ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 813 Un pez grande

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7432

Actualizado: 2020-01-17 00:56


Antes de que terminara el día, casi todos en el hospital sabían que Sheffield buscaba a la hermosa hermana de Horace.

La noticia tomó a Horace por sorpresa. Ni siquiera sabía que tenía una hermana.

Entonces llamó a Sheffield, quien iba al área de ginecología, y este le respondió de manera superficial: "No eres tú. Se trata de otro Horace".

"¿Qué...?". Antes de que él pudiera decir algo, Sheffield colgó.

Sheffield había dejado su trabajo de lado para encontrar a Evelyn. Pero aún no la encontraba. Incluso dudó si la había imaginado en el jardín a causa de tanto trabajo.

La última parada de su búsqueda fue en el área de hospitalización VIP de ginecología y obstetricia.

Cuando entró a esa área, ya era de noche.

En la enfermería

Las enfermeras llevaban uniforme rosa. Una de las enfermeras le preguntó a la otra: "¿Por qué tomaste el turno de la noche? Acabas de regresar de vacaciones".

La chica rápidamente se acomodó la ropa y, en vez de responderle, preguntó: "¿Es tu primer día?".

"Sí, me dijeron que tenías experiencia y que debía trabajar como tu residente durante algún tiempo".

Al escuchar el alago, la mujer hizo todo lo posible por reprimir su emoción y respondió con tono cortés: "No, ellos exageran. Pero no importa de quién seas residente, tendrás que trabajar duro, porque nuestro trabajo es muy importante... ¡Doctor Tang!".

Sheffield se apoyó contra el mostrador, les sonrió y preguntó: "¿Están de guardia?".

Las enfermeras se pusieron de pie con entusiasmo. "Sí, doctor Tang. ¿Qué hace por aquí?". Estaban emocionadas porque en verdad era un hombre muy guapo.

Sheffield se quejó e hizo una mueca, "Horace me pidió que buscara a su hermana. Llevo todo el día buscándola y no lo he logrado".

"¿Su hermana?", la enfermera preguntó confundida. "¿Por qué no la llama?".

Sheffield respondió con calma: "Estaba inconsciente cuando la trajeron y dejó su teléfono en casa. Ingresé al sistema del hospital, pero no pude encontrar la información de la paciente, aunque estoy seguro de que está en nuestro hospital".

"Ya veo. Déjame revisar el registro. ¿Sabes su nombre?", la enfermera preguntó.

Después de todo un día de búsqueda, Sheffield pensó que quizá Evelin

e personal de Grupo ZL, investigó desde el CEO, Carlos Huo, hasta los de la limpieza. Pero no existía nadie con el nombre Evelina.

Al día siguiente, cuando Horace lo llamó, seguía revisando el sistema de registro doméstico de la Ciudad Y, buscaba a cualquiera llamada Evelina. No había dormido en toda la noche.

En Ciudad Y, había un total de cincuenta y ocho mujeres llamadas Evelina. Pero ninguna de ellas era la que estaba buscando.

Finalmente, Sheffield abandonó la búsqueda por nombre. Pues había llegado a la conclusión de que era falso.

Tomó su abrigo y corrió al hospital.

En el área de nefrología

Horace hablaba con un paciente sobre su cirugía. Cuando vio a Sheffield, dijo a toda prisa: "¿Dónde estuviste? El director quiere verte. ¡Ve pronto a su oficina!".

Sheffield colgó el abrigo en una percha, abrió el grifo y se lavó la cara. Se arregló un poco, se puso el uniforme blanco y corrió a la oficina del director.

En la oficina del director

Cuando Sheffield llamó a la puerta, el director Sidell Xiang estaba hablando por teléfono. Frente a él estaba sentada una joven

de unos veinte años y tenía rizos color marrón claro. Su maquillaje era delicado y llevaba puesto un vestido rosa claro de una conocida marca internacional.

Los ojos de la chica se iluminaron cuando lo vio entrar. Se levantó de la silla, corrió hacia él y le sostuvo el brazo casualmente. "Sheffield, ¿dónde estuviste toda la mañana? Llevo mucho tiempo esperándote".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir