ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 867 Yo te daré de comer

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7213

Actualizado: 2020-02-04 00:38


Evelyn se arregló la ropa y no dijo nada.

Sheffield se acercó a su escritorio y se puso a rebuscar en la bolsa de regalo que estaba allí encima. Dentro encontró una pluma estilográfica. Era muy cara, hecha de oro, con incrustaciones de resina preciosa.

La besó y le guiñó un ojo a Evelyn. "¡Me encanta! ¡Un regalo de Evelyn! La guardaré como un tesoro mientras viva. Si se pierde esta pluma, yo también me perderé".

"¡Cállate!", dijo ella riéndose. Evelyn no estaba de humor para sus bromas.

Sheffield se corrigió de inmediato, "En serio, es un regalo fantástico. Gracias. Y si la pierdo, puedes comprarme una nueva".

Evelyn no quería hablar más con él. Agarró su bolso y se dirigió a la puerta.

Sheffield corrió tras ella y estiró los brazos para cortarle el paso. "Amor, ¿puedes esperarme? Tengo que cambiarme".

"¡No!". Evelyn se negó, pero se detuvo.

Sheffield se rio y dijo, "¡Vamos! Mi estómago ruge como una bestia. ¡Estoy hambriento!". Corrió hacia su armario y lo abrió para sacar su abrigo.

Mientras lo miraba colgar la ropa, Evelyn preguntó, "Entonces, ¿cómo fue la operación? Estuviste allí dentro muchísimo rato".

Después de colgar su abrigo del pliegue de su brazo, cerró el armario y caminó hacia ella. Le rodeó la cintura con los brazos y la besó en los labios. "Gracias por preguntar, amor mío. Salió bien".

Al oír eso, Evelyn se sintió aliviada. Pero al mismo tiempo, regresó la seriedad a su rostro. "Te lo advierto...".

"¿Qué?"

"Deja de llamarme tu amor". Ella puso los ojos en blanco, le quitó las manos de la cintura y se dio la vuelta para irse.

"¡Sí, señorita Huo! ¡Nunca más te llamaré 'amor', mejor te llamaré 'cariño'!".

Ella se dio la vuelta de repente y le agarró de la oreja muy fuerte, sin dejarle tiempo a responder. "Tú no eres muy bueno escuchando, ¿verdad?".

Ella siguió tirándole de la oreja y Sheffield lloró exageradamente. "¡Aah! ¡Duele! ¡Tío! ¡Tío! Suéltame".

Sin duda, era una reacción exagerada. Pero aun así, él montó tal escándalo que Evelyn se preguntó si realmente estaba tirando tanto. "¿Vas a escucharme entonces?".

"Sí". Parecía que había conseguido domarlo, al

n ciruelas por un beso en los labios".

Evelyn le pellizcó la cara y dijo, "Prefiero pasar hambre, gracias".

Luego él sacó una ciruela del bolsillo, la miró y pensó un momento antes de decir, "¡Tengo una ciruela aquí! Si la quieres para ti sola, mi precio es un beso. Si no, yo te daré de comer y comeré parte yo mismo".

Poniendo los ojos en blanco, Evelyn dijo, "Quieres aprovecharte de mí, ¿eh?".

"Me declaro culpable, señorita Huo. Pero...". Se metió la ciruela en la boca y dijo, "Acabo de cambiar de opinión. Yo te daré de comer".

La besó de nuevo y le pasó la ciruela de su boca a la de Evelyn.

Cuando Sheffield se dirigió a la cocina, Evelyn dijo preocupada, "Tal vez debería cocinar yo". Él había estado operando a un paciente durante todo el día. Probablemente estaba cansado, así que ella quería cocinar.

"¿Sabes cocinar?", preguntó Sheffield alzando las cejas.

Evelyn estaba perpleja. No, no sabía.

Para ser sincera, ella no sabía nada sobre cocina y nunca había tocado un horno, una cocina o una simple cazuela. Siempre tenía a alguien que lo hiciera por ella.

Dándose cuenta de su vergüenza, él sonrió, "Está bien. Hay cosas de comer en la mesa de la sala. Toma algo de allí".

Sobre la mesa de la sala había montones de cosas para picar. Muchas cosas que Evelyn nunca había visto antes.

Para cuidar su cuerpo, evitaba tomar refrigerios. Ni siquiera había probado nunca la fruta deshidratada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir