ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 782 Wesley y Blair el final

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7452

Actualizado: 2020-01-06 05:38


Gifford miró a su hermana, recién nacida y toda arrugada, y susurró, "Finalmente, alguien con quien compartir el entrenamiento. Tal vez ahora papá se relaje de una vez".

Pero desafortunadamente, el niño se había equivocado. Esperó pacientemente a que su hermana creciera. Pero cuando Yvette alcanzó la tierna edad de tres años, Wesley seguía sin parecer interesado en su adiestramiento. Sí, sacaba a los dos a correr, pero eso era lo más que forzaba a Yvette. Siempre acababa llevándola a casa y se empleaba como un tirano con Gifford.

Su tercer bebé, Erica Li, no fue planeada.

Para cuando nació Erica Li, Evelyn tenía ya quince años, Gifford tenía diez, Terilynn nueve, Yvette siete y Matthew cinco años.

Niles tuvo dos hijos: una niña de seis años y un niño un año menor.

Cuando Cecelia descubrió que el tercer hijo de Blair era otra niña, estaba tan feliz que inmediatamente le regaló a Blair tres millones de dólares.

Era una suegra justa, y también le había dado a Irene tres millones de dólares después de dar a luz a una hija.

Blair reflexionó sobre esto durante toda una semana y finalmente recordó cómo se había quedado embarazada esta vez.

Fue durante una noche oscura y ventosa. Blair acababa de regresar del trabajo y no esperaba que Wesley llegara a casa tan temprano, pero allí estaba él.

Ella llevaba una camisa hasta la rodilla, con los hombros al descubierto, que había comprado en un impulso hacía dos días. Era de algodón blanco y revelaba sus hombros y sus hermosas clavículas. Estaba muy sexy.

Se sentía como una mujer totalmente distinta. Cuando llegó a casa, Wesley estaba bajando las escaleras.

Sus ojos se iluminaron cuando vio a su esposa. Después de que Blair saludó a los ancianos en la sala de estar, Wesley le dijo, "¡Bien! Estás en casa. Tengo que hablar contigo". Había engañado a Blair con esas mismas palabras en innumerables ocasiones, y aun así, ella lo siguió a su habitación. Ella siempre era demasiado confiada.

Era fácil imaginar lo que iba a pasar. Wesley le arrancó la camisa y consiguió lo que quería.

Cuando ya estaban desnudos, descubrieron que no tenían condones. Blair dijo a Wesley que fuera a comprarlos, pero él respondió que ya los compraría la

z, me pondré un par de guantes blancos para verificar si hay polvo en sus dormitorios. Revisaré sus camas y veré si puedo hacer que rebote una moneda...".

Blair se echó a reír. Ella sabía que hablaba en serio, ya que había comenzado a enseñarle a Gifford cómo hacer su cama al estilo militar. "¡Venga! ¡Aligera un poco! Por cierto, eres tan increíble como siempre. Tienes más de cuarenta años, pero superas a un grupo de jóvenes".

"¿Sabes por qué?". Wesley de repente se detuvo en seco.

Sopló una ráfaga de viento. Las hojas del ginkgo cayeron flotando desde los árboles del patio pasando a su lado.

La escena era maravillosa. Era un momento y un lugar perfectos para que los amantes se prodigaran dulces palabras.

Blair parpadeó y, con la cabeza ligeramente ladeada, miró a su hombre favorito, el más importante de su vida, como a un niño pequeño. "¿Por qué?".

Wesley la miró a los ojos y dijo con una voz encantadora, "Di lo mejor de mí mientras corría los cinco kilómetros, solo porque imaginé que estabas esperando allí, al final".

Wesley dijo aquello sin cargar la emoción, pero aún así, Blair estaba conmovida. Con los dedos entrelazados, ella se puso de puntillas y lo besó. "Sabes que viviremos felices para siempre, ¿verdad?".

Wesley asintió con la cabeza pesadamente. "Obviamente". En el fondo de su corazón, él pensó, 'No solo en esta vida, sino también en la próxima.

Blair, gracias por entrar en mi vida. Eres la mujer más maravillosa del mundo'.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir