ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 858 Ingrid

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7156

Actualizado: 2020-02-01 01:47


Durante la comida, Sheffield apoyaba su barbilla con la mano, mientras observaba a Evelyn beber su vino de forma elegante. "Evelyn, estoy tan enamorado de ti. ¿Qué clase de hechizo me has lanzado?".

Luego de una pausa, Evelyn preguntó: "¿A cuántas les has dicho lo mismo?".

"Sólo a ti. Eres a quien más amo en el mundo". Sus palabras eran genuinas, no había resquicio alguno de mentira en ellas.

Evelyn no pudo evitar reírse. "Sin embargo, pasas con otra mujer justo en frente de mí".

Sheffield suspiró. Pensaba que era hora de explicarle sus intenciones. Ella tenía derecho a saberlo. "No me importa Dollie, es a Sidell a quien trato de acercarme".

"¿Qué quieres decir?".

"Evelyn, ¿sabes por qué elegí ser médico?". Nadie sabía la verdad.

Pero para asegurarle que ella era la única a la que amaba, debía contarle todo.

Evelyn dejó de comer.

Pero Sheffield no continuó.

Entonces, Evelyn levantó la mirada hacia el hombre que tenía frente, que estaba perdido en sus pensamientos y con una mirada sombría, perdiendo esa alegría habitual.

Era la primera vez que Evelyn lo veía de esa manera. Parecía más maduro que nunca.

Pero con ese lado melancólico de su personalidad... ella sintió que se le partía el corazón.

Todos tenían sus secretos del pasado, que guardaban para sí mismos, incluso Evelyn. Nunca le había contado a nadie acerca de su ex novio y Melody Song.

Evelyn llevó un trozo de pollo salado a su plato, y dijo suavemente: "Olvídalo, vamos a comer. Confío en ti".

Cuando vio a Sheffield y Dollie aparecer juntos en el video, estaba enojada, pero no era estúpida. Aunque vio que Dollie lo sostenía del brazo, no había una pizca de intimidad entre ellos.

O por lo menos, podía decir que no la amaba, a juzgar por la forma en que miraba a Dollie. No había pasión ni afecto en sus ojos, y no se parecía en nada a la forma en que miraba a Evelyn.

A pesar de eso, Evelyn estaba enfadada en ese momento, pues él había dicho que le gustaba, pero que aún estaba con Dollie.

Sheffield tomó suavemente su mano izquierda y la besó. "Evelyn, mi madre falleció hace quince años, en aquel momento,

n inmenso cristal que los separaba. Solo podía hablar con ella por el interfono.

Ingrid le sonreía todo el tiempo. Le dijo, "Sheffield, siempre dijiste que no querías estudiar medicina porque era agotador, difícil, poco gratificante y peligroso. Nunca estuve de acuerdo con eso, pero escúchame. Nunca estudies medicina, ¿de acuerdo?".

Sheffield no dijo una palabra.

Su madre continuó, "Concéntrate en tus estudios en el extranjero y nunca vuelvas aquí. Iré a verte si alguna vez tengo esa oportunidad. Vive una buena vida y sé amable con todos los que te rodean. Sé feliz. No seas como yo, que trabajé tan duro todos estos años, solo para terminar como una delincuente...".

"¿Quién dijo que eres una delincuente?". Sheffield la interrumpió. "¿Por qué te acusan de serlo? ¡No lo eres!".

Ingrid sonrió, y luego se echó a llorar. Quizás, su hijo era el único que aún confiaba en ella. Era un chico tan dulce. "Sheffield, eres un buen hijo, cuídate".

Luego de que salieron de la prisión, Sheffield fue directamente a casa.

Y al momento de ver a su padre, corrió hacia él, listo para comenzar una pelea.

Pero aún era muy joven. Y aunque había tenido muchas peleas con sus compañeros, esta vez se trataba de un hombre adulto.

Y pronto fue sometido. Su padre estaba furioso. "¿Qué demonios te sucede, Sheffield?".

Sheffield le reprochó, "¡Mi madre está en prisión! ¿Por qué? ¿Por qué no la has ayudado?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir