ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 775 Yo te protejo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8684

Actualizado: 2020-01-04 00:02


Curtis sonrió, "Tu esposa le contó a mi esposa. Dijo que pagarías el anticipo de una casa con vista al mar".

Blair intercambió una mirada con Wesley y asintió. Le contó a Karina sobre su plan para comprar una casa con vista al mar, pero no esperaba que le dieran una, era un regalo costoso.

Blair no pensó que Wesley aceptaría. Sin embargo, después de escuchar la explicación de Curtis, él tomó las llaves y se las entregó a Blair. "Guárdalas".

"Pero...". 'Esto es demasiado. ¿Cómo puedo aceptarlo?', Blair pensó, desconcertada.

Él le dio unas palmadas en la mano para tranquilizarla. "Les di una gran fortuna cuando se casaron. Damon tomó una de mis preciosas armas, que ya ni siquiera se producen. Es más valiosa que el auto que te dio".

Si era así, entonces aceptaría los regalos. Ella asintió y tomó las llaves.

Luego llegó el CEO. Carlos preguntó casualmente: "Entonces, ¿no volverás a trabajar en Ciudad Y?".

"Planeamos establecernos aquí, en el País A", dijo Wesley. Él y Blair ya lo habían discutido. Querían quedarse al lado de sus padres y criar a su hijo ahí, junto a ellos.

Carlos asintió comprensivamente. Sacó una carpeta, la puso sobre la mesa giratoria y la giró. Cuando quedó frente a Blair, le dijo a Wesley: "Tu esposa es traductora, ¿verdad? He creado una empresa de traducción en el País A". Luego miró a Blair. "Tú serás la representante legal. Toma".

Wesley volvió a quedarse en silencio, esta vez por mucho más tiempo. Todos lo miraron con picardía, esperando su reacción. Finalmente, rompió el silencio y logró decir algo. "Lo están haciendo a propósito, ¿cierto?".

"Sí". Carlos sonrió con burla.

Wesley miró a Blair. "Cariño, devuelve todos los regalos". Luego miró a sus amigos y agregó: "Le compraré a mi esposa todo lo que quiera. Puedo hacerlo. ¿Quieren hacerme quedar mal?".

¡Parecía que todos sabían lo que su esposa quería y le gustaba! La sola idea le molestó.

Blair puso las llaves y la carpeta sobre la mesa.

Damon bromeó, "Blair, eres una esposa muy obediente. Pero esta vez debes desobedecer".

Blair sacudió la cabeza. "Para ser honesta, creo que los regalos son demasiado costosos. Estoy de acuerdo con él, debemos devolverlos".

Damon se rio, "¿Sabes lo que tu esposo le dio a Carlos el día de su boda?".

Blair asintió. Aunque no se quedaba con Wesley en ese momento, sabía que él le había dado a Carlos una gran suma de dinero como regalo. Simplemente no sabía la cantidad exacta.

"6, 660, 000 dólares. Eso es más que suficiente para abrir una nueva empresa. Entonces, realmente Carlos no les está dando tanto.

espertó y vio que le dolían las manos y la tenía hinchadas.

Mientras todos desayunaban, llamó a su esposa y se quejó: "Amor, ¿sabes qué? Anoche, después de que te fuiste, estas personas me dejaron solo. Me dejaron pelear con un león de piedra en total estado de embriaguez. Tengo las manos destruidas...".

Todos los miembros de la familia Li se rieron a carcajadas.

Después del desayuno, Wesley se fue a trabajar. Blair y su hijo eran los únicos que estaban en casa.

Se miraron el uno al otro, sin saber qué decir. Gifford sabía que Blair era su mami, pero eso era todo. No sabía qué significaba eso. Desde su nacimiento, su mamá había estado acostada en la cama, y luego cuando despertó, estaba débil y tuvo que recuperar su salud. Entonces, la mayoría de las veces, los abuelos o el padre lo cuidaban. Le tenía más confianza a Wesley que a Blair.

Se sintió triste y sus ojos se llenaron de lágrimas. Y ella, cuando finalmente se despertó de su largo sueño, su hijo ya tenía más de un año. Ahora, él tenía casi dos años, pero ella no había hecho nada de lo que se suponía que debía hacer como madre. Wesley hacía todo. Le dolía el alma. Dio un paso adelante e intentó tranquilizarlo. "Hola, pequeño. Soy tu mamá".

El niño asintió y gritó con amor: "Mami...".

"¿Sabes cómo me llamo?".

"Sí. Blair".

Ella sonrió ampliamente. "¿Tienes hambre? ¿Quieres comer?".

"No". Movió la cabeza. ¡El niño era adorable! Blair lo amaba.

"¿Salimos a divertirnos? ¿Qué piensas?".

"¡Viva!". El niño saltó de alegría y luego agregó: "Yo... te cuido".

Blair se rio discretamente. "Yo debería cuidarte. Eres mi niño pequeño". 'Mi hijo de dos años quiere cuidarme. ¡Qué lindo!'. Le divirtieron las palabras de su hijo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir