ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 751 ¿Puedes pagarlo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7593

Actualizado: 2019-12-26 09:23


Dos de las vendedoras de la tienda se dirigieron rápidamente hacia ellos. Pero cuando vieron que los clientes eran una pareja de ancianos con ropa barata, perdieron el interés de inmediato. "Bienvenidos", dijo una de ellas sin mucha intención.

"Gracias", le respondió Marie con una dulce sonrisa.

Las chicas forzaron una sonrisa. Mientras la pareja de ancianos caminaba por la tienda, los siguieron y susurraron la una a la otra. "Deben haber venido de alguna zona rural. Mira lo que llevan puesto. ¡Veinte dólares como máximo!".

"¡Digo que sí! Deben haberle comprado la ropa a un vendedor ambulante. Sigámoslos, por si intentan robar algo".

Aunque la pareja eran viejos, no eran sordos. Greenwood oyó todo y su sonrisa se desvaneció.

Fingió que no había oído nada y quiso irse cuanto antes. Pero Marie, que no había oído nada, todavía estaba buscando algo que le quedara bien. Así que él tuvo que aguantar un poco más.

Marie finalmente encontró algo que le gustaba. Era una chaqueta. La tocó con precaución y les preguntó a las dos chicas con una sonrisa, "¿Esta chaqueta le quedará bien al abuelo?".

Una de las chicas gruñó por lo bajo, "¿Abuelo? Oh, por favor, no soy su nieta". Luego le dijo a Marie, "Tenemos su talla, pero esa chaqueta es una de las novedades de esta temporada. Son 46, 000 dólares. Y no tiene descuento. ¿Puede pagarlo? Si puede, le traeré la talla correcta. Si no, no se moleste en probárselo".

Su sarcasmo fue como un jarro de agua fría para Marie. "¿46, 000? Es muy caro. ¿He oído bien? ¿Dijiste 46, 000?".

"Sí", respondió la chica apoyándose lánguidamente en un armario. Luego, se volvió para hablar con la otra chica.

"Es realmente caro. ¿Y esta? ¿Cuánto cuesta?". Preguntó Marie señalando una camisa. Si todo era así de caro, sería mejor que se fueran de la tienda.

La joven suspiró con impaciencia y miró la camisa. "19, 000".

Su actitud acabó con la paciencia de Greenwood. Sacó su teléfono del bolsillo y abrió la página de contactos con sus manos temblorosas. Le llevó un tiempo encontrar el número de Wesley. "Wesley", dijo al teléfono cuando se conectó la llamada. Hablaba tan alto que las dos chicas pusieron los ojos en blanco con desdén.

"¿Sí, abuelo?".

"Tu abuela y yo estamos de compras en el ce

ntes en el centro comercial pensaron que algo estaba pasando allí. Entraron, fingiendo estar interesados en la ropa, pero sus ojos estaban fijos en Wesley y los soldados.

Después de unos minutos, Greenwood salió del probador con la ropa nueva. Con una sonrisa, caminó hacia Wesley y le preguntó, "¿Qué tal estoy?".

Wesley se levantó del sofá y dijo con una sonrisa, "Abuelo, pareces diez años más joven".

Greenwood sonrió de oreja a oreja. Wesley eligió algo más de ropa para él y le pidió a la vendedora que ayudara al anciano a probársela.

Poco después de que Greenwood entrara nuevamente al probador, Zelda llegó con algunas personas. "Perdón por llegar tarde, señor Li", le dijo a Wesley. También saludó a los soldados, "Hola a todos".

Al darse cuenta de que estaban jodidas, las dos vendedoras se escondieron detrás de una pared, negándose a salir.

Wesley se recostó en el sofá y dijo en un tono tibio, "Mis abuelos vinieron a comprar pero fueron menospreciados. Las vendedoras incluso se atrevieron a decir que hacían que la tienda se viera mal y trataron de echarlos. ¿Es así cómo tratan a sus clientes?".

Zelda entendió rápidamente lo que había sucedido. Sonrió disculpándose y dijo, "Lamento mucho todo, señor Li. Es culpa nuestra. Lo arreglaré de inmediato".

Se giró hacia el gerente de la tienda. "¿Quién recibió a los abuelos del señor Li?".

El gerente les pidió a las dos chicas que salieran. Mientras caminaban hacia Wesley, tragaron saliva, demasiado asustadas para hablar.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir