ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 801 Ya no me molestes

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7141

Actualizado: 2020-01-13 05:39


Evelyn no deseaba un marido como su padre, porque era demasiado dominante e indiferente. A Carlos sólo le preocupaban las mujeres de su familia y amigos, nadie más.

Así que anhelaba un marido extrovertido y considerado, que la quisiera mucho, para que pudiera vivir tranquilamente con él, sin necesidad de esconderse.

Tampoco debía ser rico como su padre. Carlos había ganado demasiado dinero en su vida; pero siempre estaba agotado. Por eso ella trabajaba tanto, para ayudarle con la carga de trabajo.

No quería que su futuro esposo persiguiera el dinero como su padre. Sólo necesitaba que fuera trabajador y pudiera mantener a su familia.

Sheffield le sostuvo la mano con fuerza y pensó: 'Haré lo que me pidas'. No lo dijo en voz alta porque sabía que ella no le creería. Pero él quería hacer todo lo que la hiciera feliz en el futuro.

Evelyn nació en cuna de plata; tenía la bendición de tener una figura perfecta y una belleza natural. Sin embargo, había sufrido varios reveses en su vida amorosa. "Tus ex novios no fueron tu verdadero amor, y sus muertes no fueron tu culpa. Una vez que conoces a alguien que te ama y a quien realmente puedes amar, jamás te dejará".

'Alguien que me ame...'. Evelyn sonrió con amargura.

"Sheffield...". Se detuvo y lo miró.

Él esperó que ella hablara, pero se quedó sumida en sus pensamientos. Su abuela le había presentado a su primer novio a los veintiséis años. Acababa de terminar sus estudios de posgrado y había recibido un título de maestría. Él estaba a punto de unirse a la industria aeroespacial, y tenía un futuro prometedor por delante.

Infortunadamente, murió en un accidente automovilístico tres meses después de que comenzaron a salir. Aquel día llovió mucho ese día y su sangre empapó el camino.

Su segundo novio era gerente en una sucursal del Grupo ZL, era un hombre joven y prometedor que la había pretendido durante mucho tiempo. Tenía veintisiete años en aquel entonces y también estaba ansiosa por enamorarse. Entonces, había aceptado la relación.

Un día, cuando llevaban tres meses saliendo, él había muerto en su propia villa. Tenía el rostro desf

ohol.

'¡Ah! El amor es una cosa aterradora. Yo solía ser el rompecorazones. Probablemente el karma me persigue'.

Cuando vio por primera vez a Evelyn, incluso había pensado en los nombres que le pondría a sus futuros hijos. Pero en este momento, estaba igual que al principio.

Evelyn se despertó a la mañana siguiente. Se preparó y salió de la habitación. Tayson la esperaba al lado de su auto en la entrada; ella se sentó en el asiento trasero. Sheffield no se veía por ninguna parte.

"Señorita, ¿iremos a la plantación de té o al Pueblo D?", Tayson preguntó mientras conducía.

"Vamos al Pueblo D", respondió Evelyn con normalidad.

"La frontera es peligrosa, así que, por favor, quédese conmigo en todo momento", le recordó Tayson.

"De acuerdo", dijo ella y miró el paisaje por la ventana, para ocultar su mirada perdida.

El Pueblo D era muy pequeño, pero divertido. Las calles estaban llenas de turistas y vendedores que hablaban idioma coloquial.

Ahí vivían muchos budistas. Las decoraciones de los templos budistas eran diferentes de las de otros lugares. Podían encontrar amables hombres y mujeres budistas por todas partes.

Evelyn encontró un templo lejano, compró una vara de incienso, se quitó los zapatos y entró.

En los últimos dos años, había visitado las tumbas de sus tres ex novios dos veces. Sentía que debía orar en este templo.

Quería desearles felicidad en el otro mundo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir