ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 132 Camino a la fama

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7442

Actualizado: 2019-04-12 02:00


"¡Muy bien! Lo que vosotros dos necesitáis hacer es estudiar mucho. No necesitáis preocuparos por ganar dinero ahora. Mamá Daisy y yo ganaremos suficiente dinero para todos nosotros, ¿entendido?"

Ellos sabían que sus dos mamás ganarían dinero más que suficiente para cuidarlos a todos. Lo que querían era que simplemente que no estuvieran tan cansadas.

"¡Muy bien, mis niños! Ahora os contaré una buena noticia".

Luna estaba pensando en Gerardo, lo que la hizo sonreír.

"Tu hermano mayor Gerardo vendrá a Los Ángeles dentro de tres días".

"¡Wow, mi querido hermano mayor Gerardo vendrá a verme!"

Tanto Gonzalo como Irene exclamaron al unísono.

... Luna se asombró por su acuerdo tácito. Aunque tenían padres diferentes, se entendían bastante bien.

"Así que, ahora necesitáis ir a la escuela y yo tengo que regresar al trabajo. Mamá Daisy dormirá con vosotros esta noche". Luna estaba demasiado ocupada para encargarse de todo esto ella sola.

"¡Bueno! ¡Adiós, mamá!" Irene le dio un beso en la mejilla a Luna.

"Mamá Luna, cuídate, ¿de acuerdo?" En lugar de besar a Luna como un niño inocente, Gonzalo le dijo a su madre que tuviera cuidado. Esto la hizo sonreír.

El clima era muy sofocante fuera de la casa.

Luna volvió a su Bugatti Veyron y regresó al lugar donde estaba filmando la película.

Hace cuatro años, Daisy y ella se escaparon del país C hacia Francia en el avión privado de un amigo.

Daisy sabía que Luna estaba embarazada, por lo que decidió comenzar a ganar dinero por su cuenta.

Pero desafortunadamente, Daisy se dio cuenta que también estaba embarazada después de trabajar durante dos meses.

Las dos mujeres embarazadas no sabían qué hacer. Así que finalmente recurrieron a pedirle ayuda a Leandro y, a su vez, él les ofreció puestos de trabajo.

Inicialmente, Leandro quería ayudarlas financieramente hasta que sus hijos fueran a la guardería.

Pero ellas no estuvieron de acuerdo con su idea. Finalmente, Leandro abrió una florería y les permitió trabajar para él.

De esta manera, las dos mujeres embarazadas sobrevivieron con éxito en Francia.

Luna comenzó a hacer videollamadas con Milanda y Gerardo sin la aprobación ni el conocimiento de Samuel. Poco a p

"Tal vez Luna y Daisy se escaparon juntas." Hace cuatro años, Daisy desapareció junto con Luna y Chuck dudaba que hubieran huido juntas. Pero a medida que pasaban los años, comenzó a reconsiderar esa posibilidad.

Samuel miró la pantalla y no dijo nada. Todavía estaba furioso.

"Samuel, viajaré a América. ¿Y tú, te vienes?"

"¡Nunca iré a América para buscar a esa mujer!" Él respondió furioso.

Se habían divorciado, ella sólo era su ex esposa.

"Está bien, volveré antes del día de tu boda". Chuck reflexionó.

Como a menudo iban a beber juntos en aquellos años en que sus mujeres se los habían dejado, a Samuel le gustaba referirse a Luna como "esa mujer".

Chuck sabía con certeza que estas dos palabras lo usaba para referirse a su ex esposa, Luna.

Finalmente Samuel cerró el video publicitario y encendió otro cigarro. "Te llamaré con antelación".

"Muy bien."

Samuel colgó el teléfono, sus pensamientos vagaban.

En Los Ángeles.

Luna llevaba ropa deportiva negra y un par de zapatos blancos. Su rostro escondía tras unas gafas de sol y una mascarilla.

Sosteniendo a Irene y Gonzalo en cada brazo, apareció en el aeropuerto.

Dos niños chinos lindos atrajeron mucha atención.

Luna encontró a Milanda y Gerardo entre la multitud.

Ella gritó de alegría. Gerardo había crecido tanto que ya no parecía un niño de cinco años.

"¡Abuela!" Luna abrazó a Milanda, que parecía más mayor esta vez. Luna se sintió abrumada por el sentido de culpa.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir