ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 206 Los méritos compensan los errores.

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7266

Actualizado: 2019-04-26 00:31


"¿Qué te pasa? ¿Te da miedo?" Luna sonrió y miró a Samuel, quien tenía una expresión solemne en su rostro. 'Ja, está fingiendo estar tranquilo', pensó.

Él miró el estofado súper-picante y se echó a reír. Luego le pidió al camarero: "Haga favor de traernos dos cuencos de estofado por separado, el con sopa de caldo de champiñones, y el otro de súper-picante".

Luna ya había pedido las guarniciones para acompañar el menú, por lo que Samuel sólo tuvo que elegir el sabor de sopa.

Cuando se sirvieron los diferentes platillos, el estofado con sopa de champiñones se colocó frente a Luna, y la picante, frente a Samuel. La expresión de ella se tornó sombría por la decepción.

"Samuel, te has equivocado, yo soy la que quiero estofado picante."

Para Luna, la sopa picante era indispensable para el estofado porque dicho plato debía tener chiles.

Samuel le sirvió un vaso de jugo y le dijo: "Aún no te has recuperado de todo, así que no puedes comer nada picante".

No se atrevió a discutirle porque sabía que él tenía razón, pero cuando vio la sopa picante se le hizo la boca agua.

"Samuel, si no quieres el estofado picante, puedes comer el de champiñones conmigo. No te obligues a hacerlo si no quieres, " dijo ella. Todos los hombres que Luna conocía detestaban la comida picante, así que pensó que Samuel no era diferente.

Pero él tomó un sorbo de jugo y le sonrió, "No te preocupes por mí."

"Samuel, de verdad, no te comas el estofado si no soportas el picante." A ella le preocupaba que se ahogara y comenzara a lagrimear por el chile, además, podría hacerle daño al estómago si no estuviera acostumbrado.

"Llámame Sam". Él no respondió su preocupación, sino que la obligó a llamarlo como antes.

Luna lo fulminó con la mirada, confundida por lo rápido que cambió de tema. Finalmente, ella asintió con la cabeza.

Poco después, comenzaron a comer.

Samuel tomó algunas verduras cocidas y las puso en el plato de ella.

Cuando Luna vio a Samuel engullir la comida picante con toda calma, y que no reaccionó de manera que ella esperaba, levantó un poco de sospecha.

¿Estaba tratando de fingir?

Después de un rato, quedó claro que Sam

s? ¿En qué no soy hábil?" Samuel detuvo el auto en una orilla y encendió la luz del coche.

Confundida, Luna vio que se desabrochaba el cinturón de seguridad y se le acercaba. "Ven aquí, déjame recordarte lo hábil que puedo ser".

"¿Qué estás haciendo? Conduce. Vámonos a casa..." Luna se quedó sin saber qué decir y se preguntó por qué estaba hablando de esa manera.

Samuel ignoró sus advertencias. Abrió la puerta y le hizo un gesto para ir al asiento trasero.

... ...

¡Oh no! Había cuestionado sus habilidades, ¿acaso quería recordárselas aquí y ahora?

"No, no, Sam. Hace mucho frío, vámonos a casa, ahí puedes recordarme todo lo que quieras".

Samuel la mordió en el cuello y dijo: "Está bien".

Momentáneamente creyó que la suerte estaba de su lado, pero las palabras que escuchó a continuación le borraron la sonrisa. "Primero aquí, y después en casa".

... ...

"No, no, Sam, estamos en la calle..." Luna tomó su abrigo con fuerza, sin embargo, su resistencia fue inútil porque ella lo había provocado.

Y cuando él se excitaba lo suficiente, era capaz de hacerlo en un centro comercial lleno de gente, y no digamos en una calle tranquila.

Era la una de la madrugada cuando un Audi A8 se detuvo frente a la mansión. Luna salió del coche con un abrigo.

Sus piernas estaban tan débiles que tenía que apoyarse en la puerta del auto. Segundos después, sintió como un par de brazos la envolvían en un cálido abrazo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir