ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 145 Enseñarle a Amber una lección

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7593

Actualizado: 2019-04-14 09:37


Amber fulminó a Luna con la mirada.

Después de haber estado desconcertada durante varios minutos, Luna finalmente se dio cuenta de lo que estaba pasando.

¡La estaban inculpando!

Efectivamente, el hombre puso sus ojos en Luna. "Luna, habla con el director y aboga por mí, por favor. El dinero que me diste es mucho menos que el salario de mis dos meses de trabajo. Me quedaré en la calle si me despiden..."

Al oír lo que dijo el hombre, Amber se levantó de la silla, caminó hacia Luna y la abofeteó.

"Luna, ¿por qué hiciste esto, eh?" Aunque estaba enojada, la voz de Amber seguía siendo bastante coqueta.

A estas alturas, todos en el lugar ya se habían reunido alrededor de ellas y se quedaron sin aliento cuando vieron que Amber abofeteó a Luna.

"Srta. Amber, fue Luna quien me pidió que cambiara la espada de utilería por una real. Desde hace mucho tiempo que usted no le agrada".

Amber era una gran estrella y las personas de su edad sentían mucho respeto por ella.

La gente comenzó a murmurar entre ellos sobre lo que el hombre había dicho.

Luna no dijo nada mientras se cubría la cara con la mano.

"Luna, eres tan malvada." Luna solo podía ver rabia en los ojos de Amber.

Estaba convencida de que Luna tenía celos de ella porque era mejor actriz.

Eso no importaba. Luna se frotó el rostro adolorido, de repente levantó la mano y le dio una bofetada a Amber.

El rostro tierno y suave de la chica se puso rojo inmediatamente.

Amber comenzó a llorar. Se veía tan patética que la gente sintió pena por ella.

"¡Dios! ¿Acaso Luna está loca? ¿Cómo se atreve a abofetear a la señorita Amber?"

"Eso es. Ella es mucho mayor que la señorita Amber. Seguramente pidió que cambiaran la espada por la envidia que siente de la juventud y belleza de la señorita Amber, ¿no crees?" Los murmullos de la multitud se hicieron cada vez más fuertes mientras observaban.

...

El director estaba demasiado enojado como para decir algo. Aunque para empezar, era difícil decir quién tenía razón y quién estaba equivocado, no estaba nada contento de ver tanta discordia entre su equipo de filmación y los actores.

"Tú, ¡dinos qué pasó!" Jonathan Xiao señaló nuevamente al hombre.

Al verse rodeado por otros, el hombre delgado se asustó dem

n Luna para hacer videochats desde el estudio de Samuel en la casa vieja.

Luna estaba desconcertada. Samuel le había advertido una y otra vez que no viera a su hijo, pero ahora le permitía a Gerardo hacer videochats con ella.

¿Era un hombre contradictorio?

Por la tarde ya había terminado de trabajar y el director propuso una cena de equipo.

Luna quería irse a casa y pasar tiempo con su hija ya que salió temprano del trabajo, pero Jonathan la valoraba demasiado y no estaba de acuerdo con que se ausentara la fiesta. Luna no tuvo más remedio que cambiarse de vestido e ir a la fiesta.

Hotel Zafiro.

Al ver el glorioso hotel, Luna se sintió profundamente conmovida. Habían pasado cuatro años desde su última estancia aquí.

Ahora, habían renovado el hotel Zafiro y se había vuelto más lujoso.

Se reunieron en un gran salón, con más de treinta asientos alrededor de una mesa grande.

Asistieron casi treinta personas y el ambiente era agradable debido a la presencia de varias estrellas jóvenes como Amber.

Como veterano en la industria del entretenimiento, Manolo estaba gastando bromas con Amber y otra actriz haciendo que se ruborizaban sus rostros.

Luna sabía que si Manolo no estuviera casado, incluso Amber se enamoraría de él.

Durante la cena, Luna se fue en silencio.

Quería tomar un poco de aire fresco y sabía que había un balcón al final del pasillo del sexto piso.

Habían propuesto varios brindis durante la cena, así que Luna también había tomado algo de licor.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir