ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 785 Las damas primero

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7671

Actualizado: 2020-01-07 08:07


La mujer tenía la piel clara y llevaba unas gafas de sol impenetrables. Después de salir del auto, miró a la casa de huéspedes y le preguntó al hombre que sostenía la puerta del auto, "¿Se ha reservado la habitación?"

"Sí, señorita. La Suite Presidencial, en el tercer piso, con vistas al mar".

"Bien".

Aparecieron otros tres guardaespaldas, sacaron seis maletas de los vehículos y la siguieron.

En el salón de la planta baja, había un grupo charlando y riendo. Cuando la mujer entró con sus guardaespaldas, se detuvieron y la miraron.

"Vaya, vaya, ¿y esa quién es? Parece una mujer rica", dijo uno de ellos.

"¿Estás seguro?", preguntó una de sus amigas con escepticismo. "No lo creo. ¿Por qué iba a quedarse alguien tan rico en una casa de huéspedes, en lugar de elegir un hotel de varias estrellas?"

"¡Oh, por favor! Mira la ropa que lleva. Probablemente cueste al menos cien mil dólares. Y mira esas maletas. Estoy muy seguro de que cada una de ellas cuesta varios miles de dólares".

"¿Qué? ¿En serio? Si es tan rica, ¿qué hace aquí en una casa de huéspedes?"

"Bueno, esta es la casa de huéspedes más cercana al casco antiguo. Además, hay suites presidenciales en el tercer piso con vista al mar. El doctor Tang también está en el tercer piso".

"Eso me cuadra mejor".

Tayson recogió las llaves en la recepción y caminaron hacia las escaleras. En ese momento, bajó las escaleras un joven con una camisa blanca y pantalón negro. Miró a las chicas que había en el salón y dijo con una sonrisa, "Disculpen el retraso, chicas. Tenía una llamada importante".

Mientras caminaba, vio a la mujer que estaba frente a él.

Tayson inmediatamente se paró frente a ella para evitar que el joven chocara con ella.

Sheffield vio que la mujer era de una familia rica y que los hombres que la rodeaban eran sus guardaespaldas.

Él la miró de arriba a abajo. 'Wow, su piel es más clara que la mía, y sus labios son tan gruesos'.

Sintiendo su intensa mirada sobre ella, Evelyn levantó la cabeza para mirarlo. Sheffield le guiñó un ojo juguetonamente y se paró cerca de la barandilla para dejarles paso. "Las damas primero", ofreció.

Tayson le lanzó una mirada y dijo con indiferencia, "Gracias".

Evelyn miró hacia otro lado y continuó subiendo las escaleras sin que

cómo hacer que su presencia fuera imperceptible para ella.

Evelyn llegó al primer piso y vio a un hombre sentado en el salón, fumando. Antes de que ella pudiera ver su rostro claramente, un grupo de mujeres lo rodeó. "Doctor Tang, ¿por qué estás aquí? ¿Quieres que salgamos juntos?"

El hombre apagó el cigarrillo cuando vio a Evelyn. Ella recordaba esa cara, aquellos ojos llenos de magnetismo, como si pudieran hablar. Cuando él le guiñó el ojo en antes, ella sintió la electricidad entre ellos.

Sheffield agitó sus manos en el aire para deshacerse del olor a tabaco. "Lo siento, pero estoy esperando a Horace. Vamos a cenar juntos", respondió. Sin embargo, no estaba mirando a esa mujer. Su mirada estaba posada sobre la belleza distante que bajaba las escaleras.

Evelyn no llevaba gafas de sol esta vez. Tenía unos ojos bonitos que llamaron la atención de muchas personas.

Su ropa no tenía logotipos, pero se notaba por su forma de comportarse que pertenecía a la alta sociedad.

Sus miradas se encontraron y el corazón de Sheffield dio un vuelco. Él levantó una ceja y le dedicó una sonrisa traviesa.

Evelyn miró hacia otro lado impertérrita mientras salía de la casa de huéspedes.

'¡Guau! ¡Interesante!

He visto mujeres distantes antes. Pero ninguna de ellas ha logrado llamar mi atención. Esta mujer es algo especial', pensó Sheffield para sí mismo.

Una sonrisa malvada apareció en su hermoso rostro. No sabía cómo describir sus sentimientos, pero quería acercarse a ella y saber más sobre ella.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir