ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 794 Yo soy ese chico

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8132

Actualizado: 2020-01-11 00:02


"Suena buen plan. ¿Por qué no? Quizá te dé una insuficiencia renal aguda y luego ya no podrá salir más con las mujeres", se burló Evelyn.

Sheffield la miró con renovado interés. "Oh, no esperaba que tuvieras conocimientos sobre la insuficiencia renal aguda".

"Tengo un cliente con esa enfermedad".

"Entiendo. La aguda se puede curar, siempre y cuando se administre el tratamiento adecuado a tiempo. Pero si es crónica, la medicina aún no conoce una cura definitiva para ella. Dile a tu cliente que venga a verme cuando pueda. Veré si hay algo que pueda hacer. Soy especialista en nefrología". Aquello no era una broma. Era cierto que trabajaba en el departamento de nefrología.

"¿Por qué elegiste estudiar nefrología? ¿No será porque tú...?". Aprovechando la oportunidad de burlarse de él, Evelyn lo miró y le preguntó, "¿Has tenido problemas con tus riñones?".

Sheffield no hizo caso, fingió una mirada medio seria y dijo tranquilamente, "Sí, tienes razón. Me he entregado a tantos placeres carnales que mis riñones no pudieron soportarlo más. Elegí la medicina renal y me trasplantaron los dos riñones".

La forma en que lo dijo, hizo que pareciera que se había acostado con muchas mujeres.

Evelyn sintió una punzada en el corazón. "Vaya, doctor Tang, eres asombroso. Incluso te operas a ti mismo. Todo un talento", dijo con sarcasmo.

En lugar de responder a su burla de inmediato, se dio la vuelta para mirarla. Mientras caminaba hacia atrás, preguntó con una sonrisa traviesa, "¿Por qué te importan tanto mis riñones? ¿Quieres comprobar personalmente si funcionan bien?".

Al darse cuenta de lo que quiso insinuar, Evelyn se sonrojó, pues era comúnmente sabido que el exceso de vida sexual afecta a los riñones. Luego aceleró el paso para alcanzarlo y tratar de golpearlo en la cara.

Sheffield sabía sus intenciones. Él también aceleró el paso, manteniéndose siempre un paso por delante de ella.

Frustrada, Evelyn comenzó a correr. Fue entonces cuando Sheffield se dio la vuelta para correr también.

"¡Sheffield Tang, eres un idiota!". Nadie se había atrevido a coquetear con ella así nunca.

Sheffield volvió la cabeza para sonreírle mientras corría. "¡Oye! ¡Empezaste tú!".

"¿Cómo te atreves?". Evelyn corrió lo más deprisa que pudo.

Sin previo aviso, Sheffield se detuvo en seco, se dio la vuelta y extendió los brazos. Tomada por sorpresa, Evelyn no pudo detenerse a tiempo y cayó en sus br

lmente quiero un futuro contigo".

Resultaba tan gracioso como patético. Le envolvía como un velo la tristeza del rechazo de la chica.

Y ahora, hacía que ella pareciera una mujer mala que lo abandonaba después de jugar con sus sentimientos.

"¿Sheffield?".

"¿Sí, señora?", respondió él como por reflejo.

"No estamos hechos el uno para el otro".

"¿Por qué no?". No estaba convencido.

"Porque sé lo que quiero. Yo quiero a alguien que sea mayor que yo, un hombre que pueda cuidar de mí". Recordó que ya le había dicho eso. ¿Por qué no se había rendido con ella todavía?

Sheffield sonrió, sus ojos se estrecharon en una delgada línea. "Pero eres solo tres años mayor que yo. La edad no es un problema. Además, ¿qué te hace pensar que no puedo cuidarte solo porque soy más joven? Por favor dame una oportunidad. Probemos a salir juntos. Tal vez durante diez días al principio, y así sabrás si lo nuestro puede funcionar o no. Después de diez días, si todavía crees que no somos el uno para el otro, nunca volveré a molestarte. No volveremos a contactar después de salir de esta ciudad. ¿Qué tal te suena eso?".

'¿Diez días?', Evelyn vaciló. Ella quería, pero... "Sheffield".

"¿Sí?".

"He tenido cuatro novios antes".

"No me importa". Realmente no le importaba su pasado. Él solo quería tener un futuro con ella.

"Tres de ellos están muertos...". Ella se detuvo y lo miró con una expresión muy seria.

Pero Sheffield estaba sonriendo.

"Todos fueron asesinados", dijo. Habían sido esas historias en su pasado las que la habían llevado lentamente a la depresión. Pero ahí no acababa todo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir