ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 770 Venganza contra Wesley

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7090

Actualizado: 2020-01-02 00:46


Wesley se sintió impotente ante la sencillez de Blair. Bajó la cabeza y besó sus labios. "Eres una mujer muy sencilla".

"¿Ya te aburriste de mí?". Ella puso los ojos en blanco.

Él le acarició la mejilla y respondió: "Sí, eres demasiado delgada. Entre más carne, mejor".

Blair hizo un puchero de enojo. Si tuviera más fuerza, lo habría echado de la cama. "¡Entonces ve a buscar a otra mujer!".

"No, no lo haré. Te alimentaré hasta que peses al menos cincuenta kilos. No, creo que estarás igual de delgada. El peso ideal serían unos 60".

"No puedes hablar en serio. Sólo mido un metro 63. Si llego a pesar eso, pareceré una albóndiga".

Wesley se echó a reír de sólo imaginarlo. Si Blair tuviera el rostro redondo y carnoso, se vería más encantadora. "Luciría perfecta. No podría quitarte las manos de encima".

Blair agarró la mano que todavía le acariciaba la cara. "Wesley, hay algo de lo que me arrepiento...".

"¿De qué?".

"De rechazarte".

Wesley sonrió suavemente y besó su mano. "Mi arrepentimiento es más profundo y antiguo que el tuyo".

"¿De qué te arrepientes?".

"De rechazar tu propuesta hace años". Ese había sido su mayor error.

Los ojos de Blair se enrojecieron. "Wesley, ¿seremos felices por siempre?". 'Nunca más te dejaré. Hasta que la muerte nos separe, mi amor'.

"Lo lograremos".

"Wesley".

"¿Sí?".

"Estoy cansada".

"Duerme, amor". La cobijó.

"Wesley".

"¿Sí?".

"Te amo".

Se detuvo y la miró. Ella cerró los ojos. "Duerme bien, cariño. Yo también te amo", dijo mientras le plantaba un suave beso en la frente.

Blair le dedicó una dulce sonrisa y se durmió.

Wesley y Cecelia la cuidaron muy bien. Como su salud mejoraba, Wesley comenzó a planear la boda.

La tercera noche después de que despertó, se acordó de algo de la nada.

"¡Wesley!". Blair le gritó mientras estaba acostado a su lado en la cama, listo para dormir.

"¿Qué? ¿Te sientes mal?". Se sentó de inmediato.

"No. Acabo de recordar algo".

"¿Qué pasa?".

"¿Qué le dijiste a papá?".

Wesley no entendió. "¿A papá? Nada".

Blair lo fulminó con la mirada, con furia e

as noches, cariño!".

Durante las siguientes dos semanas, Wesley llegó a casa en cuanto pudo para cuidar a Blair. Él la alimentó y la limpió. Poco a poco, su semblante pálido se volvió rosado.

Un día, cuando regresaba a la ciudad de una misión. Tan pronto como el auto salió de la autopista, los soldados escucharon a alguien gritar pidiendo ayuda.

La ventana estaba abierta, así que oyeron la voz fuerte y clara. Provenía del oscuro callejón cercano.

Talbot estaba sentado en el asiento del copiloto. Él y Wesley intercambiaron miradas, y luego estacionaron el auto y salieron inmediatamente.

Unos cuantos soldados más salieron del auto que iba detrás. "Ustedes dos, vayan a ver", ordenó, señalando a dos de los soldados.

"Sí, jefe".

Pronto, escucharon el sonido de puños y golpes. Uno de los dos soldados volvió corriendo e informó: "Jefe, algunos rufianes están acosando a una mujer".

"Vamos a ayudar". Wesley entró en el callejón con tres soldados.

Los hombres se dispersaron en cuanto los vieron.

La mujer estaba en el suelo, se veía torpe y miserable. Los jóvenes soldados estaban confundidos sobre qué hacer. Se miraron el uno al otro. Entonces uno de ellos le preguntó: "Oye, ¿estás bien?".

El perfume de la mujer era seductor e inusualmente fuerte. Los soldados lo encontraron repulsivo. Ninguno de ellos se quería acercar.

"Yo... Estoy bien", respondió ella débilmente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir