ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 795 Estoy maldita

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8370

Actualizado: 2020-01-11 05:43


Durante un momento, Sheffield se quedó atónito y miró a Evelyn con una mirada complicada en los ojos. Ahora entendía lo de su depresión. "¿Qué le pasó a tu cuarto novio?".

"Rompimos, justo antes de que yo viniera aquí. Era él quien llamaba antes por teléfono". La familia de Calvert, el cuarto novio de Evelyn, le presionó hasta que consiguieron que rompiera con ella.

"¿Por qué rompieron ustedes dos?", indagó Sheffield queriendo saber más. '¿Quizá ese tipo tenía miedo de que lo mataran?', pensó él.

Evelyn respiró hondo antes de continuar burlándose de sí misma, "Es el único hijo de su familia. También tienen miedo de que yo le traiga mala suerte y lo mate algún día. A sus ojos, soy una maldición. Aunque por supuesto, esa no es la única razón. A estas alturas ya sabes que soy un poco rara, fría e inaccesible. Tuvimos muchos problemas para llevarnos bien".

Esperaba que Sheffield tuviera miedo cuando le contara su horrible pasado. ¿Quién en su sano juicio querría una novia que le trajera mala suerte?

"Ya entiendo". Después de maldecir para sus adentros a sus exnovios, él le dijo con una sonrisa relajada, "No pasa nada. No creo en los maleficios. ¿Y sabes qué? Mi padre se ha casado tres veces. Y tengo un montón de medio hermanos. Además, a mi padre no le gusto mucho. Creo que hasta se alegraría si me mataran. Así que, Evelina, no me da miedo estar contigo".

Él puso una sonrisa traviesa y extendió sus brazos nuevamente, esperando que ella se arrojara sobre él.

Evelyn suspiró por dentro.

Una parte de ella deseaba que hablara en serio.

"Deja de bromear". Después de decir eso, ella esquivó sus brazos abiertos y continuó caminando. El paisaje se fue haciendo más deslumbrante mientras caminaban a lo largo de las orillas del arroyo que corría por el bosque. Pero Evelyn estaba inmersa en sus propias penas.

Aunque Carlos había hecho todo lo posible para bloquear cualquier noticia sobre la misteriosa muerte de sus exnovios, aquella terrible información llegó a oídos de muchos curiosos. Evelyn sabía bien cómo hablaban de ella a sus espaldas. Se le consideraba una maldición que traía la muerte a sus novios. Trataba de aparentar que no le importaba lo que la gente dijera de ella, pero en el fondo, se sentía devastada.

Ahora que Sheffield conocía su historia, podía entender completamente por qué ella había rechazado su amor.

Para empezar, sólo hacía un día que se conocían. Era perfectamente normal que ella no se creyera sus intenciones. Por otro lado,

aminado tanto y ya le dolían las piernas. "Probablemente recoja algunas hojas de té o vaya a la frontera".

Sheffield notó que tenía dificultades para caminar. Vio que le temblaban las piernas y preguntó con preocupación, "¿Estás cansada?".

"Sí". Ella no lo negó. Miró a su alrededor, pero no pudo encontrar donde sentarse.

Entonces él se puso en cuclillas delante de ella dándole la espalda. "Te llevaré a caballito".

"¿Tú?". Evelyn miró a su espalda con incredulidad.

Obviamente era más fuerte que ella. Pero tampoco parecía muy musculoso.

De nuevo, Sheffield se sintió humillado por esta mujer. Se dio la vuelta para mirarla y dijo, "Mientras tú estabas en la secundaria, yo ya estaba haciendo todo tipo de entrenamiento físico en Estados Unidos. No juzgues a una persona por su aspecto".

No obstante, ella declinó su oferta, "No, mejor llamo a..."

"¡Sube!". Sabía que ella estaba a punto de pedirle a su guardaespaldas que viniera y la llevara él.

Como Sheffield insistió, Evelyn no pudo negarse más y se subió a su espalda.

Fue entonces cuando él vio la tobillera de rubíes en su tobillo. "¿Te gustan las gemas?". También llevaba una pulsera de rubíes y una horquilla de zafiro.

"Sí. Me gusta coleccionarlas". Le sorprendió que él, siendo médico, supiera algo de gemas.

'Es una afición realmente lujosa'.

Sheffield ya se había dado cuenta de que era de una familia rica, pero ahora entendía que era mucho más rica y poderosa de lo que él había pensado.

"¿Solo te gustan las piedras preciosas? ¿O también te gustan otros tipos de joyas?". Y comenzó a calcular mentalmente cuántas piedras preciosas podía permitirse comprarle.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir