ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 93 Triángulo amoroso.

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 8516

Actualizado: 2019-04-04 00:20


De hecho, el dinero nunca fue un problema para ellos.

Tanto Jorge como Samuel eran acaudalados, por lo que no tendrían ningún problema en el futuro.

"Ya que mi esposo es rico, ¿debería hacer uso de su dinero y tener varios amantes por diversión?". Lola comentó y la sala estalló en risas. El ambiente finalmente se hizo ligero y alegre. Luna le dio a Daniel un juguete de fresa que estaba a su lado, pero él lo arrojó con una mirada de disgusto en su rostro.

Luna se sorprendió por el movimiento repentino del chico y pensó que era bastante distante.

"Estoy de acuerdo", afirmó Jorge.

"Ya que estamos planeando el futuro de nuestros hijos, ¿quizás puedo tener una hija con algún hombre, y de mayor podrá casarse con Daniel?". Comentó Luna, sosteniendo a Daniel firmemente en sus brazos.

Samuel miró a Luna, con un brillo malvado en sus ojos. Luna miró a Samuel, y su cuerpo se hundió visiblemente en el sofá como para esconderse de él. Ella sabía muy bien lo que esa mirada simbolizaba: "el castigo".

Lola notó esta interacción y se acercó a Luna. "¿Qué pasa? ¿Por qué él te está mirando así? ¿Está todo bien?". Ella quería averiguar lo que estaba pasando. Las miradas entre esos dos le despertaron las curiosidades.

Con Gerardo en sus brazos, Samuel se puso de pie y puso a Daniel en los brazos de Lola. Luego colocó a su hijo en los brazos de Luna. Tomó a Luna por el codo y la hizo ponerse de pie.

"Gracias por cuidar de mi esposa y mi hijo en estos últimos días. Nos iremos a casa ahora". Con eso, caminaron hacia el auto de Samuel.

Lola estaba a punto de objetar pero Jorge levantó la mano para detenerla. Lola sucumbió y los acompañó a su auto. De pie junto a la puerta principal, Jorge, Lola y sus hijos miraban mientras Samuel y su familia entraban al auto. Luna miró a Lola y dijo: "Te llamo mañana. Gracias."

"¡Está bien! Eres más que bienvenida a venir aquí si lo deseas. Mi puerta siempre está abierta". Después de decir esas palabras, Lola los despidió.

Luna bajó la ventanilla y respondió. "¡Por supuesto! Adiós".

"¡Adiós!". dijo Lola.

Ambos esposos estaban enojados con esta escena, Samuel más que Jorge.

Les molestaba el hecho de que sus esposas sean más cercanas entre ellas que con ellos.

Media hora más tarde, llegaron a la casa vieja.

Al ver a Luna y Gerardo, Milanda corrió hacia la puerta para darles la bienvenida a casa.

"Finalmente habéis regresado. Oh, cuánto os he extrañado, ven aquí vosotros dos". Milanda los abrazó a ambos. Tomó a Gerardo en sus brazos y se dirigió a la

ra nada a su suegra y esperaba que se divorciaran lo antes posible.

Cuando sonó su teléfono, Samuel no le prestó atención. Pero seguía sonando. Sostuvo a Luna con un brazo y sacó su teléfono con el otro. "Dime". Finalmente contestó el teléfono con una voz impaciente.

Aprovechando esta oportunidad, Luna se libró de Samuel y retrocedió un par de pasos, quiso escapar de nuevo.

"¿Un accidente de auto?". Él no habló en voz alta, pero Luna podía oírlo. Inmediatamente, la ira de ella se disipó.

"Llama a Catalina, su prima, esto no tiene nada que ver conmigo. No es asunto mío". Sus ojos se encontraron y Luna finalmente pudo en su mirada su amor por Emma.

La llovizna se convirtió en lluvia intensa y por azares del destino, el teléfono de Luna también comenzó a sonar.

Ella miró a Samuel discretamente. "Voy ahora mismo". Respondió a la otra persona en la línea y colgó su teléfono.

Samuel caminó hacia Luna. "Espérame en casa, necesito ir al hospital ahora. Mi... amigo ha tenido un accidente y no pueden comunicarse con ninguno de los miembros de su familia. Por favor Luna. No te vayas de nuevo. Espérame".

La lluvia empapó a los dos. Luna extendió la mano y tocó suavemente la mejilla de Samuel. Se acercó a él y le preguntó.

"Es Emma, ¿verdad?". La expresión de Samuel cambió, estaba angustiado.

Para este momento, ella estaba dispuesta a dejar de lado su orgullo y ego y mirar más allá. Podía ver a Samuel sufrir.

De hecho, Luna sabía que él escondía sus emociones cuando se trataba de Emma. Sus temores se habían hecho realidad.

Luna podía ver claramente cómo él todavía amaba a Emma. Y el hecho de que ella estuviera en un hospital le dolía profundamente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir