ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 788 Fugitivos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7011

Actualizado: 2020-01-08 04:35


Sheffield se inclinó hacia ella de forma seductora. "Tu secuaz ya ha notado mi presencia. Un guardaespaldas te persigue a todas partes, ¿no es así? ¿Acaso no es molesto? ¿No te gustaría ser libre? Hacer todo lo que quieras aunque sea solo por dos días".

Su oferta se escuchaba tentadora, y tenía razón, pero Evelyn no tenía otra opción. Esta era su vida. Había vivido así desde el día en que Carlos se enteró de que era su hija.

Sheffield no le soltaba la mano. "Aquí viene tu guardaespaldas. ¡Vámonos! ¡Corre! Te llevaré al Valle del Elefante".

Evelyn se dio la vuelta para mirar a Tayson. Estaba corriendo directamente hacia ellos.

Entonces, inconscientemente, comenzó a correr junto a Sheffield, sus pelos rizos negros ondeaban delgadamente sobre sus hombros impulsados por el viento.

Sheffield se volvió para ver si Tayson los estaba alcanzando, pero su mirada se posó sobre Evelyn y se dio cuenta de lo hermosa que se veía en ese momento. No podía quitarle los ojos de encima.

Desde el instante en que la vio se sintió atraído hacia ella. Antes, tenía la impresión de que era una belleza orgullosa y distante. Pero ahora, era un tipo de belleza distinta; sin restricciones y se movía con elegancia.

Independientemente del tipo de belleza que se tratara, Sheffield estaba deslumbrado.

Llegaron al auto que había rentado. Él entró primero y le tendió la mano derecha.

Antes de subirse, Evelyn se giró hacia Tayson, que todavía estaba corriendo a menos de diez metros de ellos. "Regresa", dijo ella.

Tayson se detuvo y observó a Evelyn tomar la mano de Sheffield y subir al auto.

Mientras se alejaban, tenía dudas sobre si debía informarle a Carlos. Finalmente, decidió decirle a Debbie. Sacó su teléfono para llamarla. Pero en ese momento, recibió un mensaje de Evelyn. "No le digas a mis padres. Volveré pronto".

Tayson sabía que irían al Valle Elefante. Así que podía ocultarle esto a Carlos. También podría dejarla en paz. Pero no hoy. No podía evitar sentirse preocupado. El hombre con el que estaba era tan indefenso como un saco de boxeo.

No podía permiti

mueca de dolor mientras se frotaba la frente. No esperaba que su pecho fuera tan duro.

"¿Estás bien?", preguntó con ternura, y aparente preocupación.

Ella asintió. "Sí, estoy bien".

El conductor se dio cuenta de lo que había ocurrido y redujo la velocidad.

Sheffield quería decirle lo que pensaba, pero cuando el auto disminuyó la velocidad, decidió olvidarlo.

Evelyn se calmó. Él levantó su pie y lo puso sobre su regazo. "Te aplicaré el repelente de mosquitos".

"Yo... Puedo hacerlo por mi cuenta".

Intentó apartar su pierna, pero Sheffield la agarró del tobillo para detenerla. "El camino es angosto y las curvas son pronunciadas alrededor de esta área. Mantente quieta. Te lo pondré".

Evelyn no se opuso esta vez. Observó mientras él abría la botella y aplicaba un poco de repelente en su zapato.

No pudo evitar pensar: 'Él es tan cuidadoso. ¿Será tan meticuloso como ahora durante una cirugía?'.

"Evelina", dijo de repente.

"¿Qué?", Sheffield la miró y continuó aplicando el repelente en su otro zapato.

"Me llamo Evelina". Sí, ella mintió.

'Lo siento, Sheffield'.

Existieron demasiadas personas horribles en su vida. Se acercaban a ella con diversos propósitos. Al final, todos pertenecían al mismo tipo: los que querían lastimarla.

Ella había aprendido esto por las malas. Secuestro, amenazas, chantaje, asesinato. Ya había experimentado a todos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir