ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 845 Sé feliz

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7236

Actualizado: 2020-01-28 00:02


Evelyn entró por la puerta lateral de la mansión. Hasta que no la perdió de vista, Sheffield no entró en su automóvil.

Cuando entró en la mansión, Evelyn vio a Carlos de pie debajo de una de las farolas del jardín, Solo llevaba un fino pijama, y estaba con los brazos cruzados, sin expresión, mientras veía a su hija entrar.

El corazón de Evelyn dio un vuelco. Desde donde estaba, Carlos podía ver fácilmente el auto de Sheffield estacionado afuera. '¡Mierda! Papá debe haberlo visto', pensó Evelyn para sí misma.

Ella respiró hondo y lo abrazó. "Papá, siento lo de antes. Me dejé llevar por las emociones".

Ver que Carlos la había estado esperando en la puerta a altas horas de la noche hizo que desapareciera toda su ira.

Él dijo con un suspiro, "Pensé que no ibas a regresar".

"¿Ah sí? ¿Entonces, qué haces aquí?", preguntó Evelyn juguetonamente, apoyándose en su hombro.

"Yo... Solo estaba dando un paseo". Esa fue la única excusa que Carlos fue capaz de encontrar.

Evelyn soltó una risita. "Fue él quien insistió en que volviera a casa. Papá, es un buen tipo...".

"¿Ya te lavó el cerebro otra vez?", la cortó Carlos.

No se creía que hubiera sido Sheffield quien le dijo que volviera a la mansión. Hasta donde Carlos sabía, Sheffield era un tramposo, que le mentía a Evelyn una y otra vez.

Evelyn se dio cuenta de que siempre que Sheffield estuviera por medio, Carlos estaría demasiado enojado para hablar con ella. "No importa, papá. Vamos adentro y descansemos un poco".

Ella tomó el brazo de su padre y caminaron hacia la villa lentamente.

"Escúchame, Evelyn. Intenta llevarte bien con Joshua Fan".

Evelyn no quería hablar de eso. "Papá, si vuelves a mencionar eso, me mudaré a mi apartamento y me quedaré allí".

Tenía un apartamento en la ciudad y generalmente se quedaba allí cuando trabajaba hasta altas horas de la noche. Ella solo iba a la mansión cuando salía temprano del trabajo.

"De acuerdo. Hablemos de trabajo".

"No, eso tampoco".

Carlos suspiró y dijo, "Lo que pasa es que no quieres hablar conmigo".

"¡Vamos, papá! Te quiero mucho. Y tú lo sabes. No te preocupes, de ahora en adelante, haré tod

i papá", respondió ella hoscamente.

Sheffield miró a Carlos con estupefacta incredulidad. "¿Papá?", repitió.

Las cejas de Carlos se fruncieron aún más, sus ojos eran tan oscuros como la tinta. Levantó el puño nuevamente para golpearlo, y eso hizo que Sheffield recuperara el sentido y saludó a Carlos con respeto, "Papá... lo siento... digo... Señor Huo, es un placer conocerlo".

Carlos lanzó una mirada de reojo a Evelyn y le dijo con voz gélida, "Evelyn, suéltame. Voy a darle una buena lección a este chico".

"¡Papá, mira su cara! ¡Ya está toda hinchada! ¡Detente!". Evelyn se sentía muy mal. ¿Cómo se había enterado Sheffield de que estaba allí?

Pero Carlos no le hizo caso a su hija. Se soltó de su mano, puso a Sheffield contra el suelo y lo golpeó una y otra vez. "¿No dijiste que me ibas a matar? ¡Lucha entonces!".

Con la cabeza protegida entre las manos, Sheffield se enroscó en el suelo. "No me defenderé. Aunque me vaya a matar a golpes, no voy a luchar contra usted".

Las habilidades de artes marciales de Carlos eran excepcionales. Cada golpe que daba era brutal. Evelyn miró a Sheffield tirado en el suelo con el corazón dolorido. Con los ojos enrojecidos, apartó a Carlos y dijo, "Papá, por favor, para ya. Lo vas a herir gravemente si sigues golpeándolo".

"¿Herir gravemente?", preguntó Carlos. "Si es tan fácil herirlo gravemente, es que es un inútil. ¿Por qué te ibas enamorar de un inútil como él?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir