ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 872 Un accidente automovilístico

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7043

Actualizado: 2020-02-06 00:02


En la familia Huo

Durante la cena, Evelyn le preguntó a Carlos, que estaba sentado en la mesa frente a ella, "Papá, ¿entiendes que ya no eres tan joven? Tu hija mayor tiene casi treinta años".

Carlos era un hombre inteligente, la imagen de la persona que más odiaba le vino a la mente. Se preguntaba a qué se referiría Evelyn, y preguntó casualmente, "¿Y qué?".

"No juzgues a una persona por su apariencia, tú me enseñaste eso", agregó Evelyn, yendo directo al grano.

Su padre era bueno en las artes marciales, pero ya no estaba en sus años mozos. Sheffield, sin embargo, tenía la juventud y fuerza de su lado. Sabía que en una pelea justa contra Sheffield, su padre sería derrotado.

Evelyn se sintió herida al recordar que Sheffield se había dejado golpear por Carlos, solo para complacer a su futuro suegro.

Carlos miró a su hija con una expresión seria en los ojos. "¿Acaso tratas de decirme que ese hombre es mejor que yo?".

El corazón de Evelyn palpitó vertiginosamente. '¡A este hombre no se le escapa ninguna!', pensó.

Carlos continuó, "Quieres que hablemos sobre él, ¿cierto?".

Debbie había ido al baño a lavarse las manos, y como Terilynn no tenía planes de regresar a casa a cenar, solo estaban ellas dos en la mesa.

"¿Podemos hablar?". Ella preguntó.

"¡No!". Carlos la rechazó sin dudarlo. "Será mejor que te olvides de esa tontería, nunca permitiré que te cases con él".

Al escucharlo, ella no mostró señal alguna de ira. En cambio, le sonrió a su padre y le preguntó, "¿Y si mamá estuviera de acuerdo?".

'¿Debbie?'. El rostro de Carlos se ensombreció. "¿Lo conoció?", preguntó fríamente.

"Sí, pero no le mencioné mucho de él".

Carlos miró a los juguetones ojos de su hija. Sabía que se le rebelaría. Y solo había una forma de detenerla. "Tu madre y tú son igual de simples, a ella no se le da muy bien juzgar a las personas. Si tu madre está de acuerdo, entonces no te prohibiré que lo sigas viendo".

Los ojos de Evelyn se llenaron de esperanza al escuchar eso. Pero Carlos agregó inmediatamente, "Me iré al extranjero, y viviré yo solo en un asilo de

, que le provocó escalofríos.

Joshua no pudo evitar estallar en carcajadas al ver que su amigo parecía un perrito regañado. "¡Oh, por Dios! ¡Sheffield, el legendario Sheffield! ¡Ah, nunca pensé que viviría para ver este día! ¡Esto sí que es gracioso! ¡No me lo creo!".

Evelyn lo miró fijamente y le preguntó con seriedad, "¿Te parece gracioso?".

Joshua se cubrió la boca automáticamente. '¡Oh, Dios mío! Sus ojos son tan inexpresivos como los de su padre. Si las miradas mataran, ahora mismo estaría muerto'.

"¡Solo dime lo que pasó!", ordenó Evelyn, parada allí, como una reina todopoderosa.

Joshua se aclaró la garganta, sentándose al borde de la cama. Miró a su desgraciado amigo y continuó con la historia. "Bueno, la verdad es que tu Sheffield estaba tratando de ayudar a una chica…".

"¿Qué tonterías me estás diciendo? Eso es…".

"¡Sheffield Tang!". Evelyn refunfuñó. "Ya que no quieren decirme la verdad, ¿por qué mejor no me voy y no vuelvo más?".

"¿Qué? ¡No! Eso no es lo que yo...". Lanzó una mirada de advertencia a Joshua y le replicó, "¡Ya basta, imbécil! O si no...". Sheffield deslizó horizontalmente un dedo sobre su cuello, señalando que si empeoraba las cosas, pronto estaría muerto.

Joshua trató de no reír y continuó, "Sheffield corrió contra Fowler para salvar a una chica. Al tomar una curva, perdió el control y su auto se volcó. Así es cómo termino aquí".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir