ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 876 Expuesto

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7701

Actualizado: 2020-02-07 05:16


Sheffield acercó una silla y se sentó frente a Evelyn. "Los otros estaban realizando patrullaje".

"Así que, ¿te colaste?", ella preguntó.

"Sí", dijo él como si nada.

Ella estaba perpleja.

Sheffield sonrió. "Vamos, no soy un mal tipo, ¿por qué tienes que preocuparte por todos los pormenores? Solo vine a traerte algo de comida".

"Podrías haberme llamado en lugar de recurrir a esos métodos".

El hombre se encogió de hombros, respondiendo casualmente, "Quería sorprenderte, y si te hubiera llamado de antemano, ¿cuál sería el punto?".

Evelyn no quiso discutir más. Él siempre tenía una respuesta para todo.

"Evelyn, ¿qué tal si dejas el resto del trabajo para mañana?".

"No, hay algunos documentos más que debo firmar. Se necesitan para la reunión de mañana". Evelyn dejó a un lado el postre y comenzó a revisar los documentos del escritorio.

Sheffield echó un vistazo al archivo que estaba leyendo y observó que decía 'Primer Hospital General de la Ciudad Y'. "Oh, es el contrato de nuestro hospital".

"Bueno, gracias a ti, Grupo ZL cooperará con tu hospital una vez más". Recordó su reunión de negocios con el Primer Hospital General.

Los labios de Sheffield esbozaron una sonrisa. "Sé que me amas".

"¡Vete!".

"No, no lo haré. Esperaré a que termines tu trabajo. ¡Vamos a salir y divertirnos!".

"Olvídalo, no iré a ninguna parte", se negó ella rotundamente.

"Bien, entonces iré a casa", respondió Sheffield sin discutir.

Evelyn se sorprendió de que se hubiera rendido sin resistencia. "¿Irás a casa?". Ella lo miró.

"Sí, a tu casa", respondió él, inclinando ligeramente la cabeza, con una amplia sonrisa.

Evelyn espetó, "¡Fuera!".

"No, no quiero. Quiero quedarme contigo".

"¡Fuera! ¡Ya!".

"¿Y qué voy a hacer afuera? Además, me gusta estar aquí adentro. Es mucho más divertido, ¿no?". Él sonrió. "¿Qué tal si nos divertimos un poco ahora que estamos a solas?".

Evelyn contuvo el aliento, lo miró fríamente y maldijo, "¡Eres un sinvergüenza!".

"¿Qué hay de vergonzoso de estar contigo?". No sentía la necesidad de ocultarle nada a Evelyn. Quería que ella lo viera tal como era.

Pero Evelyn estaba harta de su boca floja. Sonrojada, le ordenó, "¡Ya cállate!".

"Sí, cariño".

La oficina finalmente se calmó.

Sheffield esperó a qu

lección a Sheffield. En cambio, invitó a Joshua a comer, a solas.

No hacía falta decir que Joshua estaba asustado. Llamó a Sheffield. "Tu futuro suegro me ha invitado a cenar, tengo un mal presentimiento sobre esto".

"Yo también tengo un mal presentimiento", respondió Sheffield, mientras continuaba borrando los comentarios horribles sobre Evelyn en internet.

"¿Qué debo hacer?", preguntó Joshua.

"No lo sé, amigo". Si tan solo pudiera leer la mente de Carlos, pero lamentablemente, era imposible. Pocas personas sabían lo que pensaba Carlos Huo.

"¿Por qué tuviste que cortejar a Evelyn públicamente? Ahora, Carlos ya se enteró. ¿Estás feliz?", Joshua reprochó. "¿Pero qué compañía de medios podría ser tan valiente como para revelar chismes sobre Evelyn Huo?", añadió. Aunque la noticia había sido borrada temporalmente, ya había llegado a las masas.

"Fue Calvert Ji", contestó Sheffield casualmente. Calvert desembolsó una gran suma de dinero para sobornar a una compañía de medios. El propietario legal de la compañía era alguien completamente ajeno para la familia Ji, por lo que incluso si todo saliera mal, nadie sospecharía de la familia ellos. Luego de que los medios de comunicación expusieron la relación de Sheffield con Evelyn públicamente, Carlos destruyó la compañía, pero el culpable, Calvert, logró mantenerse al margen y permaneció intacto.

"¿Ese tipo? ¿Acaso trata de vengarse de ti?". Joshua sabía de lo sucedido entre Sheffield y Calvert.

"Esa es la única explicación", respondió Sheffield.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir