ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 767 Vamos a visitar a tu mamá

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7661

Actualizado: 2020-01-01 01:40


El pequeño hablaba en su propio idioma; Wesley no tenía idea de lo que quería decir.

Todo estuvo bien hasta que el bebé arrugó la frente y se puso rojo.

Un segundo después, un olor peculiar impregnó el aire.

Wesley olió y miró a su alrededor, pero todavía no estaba seguro de dónde provenía el olor.

Luego, volvió a mirar la cara del pequeño. '¡Ah!', Wesley pensó y sus ojos se posaron en el pañal envuelto alrededor del trasero de su hijo.

El pequeño había pasado medio mes en una incubadora después de su nacimiento.

Él había estado ocupado trasladando la base de su organización del País Z al A. Mientras estaba en casa, abrazaba a su hijo un rato y luego rápidamente volvía al trabajo. Así que, antes de este día, Cecelia se había ocupado de las necesidades del bebé.

Esta era la primera vez que enfrentaba esta "situación".

Aun así, tenía los conocimientos básicos para saber que era hora de cambiar el pañal. Esa era una tarea difícil para un padre nuevo. Wesley dudó un momento, luego llamó a Cecelia por teléfono. "Mamá, necesito un pañal aquí arriba".

Cecelia subió las escaleras con un pañal limpio, un paquete de toallas húmedas y una caja de pañuelos.

"¡Hola, pequeño! ¿Quién acaba de hacer popó, eh?", le dijo a su nieto con una amplia sonrisa.

El bebé comenzó a patear y agitar los brazos debido a la incomodidad provocada por el pañal mojado.

Cecelia empujó a Wesley a un lado y dijo: "Yo me encargo".

Él no se movió. "Yo lo hago". Cuando reubicaran la base de su organización en el País A, pasaría más tiempo con su hijo. Necesitaba aprender muchas cosas. Decidió comenzar en ese momento.

Cecelia estaba preocupada de que no pudiera hacerlo correctamente, pero después de un momento de vacilación, le entregó las toallas, pañuelos y pañales. "De acuerdo, tú eres el padre. Necesitas aprender".

Bajo su guía, Wesley le quitó los pantalones al niño, revelando sus piernas suaves, tersas y regordetas. 'Adorable', pensó Wesley con una sonrisa. Sostuvo esas pequeñas piernas con una mano y abrió el pañal con la otra. Al instante, el olor llegó a su nariz.

Lo que vio en el pañal lo hizo estremecer. Era la primera vez que cambiaba un pañal, y no era una experiencia placentera.

Al ver el ceño fruncido en su rostro, Cecelia dijo sever

uilizarse. No quería vacilar.

'Blair nunca muestra su debilidad ante nadie. Y ella de ninguna manera es mediocre. Sin su apoyo y paciencia, nunca habría logrado nada en la vida'.

Se había enfrentado cara a cara con peligros mortales innumerables veces. Ella era el rayo de luz que le daba fe, valor y energía para avanzar. En cada momento crucial, pensaba en ella y luchaba por sobrevivir, pues ella seguía esperándolo. Y todavía le debía una boda, un futuro. Incluso en estos momentos, le daba fuerza para seguir adelante. Él superaba todas las misiones aparentemente imposibles.

Sin duda Wesley era un héroe. Pero Blair era la razón detrás de todos sus éxitos.

La echaba de menos. Tomó a su hijo de los brazos del capitán y le dijo: "Veamos si tu madre despertó. Si no lo ha hecho, entonces tú y yo la despertaremos".

El capitán sintió una punzada de dolor. Le dio unas palmadas a Wesley en el hombro y se quedó en silencio. Después de despedirse de Keith y Cecelia, salió de la Residencia Li con Wesley.

Cuando el auto del invitado desapareció, Wesley caminó con su hijo hacia la entrada del complejo de apartamentos.

Para poder visitar a Blair, Wesley la había transferido al hospital más cercano a su casa.

En la sala, puso a su hijo en la cama junto a su madre y le dijo: "Gifford, saluda a tu madre. Di '¡Despierta mami!'.

Sosteniendo su mano, Wesley sacó un anillo de su bolsillo y se lo puso en el dedo. Estaba tan delgada que el anillo ya no le quedaba. Pero Wesley insistió en que lo usara.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir