ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 162 Amber lamentó sus acciones

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7469

Actualizado: 2019-04-17 00:57


Evitando la sensación de asco, Luna se echó a llorar. "Hay hojas de historial médico en mi casa y tengo graves enfermedades venéreas porque Samuel, ese imbécil, siempre jugaba con varias mujeres sin tener en cuenta lo que traían esas mujeres".

"¡No escuches lo que está diciendo! ¡Sólo quiere ganar tiempo!" Uno de los hombres no confiaba en Luna, su comentario hizo que se parara el corazón de Luna.

Luna dejó de llorar y dijo con indiferencia. "Vale, no pasa nada. Puedes tener sexo conmigo. Pero tendrás que comprar algunos condones en caso de que contraigas la enfermedad".

¡Quién podía ayudarla, por Dios! No sabía ni dónde estaba.

Calculó que no estaba en el centro, a juzgar por la casa con paredes de barro y la ausencia de ventanas.

La única persona en la que podía pensar era en Samuel. '¡Samuel, ayúdame por favor!' Luna gritó en su mente, anhelando una conexión telepática con él. Comenzó a gritar el nombre de Samuel. Parecía que Samuel notó su llamada y estornudó mientras conducía rápido.

"Mierda, ¿dónde podemos comprar condones en un lugar tan aislado?"

"Vete y comprarlos si quieres. Yo no los necesito". El hombre movió sus manos hacia Luna.

El despacho de abogados de Samuel.

Sentada tranquilamente en la oficina, Catalina colgó el teléfono. Después se levantó, entró en el baño, tiró la tarjeta telefónica al inodoro y tiró de la cadena.

De repente, el teléfono de la mesa sonó, algo que la sorprendió.

Al ver el identificador de llamadas, ella sonrió, "Amber".

"¿Dónde está Luna? ¿Cómo está? Samuel ya sabe que el cadáver no es de Luna. ¿Sabías tú eso?" Ocultándose en un rincón de una de las habitaciones, Amber estaba tan asustada que hizo todas sus preguntas en un suspiro.

Ahora se arrepentía. ¿Qué podía hacer? Samuel es muy inteligente. Descubrió enseguida que el cuerpo muerto no era Luna.

"No te preocupes. ¿Olvidaste lo que dije? Si Samuel descubría que el cuerpo no era de Luna, ya me encargaría que hacer que alguien la violara. Cuando Samuel llegue al suburbio, solo encontrará a Luna violada". Catalina no pudo aguantarse la risa. Se recostó tranquilamente y pensó: 'Amber, estúpida, serás mi chivo expiatorio'.

"Pero anoche, Luna podría haberme visto cuando la

derte!" Después dijo algo bastante obsceno.

Un lado de la cara de Luna se hinchó rápidamente. "¡Bah! De todos modos, voy a morir. ¡Si tú también quieres morir conmigo, adelante!", dijo Luna.

Sin embargo, cuando el hombre puso su mano en el vientre de Luna, ella gritó de repente y los asustó.

Sentándose en el suelo, miró por la ventana con miedo. "¡Hay algo fuera!"

"¡No me importa para nada lo que haya allí fuera! Tú cállate." El hombre quería cubrir su boca con sus manos sucias, pero Luna lo mordió con fuerza.

"¡Ay! Maldita puta ¡Suéltame!"

Luna le mordió la mano con más fuerza y no la soltó.

"Ven aquí y arrastra a esta loca lejos de mí. ¡Mierda!"

En ese momento, Luna finalmente aprovechó la oportunidad y corrió rápido hacia la puerta.

Los secuestradores la alcanzaron. La sujetaron inmediatamente en el suelo.

"¡Socorro!" Aunque sabía que nadie la ayudaría, Luna no se daba aún por vencida. Seguía pidiendo ayuda.

"Sigue gritando, querida. Puedes seguir gritando hasta que pierdas la voz, nadie te salvará esta vez. ¡Daros prisa! ¡No tenemos mucho tiempo!" El siguiente movimiento del hombre asustó a Luna y sus ojos casi se le salían.

"¡No! ¡No! ¡Socorro! ¡Socorro!" La voz de Luna sonaba con miedo.

El suburbio estaba tranquilo hasta que Samuel escuchó a una mujer gritar desde una casa abandonada. La casa estaba justo enfrente, pero el auto no podía pasar.

De modo que Samuel salió del auto y corrió hacia la casa con toda su fuerza.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir