ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 777 La enfermedad de Gifford

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7351

Actualizado: 2020-01-04 05:13


Uno de los compañeros de armas de Keith falleció, por lo que Baldwin y Cecelia lo acompañaron al funeral. Le avisaron a Blair que no regresarían a casa esa noche. La criada también tenía el día libre. Así que, Blair y Gifford se quedarían solos.

"¡Sí!". El niño asintió. Aunque no entendía nada sobre platillos, comería cualquier cosa que ella preparara. Además, se sentía relajado al estar con su madre. Estuvo feliz todo el día. Ella le pedía opinión antes de tomar una decisión, a diferencia de su padre, quien siempre imponía todo.

Blair llevaba en una mano a Gifford y en la otra las bolsas con ingredientes y víveres. Estaba bastante cansada. Después de todo, todavía estaba convaleciente.

Suspiró. Se dio cuenta de lo increíbles que eran algunas madres de tiempo completo. Tenían que cuidar a sus hijos solas, y algunas hasta tenían a dos o más niños al mismo tiempo. Ahora las admiraba por su entrega.

El supermercado no estaba lejos de casa, por lo que Blair no pidió un taxi. Después de asegurarse de que el pequeño estuviera bien, volvieron a casa.

Antes de comenzar a cocinar, le dijo a Gifford que jugara con los juguetes en la sala. Enfatizó que no podía ir a ningún lado, y que si necesitaba ir al baño, tenía que buscarla en la cocina. Su seguridad era lo primero.

El niño asintió, tenía juguetes en las manos. "Mami, no te preocupes, no saldré".

Blair le dio un beso en la mejilla y entró a la cocina.

Madre e hijo disfrutaron la cena. A Gifford le encantaba la cocina de su madre y comió más de lo habitual. Su pancita estaba llena y redonda, pero aún señalaba el tofu.

Blair tocó su gran barriga. Se preocupó de que hubiera comido demasiado, así que negó con la cabeza. "No, ya no puedes comer. Mañana te lo volveré a preparar, ¿de acuerdo?".

"Está bien, mami". Blair sonrió con ternura. Se dio cuenta de que su hijo era muy obediente. Aceptaba casi todo. Mientras lavaba los platos, pensó cómo sería su hijo al crecer. Pensaba que sería un caballero muy gentil.

Después de un rato, llegó el momento de bañarse. El niño era tímido porque era la primera vez que su mamá lo bañaba. En cuanto lo desnudó, Gifford se cubrió la entrepierna con ambas manos y

las besó incesantemente. '¡Mi angelito! ¡Eres un niño muy bueno!'. Sólo lloró un poco cuando la enfermera insertó la aguja en la vena, pero se calmó cuando Blair lo persuadió. Se mantuvo tranquilo todo el tiempo. Casi se conmovió hasta las lágrimas al ver lo dulce que era su hijo.

Blair pensó que debería avisarle a Cecelia sobre la condición del niño.

Teniendo en cuenta que todavía era muy temprano, decidió descansar un poco y contarles a los ancianos más tarde.

'Amor, gracias por entrar a mi vida. Estoy muy feliz de ser tu madre'.

Se acostó junto a su hijo y se durmió con él en sus brazos.

Después de dormir un poco, Blair se despertó y llevó a Gifford para que le hicieran un análisis de sangre antes del desayuno. Las lágrimas amenazaron con salir de los ojos del niño cuando el médico le extrajo sangre. Blair sintió que le dolía el corazón. "Lo siento mucho, amor. Es mi culpa. No debí preparar toda esa comida".

Gifford enterró su rostro en el pecho de su madre y soportó el dolor.

Después del desayuno, le envió un mensaje de texto a Cecelia. "Mamá, ¿estás ocupada?".

Ella esperó con paciencia, pero no hubo respuesta. Cecelia quizá seguía ocupada.

En dos horas, llegaron los resultados de los análisis. El médico leyó el informe y le dijo: "Es una infección bacteriana. Ta vez presente fiebre hoy. Por favor, esté al pendiente".

'¿Infección bacteriana?'. "Entonces, ¿no fue la comida?", Blair preguntó bastante nerviosa.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir