ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 155 Dime tu precio

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 8925

Actualizado: 2019-04-16 00:20


En una de las fotos, ella se encontraba parada frente a la ventana, la foto era de un estilo muy vintage; vestía un elegante vestido blanco con los hombros descubiertos, luciendo su hermoso largo cabello justo por debajo de la cintura y sus labios parecían cerezas con ese labial rojo brillante con un cigarrillo entre ellos.

Luna lucía totalmente irresistible. La foto era en realidad una imagen sexy y muy fantasiosa en todos los sentidos.

En última foto, ella vestía un vestido negro sexy, sus labios tenían un color cobrizo muy exagerado y su cabello era perfectamente rojizo.

Ella había mirado a la cámara como si lo hubiera estado viendo a él. Colocó uno de sus dedos un sus labios suavemente, luciendo un bello anillo de diamantes. No había palabras para describir la atracción que él sentía.

Samuel sostuvo su celular firmemente y guardo todas las fotos.

En seguida, marco un número.

"Señor Shao, ¿qué sucede?". Lola contestó con un tono burlón que se podía escuchar desde el otro lado del teléfono.

"Me gustaría comprar todas las fotos que Diamonds Group publicó de Luna. Lo que sea que cuesten, no hay problema". ¿Acaso Luna había perdido la cabeza? Al ser su ex esposa, ¿cómo pudo haber tomado unas fotos tan sexies y dejar que las publicaran en internet? ¡Él debería tener una conversación muy seriamente con ella! Samuel se quedó pensando profundamente.

Lola se rió entre dientes y dijo, "La publicidad de nuestra campaña es tan buena que no está a la venta".

Samuel cerró sus ojos y dijo: "Pide lo que quieras. Pagaré cualquier precio para que puedas tomar otras fotos igualmente de buenas y prometo que saldrás ganando".

Él quería tener esas fotos antes de que alguien las descargue y las retoque.

Lola preguntó: "Pero estás divorciado de Luna, ¿para qué las quieres?".

"Pide lo que quieras, lo pagaré. Ponle número a tu precio".

Samuel repitió esas palabras en tres ocasiones y su paciencia comenzó agotarse.

"Está bien, un millones por cada foto". Ella aprovechó la oportunidad para chantajearlo.

"¡Trato hecho!"

Lola se quedó impactada ante su respuesta rápida. "No, no, no, era broma. Hablaré con mi esposo al respecto más tarde". Ella no podía tomar esa decisión sin consultarlo. Si ella tomaba el dinero que Samuel le estaba ofreciendo, su hija sufriría cuando se casara con Gerardo cuando sea mayor. Lo decía en broma, nunca pensó en aceptarlo.

"¡Gracias!, estaré pendiente de tu llamada".

Cuando terminó de hablar por teléfono, alcanzó a ver a Yang entrar al estacionamiento del apartamento que recién había comprado."Conduciré el auto esta noche. Puedes tomar un taxi a casa".

Yang asintió y salió

deseo de control de un hombre, ¡lo que me hace aún más difícil dejarte ir!".

Eso llamó la atención de Luna. Ella intentó alejarse de él y le gritó: "¡Eres un desgraciado!". Eso lo sorprendió. Él no la soltó, sino que la abrazó con mucho más fuerza.

"Luna, ¿cuántas veces me has maldecido? ¿Eh?". Recordó que ya habían sido varias veces últimamente. Era hora de vengarse.

Era verdad, lo había maldecido muchas veces en su corazón. De pronto, él abrió la puerta de la habitación del segundo piso. Luna se hizo la víctima. Cerró los ojos y fingió quedarse dormida.

Samuel fingió que no había visto lo que ella había hecho. Continuó caminando con Luna todavía en sus brazos. Cuando él la recostó en la cama, ella se dio media vuelta e intentó alejarse de él.

Samuel la ignoró y se llevó la bata al baño. Luna dio un suspiro de alivio y se durmió rápidamente ya que estaba demasiado cansada.

Después de un rato, Luna se despertó. Ella no se sentía bien, no sabía qué era lo que le sucedía y se quedó acostada en la cama.

Luna no se levantó hasta que la puerta del baño se abrió y el hombre salió.

Sus ojos se encontraron. Samuel miró a la chica que se había sentado de repente. Estaba confundido porque ella había dicho que tenía sueño y se preguntó por qué se habría sentado de repente.

Entonces, Luna se levantó de la cama y corrió hacia Samuel. Algo que lo confundió todavía más, él enarcó las cejas preguntándose por qué la mujer iba corriendo hacia él.

Pronto, supo lo que estaba pasando. Luna pasó por su lado y se fue directamente al baño.

Después de un largo tiempo, Luna gritó "Señor Shao..." Se escuchaba nerviosa y angustiada.

"¡Samuel!" El hombre se acercó al baño en silencio.

"¡Por favor, ex...!"

Samuel abrió la puerta y entró.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir