ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 205 El menú sopa de mijo

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 5736

Actualizado: 2019-04-26 00:21


¡Mierda! Ivana se dio cuenta del error que había cometido. "Lo siento, señor Shao, en nombre de mi padre, por favor, discúlpeme", suplicó.

Samuel la esquivó, caminó hacia el Maserati tomando la mano de Luna, y abrió la puerta del auto. Un fuerte olor a perfume emanaba del vehículo lujoso.

Con un gesto descontento, ella dijo: "No, ese asiento está sucio. No subiré a este auto nunca más".

"No hay problema. Yang, tráenos el Audi". Samuel no dudaría en hacer lo que fuera necesario para complacerla.

Después de que Yang se marchara, Samuel llamó a Elisenda por teléfono.

Elisenda había estado escondida detrás de un auto desde la llegada de Luna. No se atrevió a presentarse ya que ella había sido la que había invitado a Luna a cenar, y nunca se había imaginado que esto pasaría.

Cuando su teléfono sonó, salió de su escondite con el aparato en la mano.

"Hola, señor Shao, Luna".

Al verla, Samuel colgó.

"Deshaz este auto mañana, Elisenda. El nuevo Lamborghini SUV sería una mejor alternativa".

Su disposición de despilfarrar el dinero en un automóvil nuevo sorprendió a las tres mujeres. Elisenda, tartamudeando, dijo, "Y este vehículo... ¿Cómo...? ¿Qué hago con este, señor? Venderlo, o... ¿tiene otras ideas?"

Su respuesta fue tan casual que parecía que estaba deshaciéndose de una bicicleta vieja. "El coche está sucio. ¡Véndelo!"

Ivana se quedó boquiabierta, con el rostro pálido.

Después de despedirse, salió sin hacer ningún comentario.

Luna apartó la mano de Samuel de su hombro y corrió para sostener el brazo de Elisenda. "Eli, me muero de hambre. Vámonos a comer algo".

"Uh..." Elisenda, quien iba a hacer una llamada telefónica, no supo qué hacer cuando vio a Sam

ven directamente a mi oficina, siempre está disponible para ti".

Ella bufó: "No habrá una próxima vez".

Su ira no había disminuido todavía. Si no se hubiera topado con ellos, Samuel podría haber estado en una situación comprometida con esa mujer.

Al escuchar que ella no vendría la próxima vez, la amenazó: "Retira tus palabras, de lo contrario, esta noche..."

"¡Samuel!" Sonrojándose, ella hizo una pausa.

"¡Retíralas!" Samuel miró de soslayo y con complacencia a su mujer. Le gustaba encontrar maneras de asustarla.

"¡De ninguna manera!", dijo ella firmemente, y bajó la cabeza sin mirar a Samuel.

Cuando él se acercó más a ella, Luna se enderezó y balbuceó: "Está bien. ¡Tú ganas! ¡Retiro lo dicho!" Pero eso no era lo que tenía en mente.

En el restaurante.

Una vez Lola le contó que Jorge no podía soportar los pimientos, así que Luna decidió poner a prueba a Samuel. Él no tenía problema comiendo pimientos, pero ella se preguntaba hasta qué grado podía soportar el picante.

De modo que con una sonrisa maliciosa pidió una olla de sopa súper-picante.

"Espera un minuto." Samuel cubrió el menú con su mano.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir