ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 736 Ella es una chica rara

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8615

Actualizado: 2019-12-20 00:36


Greenwood estaba a punto de ponerse de pie para hablar con Blair cuando Wesley lo detuvo y dijo, "Abuelo, por favor. Yo mismo hablaré con ella".

"De acuerdo. Como desees".

Wesley salió de la casa. Al ver que Blair todavía estaba en cuclillas sobre el huerto, rápidamente se quitó el abrigo y la gorra, y los dejó a un lado. No quería que ella hiciera todo este trabajo extenuante. Blair estaba recogiendo maleza y tirándolas a un lado con enojo, como si estuviera desahogando su ira contra las plantas. Wesley la levantó y la sacó del huerto.

Ignorando su protesta airada, se arremangó y comenzó a escardar. Aunque no tenía mucha experiencia en este tipo de trabajo, era un soldado que había recibido toda clase de entrenamiento duro. No era gran cosa para él.

Blair lo dejó allí solo y después de lavarse las manos, le preguntó a su abuelo, "Abuelo, ¿tenemos suficiente leña?".

"Uh, no. Necesitamos un poco más. Iré a por algo", dijo el viejo levantándose de su silla.

"Abuelo, por favor, tú descansa. Yo iré a por ella". Blair agarró la larga cuerda que su abuelo solía usar para atar la leña.

"Para. ¡No eres lo suficientemente fuerte como para cargar con la leña!" Marie trató de detener a su nieta, pero ella salió corriendo antes de que pudiera decir algo más.

Wesley oyó la conversación y se acercó a ella. "Abuela, no te preocupes. Yo me encargo".

"Está bien... Gracias Wesley".

Él no tuvo problemas para dar alcance a Blair y la siguió en silencio a una tierra vacía detrás de la casa. Allí almacenaban una pila de leña para su uso diario.

Cuando Blair iba a ponerse a recoger la madera, él la apartó y le quitó la cuerda de la mano. Se inclinó para juntar algunos pedazos de leña, los ató fuertemente con la cuerda y se los echó al hombro. Luego los llevó a la casa con facilidad.

Blair quedó asombrada y boquiabierta. Ella quería decirle cuatro cosas, pero eligió guardar silencio.

Antes de que se pusiera el sol, Wesley había terminado todos los quehaceres y trabajos agrícolas que Blair había planeado hacer, desde llevar la leña al patio a cortarla en pedazos, escardar el huerto y sacar agua del pozo. Y lo hizo todo de manera tan eficiente, como si tuviera años de experiencia haciéndolo.

Cuando cayó la noche y los dos ancianos estaban ocupados cocinando, Blair aprovechó la oportunidad para empujar a Wesley afuera. Le dijo en voz baja, "No tenemos suficientes habitaciones aquí para los huéspedes. Vete ahora mismo".

Él trató de encontrar una excusa para quedarse. "Está oscuro afuera. Y no es seguro conducir en las car

un beso suave. "Tú también eres muy hermosa".

Sonrojándose, ella trató de apartarlo. "¡Suéltame!". Lanzó una mirada a la puerta de la sala de estar, temerosa de que sus abuelos los vieran.

Wesley pasó un brazo alrededor de su cintura. Ella no podía moverse ni un centímetro. "Cariño, ¿me extrañaste?". Él la había extrañado mucho.

Blair luchó y le advirtió en voz baja, "Wesley, suéltame. Nos van a pillar. ¡SUÉLTAME!".

Al ver la furia en sus ojos, lentamente apartó su brazo y la soltó.

"¡Imbécil!". Tan pronto como la soltó, ella salió corriendo de la habitación sin volverse.

Al verla marcharse, Wesley dio otro mordisco al palo de masa seca sonriendo de oreja a oreja.

Los dos ancianos habían preparado seis platos para darle la bienvenida a Wesley. La comida se veía tan deliciosa que a Blair se le hizo agua la boca.

Se despertó su apetito y no pudo evitar comer más de lo habitual. Se comió un gran tazón de arroz junto con los otros platos. Estaba tan llena que se tocó la barriga redonda y se paseó arriba y abajo para ayudar a la digestión.

Gracias a su hospitalidad, Wesley también comió más de lo habitual. Él tampoco podía estar sentado.

Después de la cena, Wesley les dijo a los abuelos mientras agarraba la mano de Blair, "Abuelo, abuela. Vamos a dar un paseo por el pueblo. Volveremos a casa en un rato".

"Muy bien. Vayan hacia el este. Hay algunas farolas allí a la entrada del pueblo. Eviten el oeste. Ese camino conduce a las montañas", les recordó el abuelo de Blair.

"Entendido". Con eso, Wesley arrastró a Blair fuera de la casa, sin darle tiempo para decir que no.

El camino estaba oscuro. Blair no pudo escapar, por lo que no tuvo más remedio que seguirlo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir