ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 114 Nada más que pesadillas

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7588

Actualizado: 2019-04-08 21:34


Samuel se detuvo por completo. Después de un largo rato, asintió, "¡Exacto!"

Luna se mordió el labio inferior con fuerza. Este hombre era demasiado descarado. "Señor Shao me has sido infiel, voy a demandarte en la corte!" Si usaba lo que sabía sobre él en su contra, obtendría la custodia completa de su hijo.

¡Sí, ella iba a utilizar esto! Luna se sorprendió de repente con una idea tan brillante.

Después de arreglar su ropa, Samuel caminó hacia Luna. Ella ya se había sentado, pero él se acercó tanto que la obligó a acostarse de nuevo.

"Señora Shao, puede demandarme cuando quiera". Mientras se apoyaba con una mano en la cama, Samuel usó la otra mano para sacar su billetera del bolsillo. Sacó una tarjeta bancaria.

Puso la tarjeta en la mesita de noche que estaba junto a ella y dijo: "No existe un límite en la cantidad de dinero que puedes gastar con esta tarjeta. Es suficiente para que presentes una cantidad ilimitada de demandas, tómalo".

Y después de lanzarle una mira con desdén, se alejó.

Su indiferencia volvía loca a Luna. Realmente quería patearlo una vez más. ¡Qué presumido! ¿Se cree invencible en el ámbito legal?

Esta mañana Luna se había despertado y se sintió mucho más cómoda que ayer. Tomó una ducha rápidamente y bajó las escaleras.

En la planta baja, la familia ya estaba desayunando. Samuel se levantó de la mesa, acababa de terminar su comida cuando Luna apareció.

Se dirigía hacia la puerta de la sala después de darle un beso a su hijo cuando cambió de dirección.

A pesar de las miradas sorprendidas de su familia, tomó a Luna en sus brazos y le dio un largo beso antes de alejarse.

Se fue, y dejó a Luna sola y avergonzada con tres ancianos aturdidos...

En la revista Channel.

Cerca del mediodía, muchos colegas se fueron al restaurante.

Emma llevaba un suéter azul marino, y seguía trabajando duro en su oficina de editora ejecutiva.

Al recoger algunas de las carpetas, presionó la línea interna de la asistente en el intercomunicador y dijo: "Ven y envía el plan de co-producción de este actor a la oficina del presidente, gracias". Inmediatamente colgó y siguió trabajando con la cabeza agachada.

Después de un minuto, una mujer entró. Tomó la carpeta de Emma y se fue.

"Ah, y dile al p

to.

"Emma, ¿eres una idiota? ¿Cómo puedes rechazar tanto dinero?" Después de arrebatarle el cheque a Eric, quien todavía no lo había tomado, Jesica se levantó y salió corriendo.

Emma se sintió agotada al verla huir.

"Emma, no te lo tomes demasiado en serio". Eric se acercó a ella, mirándola con afecto.

Molesta, Emma se sintió abatida y le gritó a Eric: "No conoces a mi madre. ¡Me ha pedido dinero demasiadas veces! ¡Es una vividora!"

Eric miró su impotencia con angustia.

A pesar de que luchaba, él la sostuvo en sus brazos, "Emma, no estés triste". Apretó sus brazos alrededor de Emma. No podía evitar querer abrazarla más fuerte.

Extrañaba su cuerpo y su esencia. La extrañaba desesperadamente.

"Déjame, Eric. ¡Déjame!" El cuerpo de Emma comenzó a temblar de nuevo, y Eric la soltó de mala gana.

Dio un paso atrás y sacó una chequera de su bolsillo. Arrancó una hoja en blanco y se la entregó.

"Emma, puedes escribir la cantidad que quieras en el cheque". Emma estaba sorprendida por su riqueza. Dejó de temblar.

Sabía que todas las personas relacionadas con Samuel eran ricas, pero no se había dado cuenta de que Eric también lo era.

"¡No! ¡No puedo aceptar esto!" Sabía que Eric sentía una fuerte atracción por ella, pero no le gustaba para nada.

¡Lo único que Eric le provocaba eran pesadillas!

Por ejemplo, justo ahora le estaba entregando un cheque ilimitado. Cuando ella estaba todavía dudando, él la tomó en sus brazos y no le dio ni la oportunidad de negarse.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir