ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 123 Le debo a mi esposa una disculpa

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7528

Actualizado: 2019-04-10 08:45


La escena ante él hizo que Samuel se levantara de golpe.

"¡Luna, Luna!" Corrió hacia ella y la tomó en sus brazos. El aliento de Samuel estaba lleno de olor a alcohol, lo que hizo que ella se estremeciera.

Lo apartó y le dio una patada a Catalina en la pierna. "¡Catalina, vamos a resolver esto hoy!"

Catalina cubrió su pierna herida con sus manos, ignorando lo que Luna estaba diciendo.

Con lágrimas en los ojos y el cabello ligeramente desordenado, Catalina se sentó en el suelo y miró a Samuel, "Señor Shao, ¿por qué me tratas así? ¡Tú eres el que me obligó a venir a la sala contigo!" Ella no pretendía ocultar su dolor ni su resentimiento.

Poniendo la mano sobre su frente, justo en ese momento Samuel recordó lo que había sucedido. Pensó que había visto a Luna y, por lo tanto, la atrajo dentro de la sala. ¿Pero por qué Luna se había convertido en Catalina? Estaba confundido.

A Luna no le importaba quién había llevado a quién dentro de la sala ni tampoco quién había dado el primer paso, lo que había visto era a esa mujer, tumbada encima de su marido, y resultaba que ahora actuaba como si fuera inocente. ¿Tan estúpida pensaba Catalina que era Luna para creerla?

"Catalina, anteayer por la noche, fui drogada y secuestrada. ¿Quién lo hizo? ¿Tú o Emma?" Luna le preguntó a Catalina. Ella creía que una de las dos era la responsable de haber organizado el crimen en su contra esa noche.

Samuel frunció el ceño cuando escuchó lo que Luna decía. No creía que Catalina estuviera involucrada ya que ella estaba con él en Corea esa noche.

"¿Estás loca? ¡Tú eres la que está siendo irracional! Estaba con el señor Shao en Corea esa noche. ¿Cómo podía drogarte y secuestrarte cuando estaba a miles de kilómetros de distancia?" Dijo Catalina enojada. Estaba secretamente orgullosa de su actuación.

Ella casi se creía a sí misma en ese momento.

¿Por qué Samuel no le dijo que Catalina estaba con él en el viaje de negocios de Corea? Se preguntó Luna. Luna miró a Samuel, que estaba claramente con los pensamientos en su propio mundo.

"Catalina, eres irrespetuosa y siempre estás seduciendo a mi esposo una y otra vez, vez tras vez. Hoy te lo voy a hacer pagar". Tiró el bolso que Samuel le había comprado sobre la cama gra

la oficina.

Perdida en sus pensamientos profundos, fue al ascensor sin darse cuenta de que Anna le estaba hablando.

Fue gracioso pensar en cómo se comportó Samuel. Se echó a reír.

"Luna, ¿por qué te ríes?" La repentina voz hizo que Luna volviera a la realidad.

Unos segundos después, Luna se dio cuenta de que Anna le estaba hablando.

Agarrándola de la mano, Anna la llevó a un lugar bastante tranquilo y quiso preguntarle qué le había sucedido en los últimos días.

Dentro de la sala.

El hecho de no poder tener sexo con Luna le hizo sentir rabia y disgusto. Se dio la vuelta en la cama. ¡Luna! Parecía tener una relación de amor-odio con su esposa.

Estaba a punto de tener un orgasmo cuando ella lo mordió y se escapó.

Estaba bastante enojado.

Él obligaría a Luna a compensarle por la noche y podría hacer lo que quisiera.

Desconocía el hecho de que Luna todavía estaba en su compañía. Si no, la encontraría y la arrastraría a su oficina de nuevo.

Por la ventana.

Anna miró a Luna con preocupación. Parecía que no le había pasado nada porque estaba muy contenta.

"¿Qué pasa Anna?" Luna preguntó primero porque notaba que algo le preocupaba.

Anna era una mujer tan buena que si el hermano de Luna no conseguía conquistarla, se arrepentiría de por vida.

"¿Qué te ha pasado en los últimos días?" Anna habló al fin de lo que le preocupaba, esperando que su pregunta no molestara a Luna.

¿Qué ha pasado? Luna miró a Anna con curiosidad, "¿Cómo lo sabes?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir