ManoBook > Romances > Enamorada del doctor

   Capítulo 5 Si ella es realmente rica

Enamorada del doctor Por Bai Cha Palabras: 7620

Actualizado: 2019-04-14 00:11


"¡Quién sabe! Eh... Tal vez. Mi hermano me dijo que él y Álvaro tomaron parte en alguna actividad médica juntos. Pero no necesitas llamarlo, no es gran cosa. Álvaro es el director de este hospital y yo sólo soy una enfermera. De todos modos, no tenemos nada en común".

Aunque quizá ella era la única que pensaba así. Quizás estaban destinados el uno para el otro.

Más tarde de esa misma noche, cuando Ángela ya estaba fuera de servicio, se cambió de ropa y fue al departamento de farmacia. Nancy ya se había ido a casa.

Rafael también estaba fuera de servicio. Ángela corrió hacia él y gritó: "¡Rafael!"

Al verla tan emocionada, él sonrió. "¿Ángela? No esperaba encontrarte aquí."

"Sí. Hoy comencé a trabajar aquí."

"¿Oh? ¿En qué departamento estás?" Rafael parecía sorprendido al escuchar lo que dijo.

Ángela tocó la cabeza y dijo tímidamente: "Bueno, ahora sólo soy enfermera."

"Oh... ¿Te especializaste en farmacia y ahora eres una enfermera? ¿Por qué decidiste hacer eso?" Él encontraba eso un poco gracioso y extraño.

Ella asintió y pensó para sí misma: 'Lo hice por ti...' Luego respiró hondo y miró en los ojos de Rafael con una mirada expectante. "¿Estás libre hoy?"

Él la miró con una expresión extraña y complicada. En ese momento, una mujer se acercó. "¿Rafael? Así que ya estás libre."

Ángela alzó la vista. Era una hermosa mujer de cabello largo. 'Oh. . ¿Será su novia?'

Antes de que pudiera pensar nada más, la mujer abrió la boca. "Y bien, Rafael, ¿es esta tu novia?"

Él negó con la cabeza, avergonzado. "No, hermanita. Es mi compañera de clase".

'Bien. ¿Así que era la hermana mayor de Rafael?' Ángela se sintió un poco aliviada. La saludó de forma agradable. "Hola, mi nombre es Ángela Si."

La mujer sonrió ligeramente y la miró discretamente de arriba abajo. Tan pronto como vio el reloj en su muñeca, sus ojos se iluminaron al instante. "Encantada de conocerte, Ángela. Soy la hermana mayor de Rafael, Elisenda. Puedes llamarme Ely"

"Encantada de conocerte, Ely."

"También es un placer conocerte. Qué bonita eres. Ojalá fueras la novia de mi hermano."

La expresión genuina de Ángela hizo reír a Ely. "Ángela, fue genial hablar contigo, pero Rafael y yo ya nos tenemos que ir a casa. Lamento que no podamos hablar mucho esta vez. Llámame cuando estés libre".

Entonces sostuvo amorosamente su mano y Ángela sintió feliz. "De acuerdo. ¡Adiós, Rafael, Ely!"

"Adiós. Ángela". Ely soltó su mano y tomaron rumbos diferentes.

Ángela se dirigió al estacionamiento, buscó su BMW y se fue del lugar manejando su auto.

Ely presenció toda la escena.

A bordo de un auto común y corriente, Ely le preguntó a Rafael con entusiasmo: "¿No ves que a esa chica le gustas? Puedo darme cuenta de eso."

Él asintió con la cabeza sin dudarlo. Era un hombre encantador, y ya lo había notado por la calidez con que ella lo miraba.

"¿Sabes? Esa chica es rica. Conduce un Mini BMW. Lleva en su muñeca un reloj de una marca muy famosa. ¿Y ya viste la ropa que lleva? Por fuera parece ropa normal, pero en realidad se trata de una marca internacional muy costosa, aunque no recuerdo el nombre... Pero no importa, ¡es una de esas marcas extremadamente caras!"

"¿Lo es? No me di cuenta". Rafael recordaba los días cuando Ángela todavía estaba en la escuela, siempre se veía extraña.

"Ángela es discreta la mayor parte del tiempo. He oído hablar de su personalidad dinámica y activa. Sabe kickboxing y señor Bruno es amable con ella. Aparte de eso, no hay nada especial en ella."

"¿No confías en tu hermana? ¡Su atuendo es muy costoso! Justo hace un momento, tomé su mano para comprobar si que su reloj era auténtico. ¡Y sí que lo era! Hazla tu novia, Rafael. ¡Así no tendrás que esforzarte por el resto de tu vida!"

Él vaciló y frunció e

l ceño. "Pero no me gusta su carácter. ¡Es grosera y no es para nada femenina! Quiero estar con alguien a quien admire, no a quien necesite."

La más bella de la clase de Ángela es Sonia. Esa chica es agradable y más encantadora que Ángela.

"Bueno, es una chica hiperactiva, pero cuando está contigo es tímida como una chiquilla. ¿No te das cuenta de ello? ¡Oh! ¿Además, qué hace ella en tu hospital?" Ely era famosa por ser muy observadora y por siempre estar buscando ascender en la escala social.

Una mujer que buscaba casarse con un hombre rico tenía que saber de grandes marcas, por supuesto, así que, cuando conoció a la discreta Ángela, reconoció al instante lo bueno que era su atuendo. Era del nivel más alto.

"¡Enfermera!" Era una simple enfermera. ¿Por qué alguien querría ser una enfermera siendo rica? Él también tenía sus dudas.

Ely estaba totalmente confundida. "Eso es muy extraño, no puede ser tan sencillo."

"Lo mismo pienso." Rafael estaba un poco decepcionado. "Creo que ella no es tan rica como piensas, ¿de acuerdo?"

Ely dijo: "Antes de que lo confirmemos, ¿por qué no juegas un poco con ella? Entonces podrás saber si ella es realmente rica o no. ¡Ahora nuestra familia depende de ti!"

Rafael negó, "¡No creo que lo sea!" ¿Acaso una enfermera podría ser una rica heredera? ¡Salvo que Ángela haya sufrido daño cerebral!

En ese momento, Ángela estaba informando de su situación a Nancy. "Conocí a la hermana mayor de Rafael hoy, Nancy. Es tan linda. Pero no sé si ella estaría de acuerdo en que Rafael y yo salgamos."

"¿Quieres que le pregunte a Rafael la próxima vez para ver si está interesado en ti?" Nancy no podía soportar que su amiga amara a alguien que no le daba importancia.

A Ángela la envolvió la timidez. "¿Lo harías?"

"Todo saldrá bien. ¡Créeme! No te preocupes."

"Bueno... ¡De acuerdo!"

"Bien. Vuelve ahora. Ya preparé todos los ingredientes. Vamos a cocinar juntas." Nancy se sentía la persona más afortunada del mundo, ya que podía comer diferentes manjares todo el tiempo cuando estaba con Ángela, quien era una muy buena cocinera.

Por supuesto, había heredado sus habilidades de cocinar sofisticada de su madre, Daisy. Ella había cocinado para Chuck desde que era una adolescente.

"Bien, estoy en la Plaza Central ahora. Ya casi llego."

"Conduce despacio y con cuidado."

"Vale. Hasta ahora."

Al día siguiente, para hacerle el favor a su amiga, Nancy interrogó a Rafael. Él, que conocía el propósito de Nancy, dijo vagamente: "No tengo novia. Tampoco he conocido a alguien que me guste mucho."

"Entonces, ¿qué tipo de chica te gusta?" Nancy se sentía avergonzada al hacerle a un hombre una pregunta como esa, pero lo hacía por el bien de la felicidad de Ángela.

"Alguien que sea extrovertida y alegre". Dijo eso en contra de su voluntad, pensando en lo que le había dicho Ely. Las cosas se estaban complicando demasiado.

Nancy estaba tan feliz. ¡Ángela era exactamente el tipo de chica a la que se refería!

Regresó al departamento de pacientes internados y se lo contó a Ángela, quien saltó arriba y abajo en el pasillo de la salida. ¡Estaba tan feliz! "Entonces, ¿le gusto o no?"

Nancy no estaba tan segura, ya que Randal no había aclarado las cosas. "No te preocupes. Esto ya es un paso adelante, ¿no crees?"

"Cierto. Entonces, ¿crees que debería dar más pasos en esta situación?" Aunque no era una buena idea que una chica tomara la iniciativa, se sentía un poco preocupada por la posibilidad de que no tuviera otra oportunidad.

Nancy, sinceramente, no sabía qué decirle, ya que nunca había invitado a salir a un chico. Ambas estaban preocupadas. De repente, una voz fría vino de la planta baja: "¿Quién les dio permiso para hablar sobre romances en horas de trabajo? ¡Vengan acá abajo!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir