer con un abrigo de lana blanco y sosteniendo a un bebé era Luna! Catalina y su hermana la miraron con desprecio. ¡El mundo es un pañuelo!

"Señorita Bo, ¡que coincidencia!", dijo Catalina con tono burlón.

Luna miró a las dos primas con indiferencia y evitó hablar con ellas porque estaba de mal humor.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir