ManoBook > Romances > Enamorada del abogado

   Capítulo 253 También quiero una hija

Enamorada del abogado Por Bai Cha Palabras: 7315

Actualizado: 2019-05-05 22:58


"Pregunta".

Samuel la tomó en sus brazos. "¿Cuándo dejarás el mundo del espectáculo?"

¿Dejar el mundo del espectáculo? Luna nunca había pensado en eso.

¿Iba a renunciar ahora que su carrera estaba prosperando?

Sin embargo, ya que Samuel lo había mencionado, ella lo pensaría. Mientras tanto, respondió: "Adivina".

Luna le dio una cucharada de su propia medicina.

Samuel no pudo evitar reírse: "Bueno, supongo que si me das otra hija, ¡tendrás que renunciar!"

Sus manos debajo de la manta comenzaron a moverse, buscando su cuerpo.

Luna lo miró fijamente, aturdida y sin palabras. "¿Darte otra hija? Pero ya tenemos a Irene. ¿No te gusta?"

"Sabes que la amo". Samuel respondió sin levantar la vista.

Luna pensó por un momento. Estaba claro que Samuel amaba a Irene, y solo un tonto negaría ese hecho.

Samuel incluso trataba a Irene mejor que a Gerardo. Desde que se enteró de que Irene era su hija, se desvivía por ella todo el tiempo.

Incluso Luna estaba celosa de su afecto hacia su hija.

Tenía que admitir que él tenía razón, pero una cosa le molestaba: "Samuel...", ella le tomó de la mano, "No estoy segura".

Samuel estaba aturdido.

"¿Por qué? ¿Qué quieres decir?"

Luna desvió la mirada: "Me temo que cuando quede embarazada, ¡negarías que el bebé es tuyo de nuevo!"

Samuel la besó en el dorso de su mano, "Nunca volveré a hacer eso".

Después de todos los altibajos, debería estar ciego si aún no sabía qué tipo de persona era Luna y cuánto lo amaba.

"Bueno, ¿no has oído hablar de aquel proverbio: Los hombres son todos iguales, son mentirosos?"

"¿Quién dijo eso? Eso es pura mierda, te lo digo". Samuel negó con la cabeza.

Los ojos de Luna se dispararon y lo miró de reojo. No sabía si Samuel era digno de confianza.

Como si temiera que no le creyera, Samuel la miró a los ojos y dijo: "Luna, lo prometo".

¿Promesa? Para ser justos, Samuel había dado vuelta a la página, y la promesa no era necesaria, por lo que Luna tuvo que tomar una decisión. Ella decidió no insistir en los problemas de confianza con Samuel.

Mientras se acurrucaba junto a él para dormir, su mente volaba entre pensamientos. Además, temía los im

a Anna juntos".

Daisy estaba en la puerta del ascensor, reflexionando sobre a qué piso ir.

"Ven aquí, tengo algo que decirte, y luego iré contigo a ver a Anna".

Sin sospechar nada, Daisy entró en el ascensor y presionó el botón del piso donde estaba la oficina de Chuck.

Dentro de la oficina de Chuck.

Tan pronto como Daisy abrió la puerta de la oficina, recibió un abrazo que le resultó familiar.

Entonces un beso la tomó por sorpresa, procedido por el sonido de una puerta cerrándose.

"Chuck, ¿qué pasó?" Daisy estaba desconcertada por la extraña forma en que estaba actuando.

"Leandro me mostró a su hija. Yo también quiero una hija". Chuck apretó los dientes al pensar en la euforia de Leandro, mirando expectante a Daisy.

Finalmente todo estaba arreglado. Samuel había planeado la boda, y la fecha estaba decidida. Después de enviar todas las invitaciones, Samuel todavía no le decía a Luna cuándo y dónde se celebraría la boda.

Quería sorprender a Luna haciéndole saber lo más tarde posible.

Sin embargo, las cosas no salieron según lo planeado. Luna se enteró antes de lo esperado cuando la Sra. Fila estaba haciendo el último ajuste al vestido de novia. Cuando le pidió a Luna que regresara a probar el vestido de novia, la Sra. Fila mencionó accidentalmente cuándo era el día de la boda. Elogió a Luna diciéndole que sería la novia más hermosa en su boda al día siguiente.

¿Mañana? Luna se quedó quieta, aturdida.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir