ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 835 Estás loco

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7628

Actualizado: 2020-01-24 09:30


"Cállate ya. ¡Como sea! Ese no es el punto. Joshua, ¡levántate! ¡Dime por qué eres novio de mi chica!". Por eso había ido a su casa.

Ahora Joshua ya estaba completamente despierto. "Ella me lo propuso".

"¿Y tú aceptaste?".

"Sí, ella es sumamente atractiva. Finalmente entendí que es irresistible. Yo también quiero acurrucarme en sus brazos...".

Sheffield saltó sobre la cama, lo inmovilizó y lo molió a golpes. "¡Estúpido! ¡Termina con ella! ¡Ahora mismo!".

"¡Uy! ¡Basta! ¡Ten cuidado! ¡Mi abuela te matará a golpes con su bastón!". Joshua gimió de dolor. Eso logró parar a Sheffield.

La amenaza de Joshua le puso la piel de gallina a Sheffield, así que revisó toda la habitación del chico. "Perdón, abuela, no volveré a pegarle. Descansa en paz y no me hagas daño", murmuró Sheffield.

Cuando la abuela de Joshua estaba viva, la anciana siempre amenazaba con golpear a los niños traviesos con su bastón.

Joshua se rio de la reacción de su amigo y luego dijo: "No te preocupes, la que me interesa es su hermana menor". Jaló la colcha y se cubrió hasta el pecho, luego tomó un cigarrillo de la mesita de noche.

"¿Su hermana? Pero ahora sales con Evelyn. ¿No temes que su padre te fracture la pierna?".

Sheffield y Joshua todavía no sabía exactamente quién era el padre de Evelyn, sentían que era alguien muy poderoso y quizá hasta toda una leyenda.

Sheffield no había investigado bien a Evelyn, ni siquiera cuando supo su verdadera identidad.

Joshua tampoco lo sabía porque su madre no le había contado los antecedentes familiares de su cita.

"No tengo miedo. Me sentaré a ver qué pasa. Cuando la recuperes, yo me encargaré de Terilynn", dijo Joshua.

'Eso quisieras'. Sheffield lo miró con enojo. Después, encendió un cigarrillo, fumó un poco y dijo: "No será tan sencillo. ¿Y si Terilynn ya está enamorada?".

Joshua asintió, "Lo sé, está enamorada del guardaespaldas de Evelyn".

"¿En serio?", Sheffield preguntó, luego recordó a Tayson, el rudo que jamás lograría enamorarse de nadie. "Lo sabes y, ¿aun así la quieres?".

"¿Crees que no puedo ganarle al guardaespaldas?". Joshua lo miró de reojo.

"Por supuesto que sí. ¡Igual que yo puedo vencerte!". Sheffield apagó el cigarro y se levantó de la cama para irse.

"¡Espera! ¿Cómo va

ue Sheffield pudiera subir las escaleras, corrió apresuradamente y bajó sin siquiera ordenar su trabajo.

Cuando salió de la compañía, vio al hombre esperando afuera, llevaba un abrigo largo y un suéter de lana gris claro. Sus largas piernas se veían muy atractivas con esos pantalones grises.

Sin duda, el chico se veía muy elegante con ese atuendo.

Con un ramo de flores en la mano, él caminó hacia la entrada de la empresa.

Ya había pasado la hora de salida, pero todavía había muchos empleados.

Sheffield llamaba mucha atención con el auto deportivo convertible rojo, su hermoso rostro y el ramo de flores frescas en sus manos. De inmediato, todos comenzaron a mirarlo. Incluso, unas mujeres se aproximaron y le preguntaron a quién estaba buscando.

Sheffield ya había visto a Evelyn. No podía dejar de mirarla.

Las dos empleadas que se habían acercado se dieron la vuelta y vieron a Evelyn. Como resultado, la expresión facial de las chicas cambió abruptamente y ambas se fueron a toda prisa.

Sheffield caminó lentamente hacia Evelyn, quien sintió que le estaba tocando el corazón, que latía rápidamente en su pecho, aunque su rostro no reflejaba ninguna expresión como de costumbre. Ella controló sus emociones y le preguntó con indiferencia al hombre que estaba frente: "¿Qué pasa?".

Sheffield olió ligeramente las flores color púrpura que traía en la mano, se acercó para darle el ramo y le mostró su encantadora sonrisa. "Aunque me tortures cientos de veces, siempre serás mi único amor".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir