ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 789 Evelina

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6505

Actualizado: 2020-01-08 04:36


Sheffield quería tener una relación más cercana con ella. Pero Evelyn no estaba dispuesta a bajar la guardia.

"Evelina", Sheffield hizo una pausa y luego murmuró. "Qué hermoso nombre".

Luego empezó a cantar. "Como un meteorito solitario que viaja todo un año luz, y sale disparado a través del vasto y oscuro cielo, en una búsqueda incansable... ¿Quién podría cambiar un corazón comprometido por toda la eternidad? Después de los altibajos, ¿me seguirás amando...?".

Evelyn escuchó su canto. La mirada de sus ojos, al igual que los sentimientos en su corazón, era complicada.

Sheffield era la primera persona quien le cantaba, aparte de sus padres, por supuesto.

También era la primera persona quien le ayudaba a untarse repelente de insectos. Aunque había crecido rodeada de sirvientes y guardaespaldas, Evelyn era una chica auto-suficiente.

Lo que no sabía era que por primera vez Sheffield cantaba para una chica que le gustaba.

Había terminado de aplicar el aerosol, pero seguía cantando. Dejó de cantar y le preguntó con una sonrisa: "¿La habías escuchado?".

Evelyn movió la cabeza. Sólo escuchaba las canciones de su madre. Era una chica sobreprotegida.

Lentamente, soltó su pie. Luego él levantó el pie y lo puso en el asiento frente a él para rociarse. "Se llama 'Evelina'. ¿Canto bien? No lo hago mal, ¿o sí?".

Él la miró con expectativa.

Evelyn se sonrojó con su mirada. Bajó la vista y fingió sacudirse los pantalones. "No tanto, no eres tan bueno como mi madre".

En verdad, Sheffield era un cantante natural, tenía una voz expresiva y una cara hermosa.

Pero Evelyn no se lo diría.

"¿Tu mamá? ¿Qué cantantes le gustan?", preguntó Sheffield, preocupado por aplicarse repelente.

Siempre lo halagaban, así que podía soportar un revés o dos.

"Bueno, le gusta Debbie Nian".

"¡Oh! ¡La conozco! Era una de las mejores cantantes. ¡Su voz era increíble! Pero supe que su esposo le prohibió cantar".

os?", ella preguntó con nervios.

Él volteó y dijo: "Nunca pensé que mi nombre fuera tan musical". Amaba que ella pronunciara su nombre.

"No respondiste mi pregunta", le comentó.

"¿A dónde crees que vamos? Montarás un elefante".

"Hum... no, no lo haré". Ella se negó a avanzar.

"¿A qué le temes? Yo iré contigo".

Evelyn se sintió apenada, pero se negó a admitir su temor. "No tengo miedo. Simplemente no me interesa montar elefantes", negó.

Sheffield la convenció: "Pero yo sí estoy aterrado. Tú te ves muy valiente. Te necesito para no perder el valor en el último momento".

Evelyn volvió a negarse. "Yo te espero aquí".

Sheffield no se rendiría. "¿De dónde eres?".

"Del mismo lugar que tú", respondió ella. '¿Por qué lo pregunta?', ella quería saber.

'¿Ella también es de Ciudad Y?'. Le emocionó su respuesta. "Recorrimos miles de kilómetros para llegar aquí. ¿En serio me dirás que rechazarás un paseo en elefante? Vaya... sólo... Vaya. Evelina, la vida es muy corta para desperdiciarla".

Evelyn entendió que sus palabras tenían sentido. Aceptó.

Con la ayuda del personal, subió la escalera y trepó en silencio al elefante. En cuanto se sentó, miró hacia atrás. Se alegró de ver que Sheffield se había subido al mismo elefante e iba sentado detrás de ella.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir