ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 106 Los juegos de los celos.

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 8206

Actualizado: 2019-04-06 03:51


"Puedes estar con Emma o Catalina, la que quieras. Y puedes tener otra docena de niños con ellas tanto como quieras. Si puedes dejarme la custodia de Gerardo, te prometo que no le buscaré ningún padrastro... Mira, Samuel. Todo fue mi culpa en ese entonces y me disculpo. Sé que estaba equivocada, y no debería haberte forzado. Puedes dejarnos ir... a Gerardo y a mí..."

A Samuel le pareció que todo lo que a Luna le importaba era Gerardo. Todo lo que ella dijo e hizo era por Gerardo y no por él.

"¿No sabes que estoy realmente molesto?" Él la interrumpió rogando fríamente.

Luna se quedó sin habla.

¡Todo lo que acababa de decir no significó nada para él! Luna le respondió airadamente, "¿Molesto? Entonces, ¿por qué te molestas en llamarme, señor Shao?" En realidad, no se habían visto en mucho tiempo. Luna no pudo evitar preguntarse si alguna vez la extrañó durante estos días...

Pero pronto supo que la idea era demasiado tonta. Debe ser muy engreída para pensar que alguna vez la extrañaría.

"Estoy molesto porque mi esposa es una mujer tan descarriada e impredecible". Ciertamente, no era fácil ser el marido de Luna.

¿Qué quiso decir cuando dijo que no la involucre? ¿Y que ella era ya "vieja"? Si ella fuera una vieja, entonces no existiría otra criatura joven y hermosa en el mundo.

Luna se giró sobre la cama para mirar a Gerardo. Al ver a su hijo con ternura, Luna bajó la voz y dijo: "Sr. Shao, ¿es divertido andar con rodeos de esta manera?"

Samuel enarcó las cejas y le dio una respuesta con un doble significado: "Absolutamente. Te mostraré personalmente lo que es andar con 'rodeos'".

¿Qué diablos? ¿Para mostrarle personalmente?

¿Por qué esas tres palabras sonaban realmente atractivas saliendo de su boca?

Rodeos... "Samuel, ¡eres un idiota!" La cara de Luna se puso roja de repente por vergüenza.

¡Nunca quiso decirlo con ese sentido!

"¿Qué está pasando aquí?" Samuel parecía estar totalmente confundido acerca de su repentina acusación.

"Yo... Tú..." Luna dudó por un momento y luego dejó el tema y continuó, "¡Adiós!"

Sin embargo, Samuel comentó debajo de su respuesta más tarde y dijo: "Eres la mujer más hermosa del mundo". Pero solo Samuel sabía el verdadero significado del comentario.

Al decir que era hermosa, en realidad se refería a ese momento íntimo muy especial.

Aunque las cosas no funcionaron como ella quería, Luna se sintió mucho mejor después de hablar con Samuel.

Y

de cerrar los ojos y reclinarse en el sofá, Samuel dijo: "¿Qué? ¿Estás celosa?"

Al escuchar claramente las burlas en su tono, Luna se quedó en blanco por un momento. Tenía razón al respecto. Estaba celosa.

Samuel sabía cuánto le gustaba a ella después de todo. Luna no vio ningún sentido en ocultarle sus sentimientos. Así que admitió: "Bien, estoy celosa. ¿Tienes algún problema? Si te molesta entonces cuelga".

Samuel estaba obviamente complacido con su confesión. "¿Problema? Luna, no sabes ni la mitad de eso". Él le daría a Luna probar su propia medicina.

¡Divorcio, en tus sueños! Eso nunca iba a suceder, no hasta que él se hubiera cansado de ella.

Tratando de mantenerse lo más calmada posible, Luna dijo: "Sr. Shao, como abogado, ¿conoces las consecuencias de la difamación?" Ella no tenía que recordárselo.

"¿Tratas de defenderte con las leyes ahora? ¿No sabes que ya estabas condenada en el segundo que apareciste en mi habitación el año pasado?" Luna nunca se saldría con la suya si él usara eso en su contra.

Luna se calló de inmediato cuando él mencionó eso.

Entonces murmuró: "¿Por qué aferrarse a eso? Yo fui quien arriesgó todo, y claramente no tenías nada que perder..."

Ella realmente lo decía en serio. Y esa fue su primera vez con un hombre.

Samuel trató de decir algo, pero Luna se apresuró a interrumpir, "No importa eso. Ahora volvamos al asunto real. Me has puesto celosa. Entonces, ¿qué tal si a cambio te pongo celoso?" Ella jugaría también si eso era lo que él quería, pero no con sus reglas. ¡Haría su propio juego!

Samuel estaba claramente irritado por su amenaza al final.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir