MoboReader> Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 805 El sirviente Tang

Respira Conmigo By Bai Cha Palabras: 6995

Updated: 2020-01-14 03:57


Sheffield levantó las cejas y dijo: "Entonces, deme un kilo".

"Bien, de acuerdo. Espere un minuto". El experto en té entró en la tienda, quizá para ir por el té o para hablar con el jefe.

Evelyn miró a Sheffield y pensó: 'Como subdirector del departamento de un hospital, su bono mensual y sus dividendos, combinados con su salario, no alcanzarían para comprar un kilo de este té'. Entonces, le dijo: "No te preocupes por el precio. Ya que me invitaste a cenar la última vez, ahora me toca invitar".

Sheffield se sintió humillado. "¿Me veo tan pobre?", preguntó, angustiado.

"Sí". Ella asintió y le dijo con seriedad: "Así que deja de usar ropa y accesorios tan caros. Deberías ahorrar dinero para tu futura familia".

Ella había notado que en esos últimos tres días, él usaba ropa de marca de lujo. Incluso el reloj en su muñeca izquierda valía un millón de dólares. Su salario no podía ser mayor a diez mil al mes, así que no debería desperdiciarlo así.

Sheffield se rascó el cabello corto y dijo: "Si te digo la verdad, me alcanza muy bien para casarme y cuidar de mi futura familia...".

"¿Te ayudan tus padres? A decir verdad, no soy nadie para darte un sermón; yo también dependo de los míos". Lo que tenía era gracias a sus papás. Había nacido rica.

"Hay diferentes tipos de dependencia. Tu familia es rica, así que está bien que gastes el dinero de tus padres. Hay jóvenes cuyos padres no ganan mucho; y aun así viven de las ganancias de su familia. Eso debería ser un crimen". Sheffield despreciaba ese tipo de comportamiento. Nunca vivió del dinero de su padre.

Evelyn escuchó esas palabras razonables y pensó que tenía sentido. Por primera vez en su vida, ya no se sentía culpable por gastar el dinero de sus padres.

Entonces, una mujer de unos cuarenta o cincuenta años se acercó a ellos. Parecía que era la dueña de la tienda. La dama estaba vestida de manera muy diferente, y detrás de ella iba el experto en té que tenía una taza en la mano.

La propietaria miró a los dos jóvenes de arriba a abajo con una sonrisa. "¿Quieren tomar el mejor té oolong de

te hombre! Tiene mucha influencia sobre ella. ¡Ahora la señorita Huo hasta está bromeando!'.

Después, llevó a Evelyn directamente a la casa de huéspedes.

Sheffield no regresó esa noche. Durante los siguientes dos días, ni siquiera mostró su rostro.

Evelyn, poco a poco, se acostumbró a la vida sin trabajo. 'Sólo por un tiempo', se recordó.

Al tercer día, Evelyn hizo planes para ir a la montaña nevada de la Ciudad D. Antes de subir a su auto, se topó con Sheffield, que acababa de regresar.

En cuanto salió de la minivan negra, la vio. Cerró la puerta del vehículo y corrió hacia ella, se le veían sus brillantes dientes blancos. "Evelina, ¿vas a salir? ¿Me llevas?".

Ella miró la minivan y preguntó: "¿No tienes ya un auto?".

"Oh, es de mi amigo. Está ocupado, así que no quiero molestarlo".

Evelyn miró hacia otro lado y preguntó: "¿A dónde vas?".

"Donde tú vayas". Corrió para abrirle la puerta y le hizo un gesto para que entrara con mucho respeto. "¡Su carruaje está listo, majestad!".

Ella sonrió y subió al auto.

A partir de entonces, la acompañó a todas partes. A la montaña nevada, y luego al café...

Una noche, Evelyn salió a comprar algunos artículos de primera necesidad. Ya eran más de las diez cuando regresó a su habitación. En ese momento, vio a una mujer que tocaba en la puerta de Sheffield.

Se sorprendió mucho al presenciar la escena.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top