ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 868 Vida de soltero

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7371

Actualizado: 2020-02-04 01:15


Terilynn había estado tratando de perder peso durante algún tiempo, pero siempre estaba picando algo. A diferencia de su hermana, era el tipo de persona que comía casi de todo, e incluso había intentado que Evelyn probara algunos de sus aperitivos favoritos. Evelyn siempre se negó.

Pero ahora, Sheffield le puso fruta y carne deshidratadas, frutos secos, papas fritas, semillas de girasol y bebidas.

Y tenía que admitir que estaba algo hambrienta. Así que, decidió comer algo.

Abrió la bolsa de papas fritas con sabor a pepino. '¡Guau! ¡Esto es súper crujiente!', pensó mientras mordía una.

Luego abrió el paquete de calamares deshilachados y los probó. Al principio, pensó que sabía mal. Pero luego a medida que masticaba, comenzó a saberle mejor, y pronto le encantó.

Antes de comenzar a cocinar, Sheffield salió de la cocina y agarró un poco de calamar. "Está delicioso, ¿verdad? Comparte algo conmigo", dijo con voz alegre.

Evelyn le puso un poco de calamar en la boca y le preguntó, "¿Siempre comes estas cosas?".

"Sí, me encantan. ¿Por qué? ¿Creías que los hombres no nos permitíamos comer algo disfrutando y sin prisa?", preguntó con una ceja levantada.

"Solo tenía curiosidad, eso es todo", dijo ella encogiéndose de hombros. Luego Evelyn abrió el paquete de almendras, le puso algunas en la boca y se comió una ella misma.

Con una sonrisa, Sheffield volvió a la cocina para preparar la cena.

Cenaron a gusto y felices, sin que nadie les interrumpiera. Sheffield era un cocinero excepcional. A pesar de que Evelyn era quisquillosa, comió de todo con gusto.

Después de la cena, se sentó en el sofá y miró a Sheffield limpiar la cocina y recoger la basura. Se lavó bien las manos antes de sentarse a su lado.

"Debería volver a mi casa", dijo ella.

Sheffield se inclinó hacia ella y le suplicó, "Por favor, no te vayas". Había estado pensando en llevarla a su habitación.

"No, no tengo ropa para cambiarme ni otras cosas esenciales para la noche. No me puedo quedar". 'Las mujeres son complicadas', pensó él. Necesitaban muchas cosas solo para pasar la noche en un lugar diferente.

Sheffield apretó su cuerpo contra ella. "Está bien, iré a tu casa entonces. Es

de allí. Se dieron cuenta de que algo iba a suceder y que no iba a ser bonito.

Cuando Sheffield terminó su cigarrillo, ya estaba rodeado de sus enemigos.

No entró en acción porque se preguntaba solemnemente si era su futuro suegro quien había contratado a este grupo para matarlo.

Si estas personas habían sido realmente contratadas por Carlos, ¿debería defenderse?

Sheffield recordó la última vez, cuando Carlos había enviado unos hombres para que le rompieran la pierna. Pero estos matones no se parecían en nada a ese grupo de hombres que lo habían perseguido entonces.

Preguntó de nuevo con una sonrisa en los ojos, "¿Quién es su jefe? Si voy a morir hoy, al menos, merezco saber la verdad".

"Piensa a quién has ofendido últimamente".

"Ofendo a demasiada gente a diario. Pónmelo fácil y dime quién les pidió que me eliminen, ¿de acuerdo?". Se quedó sonriendo mientras esperaba una respuesta.

Pero no obtuvo ninguna. "Cállate. ¡Vamos a por él!".

Fue un alivio saber que Carlos no los había enviado.

Antes de que pudieran alcanzarlo, los esquivó ágilmente y ni siquiera pudieron seguir sus movimientos.

Lo buscaron a su alrededor y vieron que estaba tranquilamente de pie frente al coche. Apagó el cigarrillo con calma y le lanzó agresivamente la colilla a uno de los matones.

"¡Cabrón!". La colilla le dio en la cara a uno. Los ojos de aquel hombre corpulento brillaron con furia. Estaba listo para golpear al médico hasta matarlo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir