ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 825 Se casa

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7345

Actualizado: 2020-01-21 11:04


Terilynn empujó ligeramente a la atónita autora sentada frente al hombre y dijo, "Muévete. ¡Tengo que sentarme y dejarle esto muy claro hoy, sin falta!".

La autora se apresuró a dejarle hueco para que se sentase. Entonces, Terilynn le dijo al hombre, "Los derechos de propiedad intelectual se emitieron para proteger los derechos de autor de obras literarias, artísticas y científicas, así como los derechos e intereses relacionados con ello. Sin el consentimiento del propietario, cualquiera que copie sus obras, incluidas palabras, música, películas, televisión y otras obras, será detenido o encarcelado. En circunstancias severas, el infractor será sentenciado a penas de prisión de hasta tres años. Además de eso, los derechos de autor incluyen el derecho del autor a publicar sus obras. ¿Comprendes lo que te digo?".

Ignorando la mirada culpable en el rostro del hombre, Terilynn se volvió hacia la autora. "Ha hecho algo incorrecto y ni siquiera se arrepiente. Debes pedirle al departamento legal de tu empresa que le envíe una carta de advertencia. Si después de eso no hace caso, deberías demandarlo".

La autora asintió torpemente. "De acuerdo, está bien".

En ese momento, sonó el teléfono de Terilynn. Respiró hondo para calmarse y lo sacó del bolso. Al ver quién era, se levantó inmediatamente para contestar. Pero antes de irse, le dijo a la autora, "Haz lo que te acabo de decir. Tienes que proteger tus derechos e intereses".

"Lo haré, de verdad, ¡muchas gracias!".

Terilynn salió de su asiento y respondió a la llamada telefónica. Su tono era muy distinto del que tenía hacía un momento. "Hola, Tayson. Ah, ya estoy aquí. Estoy en el primer piso. ¡Ahora mismo subo!".

Después de colgar, subió corriendo al segundo piso del bar.

Cuando entró en la cabina, Tayson ya estaba allí. Él frunció el ceño y preguntó, "¿Por qué me ha hecho venir aquí?".

Con un suspiro, Terilynn respondió con una cálida sonrisa, "Solo quiero invitarte a tomar algo".

Tayson sacudió la cabeza. "Señorita...".

"Te lo he dicho muchas veces. No me llames 'señorita Huo' cuando estamos solos. Llámame Terilynn. ¿Qué te apetece tomar?", dijo ella agarrando la carta de vinos.

Pero Tay

Bennett estaba de guardia afuera. Tayson lo saludó secamente y se fue.

Terilynn le pidió al encargado que le enviara una botella de su mejor licor. Abrió la botella y bebió despacio.

Unos diez minutos después, quienes estaban en el bar pudieron oír claramente el llanto que llegó desde el interior de la cabina privada.

Era una voz de mujer y sonaba alta y llena de dolor.

Más tarde

Bennett ayudó a Terilynn a salir de la cabina privada hacia el Emperor estacionado cerca del bar. Al verlos, un hombre salió del auto.

"Señor Huo", asintió Bennett Lan y le entregó a la chica borracha con cuidado.

Con una cara muy seria, Carlos la recibió del guardaespaldas y le preguntó fríamente, "Terilynn, ¿cómo estás tan borracha?". La tomó en sus brazos y suavemente la colocó en el asiento trasero del auto.

Al escuchar la voz familiar, ella trató de levantar la cabeza para ver quién era, pero se sentía débil y no podía moverse ni un centímetro. "¿Quién coño eres tú? ¡No es asunto tuyo si estoy borracha o no!".

Carlos dijo enojado, "Te prohíbo que vuelvas a beber".

"¡Eso no es asunto tuyo!", ella dijo de nuevo.

"¡Soy tu padre! ¡Y te estás pasando mucho!", le espetó Carlos.

"Oh, papá... Papi, estás aquí". De repente, ella se sentó y comenzó a llorar en sus brazos, y el corazón de Carlos se ablandó. Decidió no regañarla. Terilynn no quería soltarlo, así que tuvo que sentarse en el auto a su lado y dejarla llorar sobre su hombro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir