ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 843 No me asustes de esa manera

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6376

Actualizado: 2020-01-27 01:50


Cuando se fue, Evelyn observó su automóvil.

Justo en ese momento, sonó su teléfono. Era su hermana. "Terilynn", contestó.

"Evelyn, ¿dónde estás?".

"Salí".

"Ya puedes regresar, porque papá ya no está enojado. Mamá lo regañó y está arrepentido de haber discutido contigo". Terilynn acababa de tranquilizar a Carlos. Ahora regresaba a su habitación para llamar a Evelyn.

"Esperaré un poco más".

"Muy bien, ¿realmente fuiste a verlo? Se escucha mucho ruido, ¿dónde estás?". Terilynn escuchaba a la gente que gritaba y animaba.

Sheffield se acercó a Evelyn, llevaba su traje de carreras, y tenía el casco en la mano. "No te preocupes por mí. Acuéstate. Hablamos más tarde".

"De acuerdo. Cuídate".

"Sí".

Sheffield le puso el casco. "Pruébalo primero. Si después quieres conducir, te traeré un traje".

"Está bien".

Se metieron a un auto de carreras; ya había varios corredores en las pistas.

"Agárrate. Voy a empezar". En segundos, el auto salió disparado como una flecha.

Era la primera vez de Evelyn se subía a un auto de carreras. Se aferró a la barra, rechinó los dientes y fijó su mirada en la pista.

Sheffield controló con habilidad el volante. Como sabía que era su primera vez en una carrera de autos, desaceleró deliberadamente para que pudiera adaptarse a la velocidad.

Cuando dio una vuelta en U, la parte trasera del auto se deslizó e hizo un giro perfecto.

Después de algunas vueltas, la cabeza de Evelyn era un desastre. Antes de que pudiera ver algo claramente, ya habían llegado a la línea de meta.

Los vítores y los gritos afuera del auto eran ensordecedores. Poco a poco, regresó a sus sentidos.

Sheffield se quitó el casco y preguntó: "¿Cómo te sientes? ¿Quieres conducir?".

Evelyn sacudió la cabeza. "No, ¡gracias!". Estaba asustada. Estaba oscuro afuera; así que no podía ver nada.

Sheffield le acarició el cabello. "No te preocupes, yo

, ¡es peligroso! ¡Evelyn!".

Pero ella no lo escuchaba. El auto ya iba demasiado lejos.

Evelyn había abandonado a Sheffield sin piedad.

Él estaba preocupado por ella porque nunca antes había conducido un auto de carreras. Ansiosamente corrió hacia el monitor para observarla.

Afortunadamente, Evelyn no condujo demasiado rápido; más bien iba lento. Al menos, todo se veía bien en la pista.

Sheffield esperaba a que se detuviera después de la primera vuelta. Sin embargo, Evelyn aceleró a 200 km por hora.

Aunque Sheffield a veces conducía a más de 400 km por hora y ella iba a la mitad de la velocidad, seguía siendo peligrosa porque era novata.

Él corrió hacia la línea de meta y esperó a que se detuviera.

Después de dos vueltas, ella no disminuyó la velocidad. Durante la tercera vuelta, Sheffield le hizo una seña con la mano y corrió hacia la plataforma de mando, siguió moviendo la mano para que se detuviera.

Evelyn lo miró, pero el auto sólo pasó a su lado.

Después de la cuarta vuelta, el auto finalmente comenzó a disminuir la velocidad. Sheffield corrió hacia el auto, aliviado.

Cuando el auto se detuvo por completo, él abrió la puerta y la sacó de ahí. "¡Gracias a Dios que estás bien! ¡Evelyn, no me asustes de esta manera!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir