ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 814 Todos pueden cambiar

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6429

Actualizado: 2020-01-17 14:33


Sheffield miró las manos de la chica en su brazo y luego sonrió. "Estaba un poco cansado por la operación del día de ayer. Así que me quedé dormido".

Después de terminar la llamada, Sidell miró a su hija con enojó fingido y dijo: "Dollie, en cuanto ves a Sheffield, olvidas todo lo demás a tu alrededor. Deja de hacer eso".

Dollie protestó: "Papá, hace mucho que no lo veía. ¿Cierto, Sheffield?".

Él le acarició la cabeza, retiró su brazo y le acercó la silla. "Siéntate, no te canses".

Ella comprendió su preocupación y se sentó en la silla con timidez. Luego dijo: "Siéntate conmigo, Sheffield".

Él se sentó a su lado.

Sidell se veía satisfecho. "Sheffield, todo está listo para tu transferencia al área de nefrología. Pero hay poco personal en el departamento de trasplantes renales".

Sheffield se apoyó casualmente en el respaldo de la silla y respondió: "Si no hay problema, podrían llamarme cada que me necesitaran".

"Me alivia escucharlo", dijo el director.

Sheffield sonrió y guardó silencio.

Sidell miró a su hija y luego observó la hora en su reloj. Se aclaró la garganta. "Debo asistir a una reunión. Sheffield, si estás desocupado, ¿almorzarías con Dollie?".

"Claro", respondió Sheffield con una sonrisa amable.

Al escucharlo, Dollie se despidió de su padre con alegría y le dijo: "¡Adiós, papá! ¡Danos espacio!".

Sidell se echó a reír. Tomó un archivo del escritorio y caminó hacia la puerta. Cuando pasó junto a Sheffield, le dio unas palmadas en el hombro y le dijo con sinceridad: "Sheffield, te la encargo".

Sheffield tenía una mirada fugaz. Comprendió lo que el director quería decir, pero decidió ignorarlo. "Le aseguro que la cuidaré bien, señor Xiang".

"Entonces, puedo estar tranquilo". Sidell partió.

Se quedaron solos en la oficina. Dollie se acercó a Sheffield. Le dijo con ternura: "¿A dónde almorzaremos?".

"¿Qué se te antoja?". Sheffield se levantó y

s por ese hombre?".

'¿Qué?'. Evelyn se quedó confundida por un momento. Entonces, se dio cuenta de que hablaba de Sheffield. De modo que sacudió la cabeza y dijo: "No, simplemente no hacemos buena pareja. Nada tiene que ver con otra persona".

"Creo que somos una pareja perfecta. Evelyn, ahora que Rowena ya no vive en casa, ya no está cerca de mí. Ya puedes dejar de sentir celos".

'¿Celosa?'. Evelyn sonrió. "Jamás he sentido celos de ella".

Los ojos de Calvert se entristecieron. Evelyn sabía que eso lo lastimaría. ¿Y? Ya no le importaba. No era su problema. No le correspondía hacerlo feliz.

"Prometo pasar más tiempo contigo en el futuro". Sacó una caja de brocado de su bolsillo y se la puso enfrente. "Cuando lo vi en Sri Lanka, pensé en ti de inmediato. Yo hice este anillo para ti con una piedra de zafiro. Lo iba a usar para proponerte matrimonio...".

Calvert abrió la caja. Dentro había un anillo de zafiro, que brillaba bajo las luces.

Cualquiera podía darse cuenta de que era una joya invaluable de alta calidad.

Evelyn no se estremeció. Sin siquiera mirar el anillo, le dijo con indiferencia: "Gracias por tu amabilidad, señor Ji, pero no lo necesito. Por favor, no se te ocurra proponerme matrimonio. Como dije, no somos el uno para el otro".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir